viernes, 25 septiembre 2020
23:24
, última actualización
Local

El acuario más grande del mundo

Los terrenos de los que iba a ser el centro comercial Tradelia Center han encontrado, por fin, una utilidad: Los nazarenos que viven en la zona, donde se ubicaba la antigua fábrica de Cydeplás, han decidido tirar peces al enorme hueco lleno de agua que dejaron las obras de la constructora.

el 15 sep 2009 / 21:40 h.

TAGS:

Los terrenos de los que iba a ser el centro comercial Tradelia Center han encontrado, por fin, una utilidad: Los nazarenos que viven en la zona, donde se ubicaba la antigua fábrica de Cydeplás, han decidido tirar peces al enorme hueco lleno de agua que dejaron las obras de la constructora Tremón, convirtiéndolo en una zona de recreo, pero para peces.

No hay momentos malos, sino soluciones creativas. La crisis del ladrillo obligó hace casi un año al grupo Tremón a parar las obras de lo que iba a ser el centro comercial Tradelia Center, llamado a convertirse en el Nervión Plaza de Dos Hermanas. Antes de eso, las escavadoras dejaron un enorme hueco de unos diez metros de profundidad y reventaron un acuífero cercano, dejando una imagen muy parecida a la de una enorme piscina que puede verse hoy en día. Con el tiempo, los nazarenos del lugar le han buscado una utilidad a toda esa agua, decidieron comprarse algunos peces y tirarlos a la charca, con el objetivo de que estos se comieran las larvas de varios insectos, y así, la primavera y el verano serán más llevaderos sin moscas y mosquitos incordiando.

Basta estar unos minutos en la zona, y escuchar los comentarios de los ciudadanos, para comprobar que, aunque no se tenga un centro comercial, el sentido del humor no se ha perdido. Como le pasa a Valme Díaz, que ni siquiera se sorprende por la noticia de que el centro se ha convertido en un acuario: "Cualquier día vemos a gente pescado ahí abajo", bromea. Valme recuerda cómo esa zona se abandonó a su suerte, y cómo mucha gente se ha encargado de ensuciar y tirar las basuras al enorme hueco: "Cuanto más tarden en volver a construir, más basura tendrá que quitarse" reclamaba. Otra gente, que corría con muchas prisas, se dedicaba a sugerir alternativas al centro comercial proyectado: "Ya puestos, pueden poner unos patitos como hay en el parque (de la Alquería)" comentaba un hombre, otro joven veía en el hueco un negocio seguro: "A esto se le echa un poco de cloro, se le quitan los barrotes y cobras tres euros el día en verano, seguro que te forrarías".

Afortunadamente, los peces no corren peligro de extinción. Carlos Granado, profesor de ecología de la facultad de biología de Sevilla, comentó que si son peces comprados en una tienda seguro que son carpines, y estos se adaptan a cualquier ecosistema y además comen de todo. Incluso la presencia de metales pesados en el agua (la constructora dejó mucho barrotes de hierro que se han oxidado), no les afectará en absoluto: "Los carpines asimilan el metal en las células de grasa, no obstante, si algunos pájaros van allí a comerse los peces entonces sí que puede haber problemas", explicó Granado, aunque dejó claro que el agua habría que analizarla y mirarla, "es una zona cerrada, por lo que todo lo que no entre desde el exterior no aumentará las especies, si la charcas es suficientemente grande, y el agua del acuífero no estaba viciada cuando salió, no habrá problemas", prosiguió el profesor.

Además, Granado no descarta la posibilidad de que empiece a haber plantas en la zona, por lo que con el tiempo, si Tremón no vende el terreno o termina el centro comercial para humanos, el espacio dará el aspecto de un pequeño lago: "Eso depende del tipo de tierra y de la luz, lo más seguro es que sea suelo de limo, en la que las plantas pueden enraizar, si el agua no tiene mucha profundidad y los rayos de sol pueden penetrar en el fondo, podrá haber vegetación" dijo.

Al tratarse de unos peces de acuarios para la venta al público, lo más seguro es que sean estériles por lo que la población no aumentará a no ser que se echen más peces allí. En el supuesto de que los peces sean fértiles, y en la charca de Tradelia haya machos y hembras, esta especie puede producir en torno a 10.000 crías al año.

El grupo Tremón se declaró en quiebra hace varios meses, sin especificar cuándo acabará el proyecto nazareno.

  • 1