miércoles, 27 enero 2021
16:48
, última actualización
Local

Contenedores soterrados en la Alameda de Hércules

La empresa municipal de limpieza de Sevilla ha puesto en servicio 41 contenedores soterrados en la Alameda de Hércules, al haber aprovechado su obra de reurbanización, y no extenderá al resto del centro histórico este sistema. Foto: A. Acedo

el 15 sep 2009 / 21:03 h.

TAGS:

La empresa municipal de limpieza de Sevilla ha puesto en servicio 41 contenedores soterrados en la Alameda de Hércules, al haber aprovechado su obra de reurbanización, y no extenderá al resto del centro histórico este sistema, que ya tiene el Pumarejo y en fase de instalación en Santa María la Blanca.

El gerente de Lipasam, Rafael Pineda, y su vicepresidente y edil de Convivencia y Seguridad, Alfonso Mir, han presentado estos nuevos contenedores soterrados que estaban antes en la superficie y ahora distribuidos en quince plataformas elevadoras, que los dejan al descubierto para realizar la recogida, lo que minimiza su impacto visual, su "principal ventaja", además de evitar actos vandálicos.

De estos 41 buzones, con 60.300 litros de capacidad total y unos 25.000 euros de coste cada uno ante la "complejidad técnica" de intervenir en el centro, según Pineda, aunque en este caso incluidos en la obra de la Alameda, 22 son de recogida de residuos orgánicos; 11 para plástico, briks y latas; 4 de vidrio; y 4 de papel y cartón.

A diferencia del de otras ciudades, ha afirmado a los periodistas que éste es "un sistema autónomo, que funciona de manera individual y no depende de un camión que insufle energía eléctrica", pero, por su alto coste y la dificultad de instalarlo en el centro -ante los hallazgos arqueológicos-, ya tenían previsto limitar su ubicación a zonas concretas y no extenderlo a todo el casco histórico.

Estos contenedores soterrados, que el gerente de Lipasam ha recordado que se instalaron por primera vez en 2007 en la Plaza del Pumarejo y en fase de implantación en Santa María la Blanca, junto a la Puerta de la Carne, tienen un sistema eléctrico autónomo para elevar la plataforma y bombas de achique en cada uno de los fosos.

Sobre el proyecto para Santa María la Blanca, ha explicado que ya han hecho las catas arqueológicas y han aparecido restos a un metro de profundidad, cuando deben llegar a tres y que están esperando los informes de Cultura para empezar, "si éstos son positivos y hay autorización", de inmediato la obra, que duraría cinco o seis meses.

Con los del Pumarejo, la Alameda y Santa María la Blanca, y como ocurre en otras capitales, ha precisado que habrá 70 contenedores de este tipo en total, un "porcentaje ínfimo" para los 17.000 que hay en Sevilla, y ha matizado que, aunque es distinto, tampoco prevén ampliar el sistema de recogida neumática de residuos, proyecto que financió la UE y ya ejecutado.

Pineda ha argumentado que la "mayor ventaja" del soterramiento es que elimina el impacto visual de los recipientes en la calle, aunque estos puntos "siguen teniendo los mismos problemas que la recogida tradicional" de residuos, pero con la diferencia de que con los soterrados "se multiplican por cuatro los costes de explotación".

Por ello, además de por la "complejidad técnica" de instalarlos en el casco histórico, ha insistido en que no ampliarán este sistema por todo el centro y ha defendido el buen funcionamiento del de los contenedores individuales que, desde 1997, ya se aplica en algunas zonas de él, por el que se guardan los recipientes en los portales para que sus usuarios los saquen a su hora y no indiscriminadamente.

"Según los técnicos, es la única forma de acabar con la imagen tercermundista de ver muchos puntos del centro saturados de basuras desde primeras horas de la mañana", según Pineda, pues ha reconocido que se siguen incumpliendo las ordenanzas pese a las campañas de concienciación y las sanciones puestas, por ahora "muy pocas".

  • 1