jueves, 26 noviembre 2020
20:08
, última actualización
Economía

EADS asume que 'infravaloró' el A400M pero reparte las culpas

El replanteamiento total del programa del avión militar A400M, que no se entregará como muy pronto hasta 2012, ha obligado al consorcio europeo que lo promueve, EADS, a poner parches con los que solucionar, de manera temporal, el retraso que sufrirán sus clientes.

el 15 sep 2009 / 21:08 h.

El replanteamiento total del programa del avión militar A400M, que no se entregará como muy pronto hasta 2012, ha obligado al consorcio europeo que lo promueve, EADS, a poner parches con los que solucionar, de manera temporal, el retraso que sufrirán sus clientes. Uno de los que se baraja es suplirlos con aviones cargueros A330.

No es la solución definitiva pero, al menos, servirá para mitigar la urgencia de algunos gobiernos clientes del A400M, como son el Reino Unido y Francia, para recibir las aeronaves adquiridas mientras se solventan las dificultades que han provocado la demora, centradas fundamentalmente en los motores.

La versión de carga del modelo A330 de Airbus es una de las alternativas que EADS ha planteado a los países socios del programa, en el contexto de una negociación más amplia y compleja sobre la que su máximo responsable, Luois Gallois, no quiso aportar más detalles, pero en la que se incluye adaptar el contrato firmado a las peculiaridades de un avión militar. O lo que es lo mismo, compartir con ellos los riesgos que, hasta ahora, ha asumido sólo la compañía.

La comparecencia ayer del CEO de EADS para hacer balance del año y dibujar las perspectivas para el que acaba de entrar se convirtió en un monográfico sobre el A400M, en el que no faltó el mea culpa que Gallois entonó pero que tampoco quiso asumir en solitario, al considerar que tanto la empresa como los proveedores y los clientes tienen su cuota de responsabilidad en los tropiezos del avión. "Todos somos igualmente culpables", reseñó.

"El programa se ha retrasado porque se ha infravalorado su naturaleza", aseveró Gallois, quien incidió en que "ningún avión militar se ha podido desarrollar en menos de diez años y nosotros pensábamos que lo íbamos a hacer en seis años y medio empezando de nada todos los aspectos del avión", se lamentó. Aun así, destacó que ahora, tantos años después, "no busco pretextos" y que lo que toca es aceptar las responsabilidades y actuar en consecuencia.

Por lo pronto, los desajustes sólo en el A400M le han costado al consorcio la friolera de 1.700 millones de euros. Pero no será la cifra final. A la espera de saber si habrá que agregar eventuales indemnizaciones, el impacto en las cuentas se conocerá cuando EADS pacte las nuevas condiciones con los clientes, que están presionando a la compañía para que defina ya un calendario "claro", que deberá comprometerse a cumplir. Y llegará, señaló, "el día que sepamos cuándo volará el avión". Preguntado por este periódico acerca de si 2009 podrá ser el año en el que despegue por primera vez, una respuesta sin compromiso. "La fecha no depende de nosotros, sino de los fabricantes de los motores". EADS está a la espera de recibir el Fedec, un complejo sistema que controla el motor y que se encuentra en fase "crítica". Cuando llegue, el A400M tardará un mes en volar.

Mientras tanto, Gallois quiso aportar una nota de optimismo y confió en que, aunque las ventas están estancadas en las 192 unidades de las siete naciones originales más Sudáfrica y Malasia, el A400M "tiene posibilidades de exportación".

  • 1