lunes, 26 octubre 2020
13:35
, última actualización
Local

Doñana, paraíso de presidentes

Rajoy despide sus días de descanso en el Parque, donde ya veranearon Zapatero y Felipe González

el 19 ago 2012 / 18:20 h.

TAGS:

El Palacio de Las Marismillas, en Doñana, suele ser residencia de descanso de los presidentes del Gobierno de España.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, terminó ayer domingo sus vacaciones de cinco días en Doñana, un Parque Nacional que ha sido destino de descanso para otros expresidentes del Gobierno como Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero. José María Aznar también visitó el paraje, no para descansar, sino para invitar a otros presidentes como el británico Tony Blair, el mexicano Vicente Fox o el colombiano Álvaro Uribe.

Después de pasar la primera parte de su descanso estival en Sanxenxo (Galicia) y de despachar con el Rey en el Palacio de Marivent en Palma de Mallorca, Rajoy y su familia se trasladaron el pasado miércoles hasta Doñana para alojarse en el Palacio de Las Marismillas, de titularidad estatal. El sábado se escapó a Almonte, donde rindió honores a la Virgen del Rocío en pleno Rocío Chico y en Año Jubilar. Tras su visita dijo sentirse "reconfortado".

Rajoy se estrena en el Parque, siguiendo al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, quien hizo del enclave su propio paraíso natural. Tras pasar sus primeros veranos como jefe del Ejecutivo en Menorca y en la residencia La Mareta, en Lanzarote, Zapatero descubrió el paraje onubense en las fiestas navideñas de 2006. Allí repitió en Semana Santa de 2007 y desde entonces, sus visitas fueron constantes. No en vano llegó a decir que "era uno de sus lugares favoritos". Rodríguez Zapatero, quien en 2004, en sus primeras vacaciones como presidente del Gobierno en Menorca, aseguró que era partidario de no tener una residencia fija de verano, terminó descubriendo lo que para él sería el destino perfecto. A 2007 le siguieron visitas en diferentes épocas de los años sucesivos. En 2010 decidió comerse allí las uvas junto a su familia para dar la bienvenida a su último año, que estaría marcado por unas elecciones anticipadas y su fin al frente del Ejecutivo.

Sin embargo, esto no le impidió despedirse el pasado verano del Parque Nacional. Allí disfrutaba en 2011 de sus últimas vacaciones como presidente, que se vieron interrumpidas por un viaje de urgencia a Madrid debido a la difícil situación económica. Calmados los mercados, pudo regresar finalmente para apurar sus días en Huelva, aunque no se libró de un sonoro recibimiento al grito de "Vete ya".

Su antecesor, José María Aznar, no fue tan prolijo en visitas al Parque. El expresidente popular optaba por pasar sus días de descanso en propiedades privadas de Oropesa (Castellón) o Menorca. Sin embargo sí conocía el enclave, donde recibió a algunos de sus homólogos extranjeros.

También el expresidente socialista Felipe González acostumbraba a pasar sus veranos en Doñana junto a toda su familia. Su vinculación al Parque Nacional se vio materializada con el nombramiento a finales de 2009 como nuevo presidente del Consejo de Participación de Doñana. La Junta reconocía así su esfuerzo por dotar de prestigio internacional a este parque y la aprobación durante su mandato del Plan de Desarrollo Sostenible de Doñana por la UE. Pero no todo iba a ser un camino de rosas. El pasado julio, las organizaciones ecologistas pidieron la dimisión de González por no asistir a las reuniones del Consejo Rector.

El Parque Nacional de Doñana cumplirá en noviembre 18 años desde que la Unesco lo declarara Patrimonio de la Humanidad.

  • 1