lunes, 30 noviembre 2020
23:08
, última actualización
Deportes

De soñar con ir a la Champions a pelear por salvarse

Suele decirse que lo difícil no es llegar a lo más alto, sino mantenerse, y esta máxima puede aplicarse a Osasuna. En tres años ha pasado de luchar por la Liga de Campeones a ocupar el farolillo rojo del campeonato.

el 15 sep 2009 / 20:42 h.

Suele decirse que lo difícil no es llegar a lo más alto, sino mantenerse, y esta máxima puede aplicarse perfectamente a Osasuna. En cuestión de tres años ha pasado de luchar por un puesto en la mismísima Liga de Campeones a ocupar el farolillo rojo del campeonato.

Dos victorias, seis empates y ocho derrotas en 16 jornadas (12 puntos) es el bagaje provisional del conjunto navarro en Liga. Hace tres temporadas, a estas mismas alturas, su registro era otro muy diferente: once victorias, dos empates y tres derrotas, para un total de 35 puntos. O lo que es lo mismo: trasladando estos últimos números a la actualidad, Osasuna ocuparía el segundo puesto de la clasificación, que ya en aquella campaña 2005/06 le servía para situarse tras el líder. Al término de aquel ejercicio, de la mano de Javier Aguirre, los navarros vieron cumplido un sueño casi inimaginable: clasificarse para la Champions. Y, curiosamente, superando al Sevilla, su rival directo, gracias al goal average.

Era aquel Osasuna en el que alguien -Milosevic (once goles), David López (seis), Raúl García (cinco), Muñoz (cinco), Puñal (cuatro)- siempre hacía bueno el trabajo del resto, porque los Ricardo, los hermanos Flaño, Josetxo, Cuéllar o Delporte, sin ser estrellas, lucían como tales.

Pero todo eso ya es pasado, historia. Desde su clasificación para el máximo torneo continental a nivel de clubes, Osasuna ha sido un continuo quiero y no puedo. Disputar la Champions estuvo a punto de costarle caro esa temporada 2006/07 (fue 14o, no muy lejos del descenso) y las cosas no mejoraron en la 2007/08. Tan sólo un punto le separó del Zaragoza, el primero de los equipos descendidos, tras una última jornada de Liga realmente agónica.

Retoques, cambios... Pese a estos avisos, Osasuna comenzó la presente campaña con el mismo bloque y sólo algunos retoques en su plantel. Llegaron Roberto, portero del Sporting; el prometedor y escurridizo Sunny, que brilló en el Poli Ejido pero no en el Valencia; Ezquerro, tras su paso por el Barcelona; Vadocz, centrocampista internacional húngaro del Nec Nijmegen; Tiago Gomes, defensa internacional sub 21 con Portugal; Masoud, el segundo iraní del plantel tras Nekounam; y Roversio, un defensa brasileño lesionado de gravedad cuya ficha acabó ocupando el ex zaragocista Sergio.

Todo ello bajo la dirección de Cuco Ziganda, aunque esta vez el club decidió cortar por lo sano muy pronto. Fichó a José Antonio Camacho, su actual entrenador, con el propósito de cambiar la dinámica, aunque por ahora la cosa no está siendo fácil.

  • 1