jueves, 04 marzo 2021
19:56
, última actualización
Local

Cuerpos en éxtasis para abrir una nueva edición del festival de Itálica

‘La satisfacción del capricho’ de Bárbara Sánchez inaugura el martes la cita anual. Se trata de una celebración en torno a la figura de la bailarina Isadora Duncan

el 28 jun 2013 / 22:13 h.

TAGS:

Bárbara Sánchez y Raquel Campuzano presentaron ayer ‘La satisfacción del capricho’ en Diputación. (J. M. ESPINO. ATESE) Bárbara Sánchez y Raquel Campuzano presentaron ayer ‘La satisfacción del capricho’ en Diputación. (J. M. ESPINO. ATESE) Un auténtico ritual de celebración” en torno a la figura de la bailarina y coreógrafa estadounidense Isadora Duncan. Así define Bárbara Sánchez La satisfacción del capricho, la producción propia que abrirá una nueva edición del Festival Internacional de Danza de Itálica, que tendrá lugar en la localidad sevillana de Santiponce entre los días 2 y 21 de julio. La de Sánchez es la primera de las siete propuestas de esta cita bienal que se celebra en el Teatro Romano de la antigua ciudad, un escenario compartido por primera vez con el enclave monumental de San Isidoro del Campo. “Me he centrado en poder transmitir el espíritu, la esencia de ella, más que en dar una visión de su persona. La idea era captar su espíritu a través de mi filtro después de estudiar mucho sobre su figura”, explicó ayer la directora artística en rueda de prensa, que a su vez destacó que lo que más se le quedó de ella en ese proceso “fue lo mucho que utiliza la palabra éxtasis”. “De hecho, lo que se ve en el espectáculo son cuerpos en éxtasis, entendido en este caso no como un enajenamiento mental, sino como estado de excesiva sensibilidad ante la vida”, arguyó la coreógrafa sevillana nacida en 1975, que explicó que se abordan dos tipos de éxtasis, uno “vigoroso”, como las bacantes griegas –que eran las adoradoras del dios Baco– y otro “estático”, que es “más místico y espiritual”. La satisfacción del capricho es una pieza coral donde nueve mujeres se arrojan a un espacio en el que está todo por hacer. “Un espacio derruido, muerto, en el que, conmovidas por la música, se conectan con impulso vital interno que echan fuera sin atender al intelecto”, explicó la autora. En este sentido, indicó que la música del espectáculo se ha creado “completamente a través de pautas de improvisación estética, llegando a estados emocionales y dando el alma”. Al final de la pieza, “lo único que queda es la certeza del poder que da el deseo realizado”, recalcó. Por su parte, la responsable de dramaturgia del espectáculo, Raquel Campuzano, explicó que este persigue “captar los momentos de Isadora para que el público quede con esa sensación de júbilo”. Durante la presentación de la obra inaugural del festival, la directora técnica de Cultura de la Diputación de Sevilla, Victoria Guzmán, criticó la retirada de las ayudas del Ministerio de Cultura a este evento, que se ha basado en que no estaban en el programa propuestas de al menos tres comunidades autónomas distintas. “¿Nos veremos forzados a tener participación de tres comunidades para tener la subvención aunque no tengan el nivel de calidad suficiente?”, se preguntó. En este contexto, defendió que las compañías que están programas en esta edición no están por el hecho de ser andaluzas, sino que son “las que tienen que estar” dada su calidad, su madurez y su desarrollo creativo. A este respecto, Guzmán destacó que la buena acogida por parte del público se traduce en un buen nivel de venta de entradas, “igual que las compañías de gran renombre”. Por su parte, Bárbara Sánchez dijo que es “una auténtica pena lo que está sucediendo en este país en los últimos años en el campo de la cultura”.

  • 1