viernes, 13 diciembre 2019
11:37
, última actualización
Economía

El BCE deja el precio del dinero en mínimos para animar la economía

El mercado ya descontaba la bajada de tipos al 0,75% y reacciona con decepción a la ausencia de medidas extraordinarias.

el 05 jul 2012 / 08:01 h.

Abaratar el precio del dinero para que éste fluya, anime el consumo y reactive la economía. Es lo que ha movido al Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE ) a recortar en un cuarto de punto los tipos de interés de la Zona Euro hasta situarlos en el 0,75%, un nuevo mínimo histórico.

Los tipos abandonan así el 1%, nivel en el que permanecían desde el pasado mes de diciembre de 2011, después de que Draghi bajara los tipos en 0,25 puntos básicos durante dos meses consecutivos, contrarrestando las incrementos realizados en abril y julio de 2011 bajo la presidencia de Jean Claude Trichet, cuya política estaba centrada en mantener bajo control la inflación en la Eurozona.

Se trata de una buena noticia que tendrá sus primeros efectos en el Euríbor, el índice al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España, porque su nivel viene determinado por la evolución de los tipos de interés, lo que hará que el indicador se mantenga en unos niveles muy bajos y abarate el recibo de los préstamos hipotecarios a los que les toque revisión a partir de ahora y que no cuenten con cláusulas suelo. De hecho, el Euríbor ha tocado su cota más baja hasta la fecha, al colocarse en el 1,202%.

Pero entonces, si es una buena noticia, ¿a qué se debe la reacción tan negativa de la bolsa -el Íbex retrocedió ayer un 3%- y de la prima de riesgo, que se incrementó en cincuenta puntos básicos, hasta los 544? Hay varias razones para ello.

La primera es que era una noticia que se esperaba y los mercados la habían descontado ya en sus comportamientos. Y la segunda responde a la decepción que generó la estrategia que mantendrá a corto y medio plazo la institución que preside Mario Draghi y cuyas expectativas se encargó de enfriar el italiano.

"No hemos discutido ninguna otra medida no convencional", espetó el responsable del BCE, en referencia a la posibilidad de reeditar las inyecciones de liquidez a tres años celebradas en diciembre y febrero con las que la entidad inyectó más de un billón de euros al Eurosistema. "Todas nuestras medidas no convencionales son de naturaleza temporal", abundó.

A este respecto, Draghi sostuvo que el tamaño y la complejidad de estas operaciones a más largo plazo hace necesario el paso del tiempo para poder valorar su efectividad, aunque admitió que tras los últimos meses puede comprobarse que los flujos de crédito siguen débiles.

"No está claro qué medidas son efectivas en un mercado tan fragmentado como la Eurozona", precisó Draghi, quien también anunció que se ha decidido dejar de remunerar los depósitos a un día de las entidades de la Eurozona, al reducir el tipo de interés aplicable en 25 puntos básicos y dejarla en el 0,00%. Así se subsana el problema de la falta de capital entre los bancos europeos, explicó el presidente del BCE, que defendió que la falta de transmisión de la política monetaria tiene más que ver con factores de índole nacional.

Por su parte, el tipo de interés aplicable a la facilidad marginal de crédito se reducirá en 25 puntos básicos, hasta el 1,50%, con efectos a partir del próximo 11 de julio, fecha en la que también comenzarán a aplicarse los nuevas tipos de tipos de interés y la tasa de la facilidad de depósitos.

Además, la economía de la Eurozona se mantuvo estancada en los tres primeros meses del año, tras una caída del 0,3% en el último trimestre de 2011, según los datos publicados por Eurostat, con lo que esquiva así la recaída en recesión técnica -definida como dos trimestres consecutivos de comportamiento negativo- gracias al impulso de Alemania.

"Los indicadores del segundo trimestre apuntan a un renovado debilitamiento del crecimiento de la economía y a una elevada incertidumbre, aunque mirando más allá del corto plazo esperamos que se recupere gradualmente", indicó Draghi, aunque remarcó que la situación no es peor que en 2008.

Asimismo, la tasa de inflación de la Zona Euro se situó en junio en el 2,4%, el mismo porcentaje que registró en mayo.

  • 1