viernes, 18 octubre 2019
16:44
, última actualización
Economía

EADS se tensa aún más

Las dificultades que EADS acumula a causa del programa del A400M están obligando a la compañía a adoptar una posición defensiva, desmintiendo informaciones de medios internacionales y asegurando, por activa y por pasiva, que no piensa abandonar el proyecto y que no son ciertas las tensiones de CASA con Airbus a cuenta de su integración.

el 15 sep 2009 / 22:27 h.

Las dificultades que EADS acumula a causa del programa del A400M están obligando a la compañía a adoptar una posición defensiva, desmintiendo informaciones de medios internacionales y asegurando, por activa y por pasiva, que no piensa abandonar el proyecto y que no son ciertas las tensiones de CASA con Airbus a cuenta de su integración.

El último paso para intentar recomponer los problemas detectados en el A400M, que han llevado a replantear el programa por completo, se dio el pasado diciembre con el anuncio de que EADS-CASA (la rama española del consorcio europeo EADS y responsable de sus productos militares) se integraba en el seno de Airbus como Airbus Military.

Entonces resonaron ecos de desconfianza en el seno de la filial, que veían en ese movimiento una descapitalización de CASA, una pérdida de peso español en favor del eje franco-alemán. En ese momento, como más tarde haría el propio Louis Gallois, máximo responsable de EADS, la compañía justificaba el movimiento en la necesidad de aprovechar las sinergias e insistía en que no tendría repercusión negativa para la responsabilidad española. ¿El objetivo? "Simplificar y clarificar consecuentemente las líneas de responsabilidad".

Ayer fue Airbus la que tuvo que salir al paso de las informaciones que apuntaban a tensiones entre ambas cabeceras a raíz de la integración. De hecho, fuentes de la empresa confirmaron que Carlos Suárez, presidente de EADS-CASA, continuaba en su puesto, pese a las supuestas desavenencias con Tom Enders, presidente de Airbus, según publicó Financial Times.

Sin embargo, la del periódico británico no es la única voz que apunta en esa dirección. Fuentes del sector indican que ese sentir está bastante extendido por la empresa, hasta el punto de dudar sobre si Suárez había abandonado o no su cargo, aspecto desmentido por la antigua CASA.

Por si fuera poco, y tras reconocer hace algunas semanas que no se producirá ninguna entrega del A400M hasta tres años después de su primer vuelo, algo que sucedería como muy pronto en 2012, el diario francés Le Figaro vino a poner cifras a la cadena de despropósitos sufrida por el avión militar.

Sobrecoste. Hasta 5.000 millones de euros, cifra que no incluye los 1.700 millones provisionados hasta la fecha para imprevistos. De nuevo, y como está resultando habitual en los últimos tiempos, EADS apuntó que "no hay ninguna señal que se pueda dar a día de hoy" más allá de la cantidad ya consignada.

Es decir, insiste en que no dará una cifra hasta que el plan industrial esté completamente cerrado y en él se indique cuándo estarán disponibles los diferentes sistemas del avión (sobre todo, los motores) y hasta que se sepa qué tiene que decir de todo esto la OCCAR, la organización de defensa europea que agrupa a los países clientes del A400M -entre los que se encuentra España-, que están pendientes de negociar su cuota de responsabilidad en el rediseño y posibles indemnizaciones por las demoras.

Hasta que no se establezca una fecha de vuelo y se valoren las consecuencias industriales, no se aventurarán cantidades, precisó. Y en este punto tampoco aclaró una fecha para el primer vuelo -frente a primeros de 2010, que marca el Financial Times- porque para ello, indicó, se está trabajando con el consorcio que fabrica el motor. Además, agregó que el grupo está estudiando "simultáneamente" las posibilidades para facilitar el incremento de la producción del avión, después de que ésta se haya frenado tanto en la planta de montaje de Sevilla como en el resto hasta que se solventen los problemas. Pero está "más decidida que nunca" a cumplir con el programa, tras los rumores de un abandono.

  • 1