miércoles, 25 noviembre 2020
13:06
, última actualización

Dolores López, una alcaldesa rural, será la ‘número dos’ del nuevo PP andaluz

La alcaldesa reúne los requisitos que buscaba el malagueño: está en el Parlamento y gobierna un municipio del interior, territorio muy difícil para el PP.

el 26 feb 2014 / 14:02 h.

DOLORES-GABARRODolores López Gabarro, Loles, como la llama todo el mundo, será la primera secretaria general del PP andaluz. El futuro líder del partido, Juan Manuel Moreno Bonilla, se ha decantado por la alcaldesa onubense de Valverde del Camino (unos 13.000 habitantes), de 37 años, como su número dos. López Gabarro reúne los requisitos que el malagueño buscaba para el puesto: es una mujer –los ocho presidentes provinciales son hombres–, que representa un relevo generacional, es regidora de un pueblo del interior, ámbito donde el PP concentra sus peores resultados electorales, y, sobre todo, es diputada desde 2008 en el Parlamento andaluz. Moreno Bonilla, que no tiene escaño en la Cámara autonómica, se asegura así unos ojos que supervisen el trabajo del grupo parlamentario. El dirigente malagueño, que es de su misma generación (43 años) ha valorado el trabajo de López Gabarro en la actual ejecutiva –es vicesecretaria de Políticas Sociales y Acción Sectorial del PP andaluz– y también su gestión al frente del Ayuntamiento de Valverde, el pueblo más endeudado de España, con un agujero de unos 60 millones de euros (unos 4.000 euros por habitante). La regidora representa justo lo que Moreno Bonilla aspira a lograr en el plazo máximo de seis años: la alternancia en Andalucía. López Gabarro ganó con mayoría absoluta las municipales de mayo de 2011, desbancó al PSOE y se convirtió en la primera alcaldesa del PP de esta localidad onubense. El sucesor de Juan Ignacio Zoido ha declarado que quiere gobernar como un alcalde y que los regidores del PP son su modelo de gestión. López Gabarro ha heredado además un ayuntamiento arruinado y en su partido siempre la han puesto de ejemplo de tesón y eficiencia. Fuentes del PP-A aseguraron que el nombre de la secretaria general ha sido una apuesta «muy personal» de Moreno Bonilla, que lleva días escuchando las demandas de los presidentes provinciales. Ayer dos líderes, el de Málaga, Elías Bendodo, y el de Córdoba, José Antonio Nieto, dejaron claro que al futuro líder ninguna provincia le ha pedido un puesto, pero se mostraron convencidos de que sabrá manejar los equilibrios territoriales en la nueva ejecutiva que saldrá del congreso extraordinario de este fin de semana. El malagueño, del que todos destacan su capacidad de diálogo y consenso, quería reservar la secretaría general del partido a una mujer de la Andalucía occidental, que fuera parlamentaria autonómica y que tuviera dedicación exclusiva al cargo, de lo que se deduce que López podría renunciar a la Alcaldía. Como secretaria general sonaba, entre otros, la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo. El encaje de sevilla. Todo apunta a que, además, el malagueño rescatará la vicesecretaría general de la etapa de Arenas como tercer cargo clave en la nueva cúpula popular y que esta responsabilidad recaerá en un sevillano. El PP de Sevilla entregará en el cónclave extraordinario todo el poder que atesoraba hasta ahora con Zoido como presidente regional y José Luis Sanz como número dos, las dos personas que han salido peor paradas en la esperpéntica sucesión popular. Sanz era el candidato de Zoido y de la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, para liderar el partido, pero el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, frenó su designación in extremis y optó por el secretario de Estado de Igualdad y Servicios Sociales. Moreno Bonilla ha garantizado que «mimará» a Sevilla con un puesto importante en la nueva dirección andaluza. Hay otras incógnitas que también se han despejado ya. El futuro presidente popular mantendrá a Carlos Rojas como portavoz parlamentario y, de momento, es quien dará la réplica a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, en la sesión de control al Gobierno. Sin embargo, el perfil y el carácter sencillo de la alcaldesa de Valverde hacen de ella un contrapeso idóneo al ciclón que ha supuesto Susana Díaz. Moreno Bonilla podría ser cesado mañana, en la reunión del Consejo de Ministros, como secretario de Estado de Igualdad y Servicios Sociales. Sin embargo, está invitado a los actos oficiales del 28-F en calidad de secretario de Estado, así que su cese podría posponerse al próximo viernes. Fuentes del partido ven muy probable que el malagueño ocupe uno de los escaños del Senado que son designados por la comunidad autónoma, concretamente el de Antonio Sanz, presidente del PP de Cádiz y mano derecha de Javier Arenas, al que habría que compensar de algún modo. Se llegó a hablar de colocarlo en la Delegación del Gobierno si Crespo era nombrada secretaria general del PP-A. Ser senador dará a Moreno Bonilla un cargo de empaque y un buen sueldo.

  • 1