miércoles, 16 octubre 2019
02:27
, última actualización
Local

Darwin supera la evolución

Charles Darwin, el padre de la biología moderna cumple 200 años y su libro El origen de las especies, que cambió la visión del hombre sobre su presencia en el mundo, alcanza los 150.

el 15 sep 2009 / 22:17 h.

TAGS:

Orlando Lizama (EFE)

Charles Darwin, el padre de la biología moderna cumple 200 años y su libro El origen de las especies, que cambió la visión del hombre sobre su presencia en el mundo, alcanza los 150. Dos aniversarios que Reino Unido conmemora con una reivindicación de la modernidad de su legado.

Darwin200, entidad organizadora de la conmemoración, ha preparado durante todo el año un amplio programa de exposiciones, seminarios y conciertos para recordar al científico inglés y poner de relieve que la influencia de su trabajo sigue muy presente en la actualidad.

El objetivo es mostrar que la teoría de Darwin de que la vida ha evolucionado durante millones de años a través de la selección natural revolucionó la manera en la que entendemos el mundo y nuestra presencia en él, y que es aún una referencia científica. La medicina, la agricultura, la política y las artes están influidas por las ideas de Charles Darwin, que se emplean en asuntos tan de actualidad como el tratamiento de la gripe aviar o la igualdad entre gé-neros y razas.

Desde noviembre pasado, el museo de Historia Natural ofrece una exposición en la que los visitantes pueden recorrer los distintos escenarios de la vida del científico, como su peripecia a bordo del HMS Beagle, el barco que le llevó en su juventud hasta las islas Galápagos y donde empezaron a fraguarse sus ideas evolutivas. El 12 de febrero, fecha de su nacimiento en Shrewsbury (oeste de Inglaterra), marcará el punto central de las conmemoraciones.

Para médico. Darwin nació el 12 de febrero de 1809 en Shrewsbury en el seno de una familia acomodada, Charles Robert Darwin manifestó desde pequeño gran interés por las ciencias naturales.

En 1825, siguiendo los pasos de su padre y abuelo, comenzó a estudiar para médico, pero a los dos años lo dejó y a propuesta de su padre decidió estudiar para ser ministro de la Iglesia de Inglaterra en Cambridge. Más interesado en la naturaleza que en la teología, comenzó a asistir voluntariamente a las clases del botánico y entomólogo John Henslow, el cual fue una figura decisiva para que llegase a ser quien fue y no un clérigo rural como quería su padre. Gracias a Henslow, Darwin tuvo a los 22 años la oportunidad de integrarse como naturalista sin paga a la expedición comandada por el capitán Robert Fitzroy a bordo del HMS Beagle.

El barco zarpó de Davenport el 27 de diciembre de 1831 y regresó a Inglaterra el 2 de octubre de 1836. En esos casi cinco años, Darwin conoció las islas de Azores y Cabo Verde, las costas de América del Sur, las islas Galápagos, Tahití, Nueva Zelanda, Australia, Mauricio y Sudáfrica, entre otros lugares, y comenzó su "segunda vida", como él mismo la definió, dedicada a la investigación y la ciencia.

A su regreso a Inglaterra se puso a trabajar en un diario del viaje, que fue publicado en 1839, el mismo año de su boda con su prima Emma Wedgwood, y en la elaboración de textos sobre sus observaciones geológicas y zoológicas.

En su cabeza ya bullían algunas de las ideas que años más tarde desarrolló y plasmó en El origen de las especies, que se publicó el 24 de noviembre de 1859, el mismo día de la aparición del libro se agotaron los 1.250 ejemplares y se tuvieron que hacer seis ediciones sucesivas.

En 1871 alimentó la polémica creada con El origen de las especies con la publicación El origen del hombre, donde defendía la teoría de la evolución del hombre desde un animal similar al mono.

  • 1