jueves, 29 octubre 2020
17:22
, última actualización
Local

El Consistorio suprime la vigilancia policial de paisano en el Centro

El Grupo Giralda ha recibido la orden de empezar desde hoy a patrullar de uniforme las zonas turísticas y comerciales.

el 21 may 2012 / 20:50 h.

TAGS:

-->-->-->

El Ayuntamiento variará desde hoy la filosofía del Grupo Giralda, que durante la última década ha vigilado de paisano las zonas turísticas y comerciales del Centro con buena acogida por parte de los negocios, y hará que sus agentes patrullen de uniforme y algunos en moto, porque su área de influencia se ampliará, llegando hasta la Plaza de España. Tendrán una nueva sede en la calle Crédito, junto a la Alameda. El Consistorio trasladó ayer a los policías del Giralda el nuevo modelo, que se adopta para "mejorar el funcionamiento del grupo, dotándolo de más medios e incluso de una sede propia", según fuentes municipales, pero que ha desatado las críticas de agentes y sindicatos, que rechazan que se cambie una forma de trabajar que atesoraba muy buenos resultados.

El delegado de Seguridad y el director general ya habían avanzado a los sindicatos su intención de que los policías comenzasen a llevar uniforme, una orden que se dio verbalmente ayer al comunicarles que debían recoger la ropa para llevarla hoy, cuando está previsto que todos los policías vistan de uniforme hasta las seis de la tarde, cuando sí habrá una patrulla de paisano.

El Consistorio alegó ayer que no hay una proporción de policías que irán de paisano o de uniforme, sino que variará en función de las necesidades. "La idea es reforzar la presencia de uniformes para incrementar la sensación de seguridad de cara a los turistas", explican fuentes municipales. Las motos también se conducirán cuando el servicio lo requiera, por ejemplo para llegar hasta la Plaza de España. Los vehículos policiales, en todo caso, sólo pueden usarse llevando el uniforme.

Ésa es la principal objeción que exponen fuentes policiales y sindicales: que durante años los agentes han realizado un control discreto, centrado en el barrio de Santa Cruz y el eje Campana-Plaza Nueva, controlando a los delincuentes que intentan robar al descuido en tiendas o a los turistas, pero ahora los verán llegar.

Los policías también fueron informados verbalmente de que no sólo controlarán estrechamente estas dos zonas, sino que ampliarán su vigilancia a todo el Centro, cubriendo nuevas áreas comerciales como la Encarnación y otras por las que antes no pasaban, y también la Plaza de España, que se añade a sus competencias, aunque por el momento no se unirán nuevos policías al grupo. El Consistorio matizó ayer que sólo es novedad esta última, aunque en la práctica no solían pasar por calles que ahora sí les han precisado que deben patrullar. De hecho, el Giralda pasa de depender de la Jefatura a estar adscrito al distrito Casco Antiguo. El Ayuntamiento reiteró que su intención es "impulsar" el grupo y, más adelante, dotarlo de más plantilla, pero argumentó que eso exige variar la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) del cuerpo, negociándolo con los sindicatos, y defendió que la estrecha relación de los policías con los comerciantes, que ahora disponen de un teléfono móvil directo para localizarlos en caso de necesidad, se mantendrá como hasta ahora.

"No era cierto lo que se decía de que se quería desmantelar el Grupo Giralda", concluyeron fuentes municipales, en alusión a las críticas que recibió la Jefatura al desmantelar este grupo y el de violencia de género en Semana Santa y Feria, derivando a sus agentes, de uniforme, a otras labores. Ahora, con el cambio, vistiendo ya de uniforme y adscritos a un distrito, a los policías del Giralda pueden encomendársele otras labores con más facilidad.

El sindicato Sppme indicó ayer que, tras conocer estas órdenes, trataba de contactar con el delegado de Movilidad para recodarle que estos cambios ya ordenados son una variación sustancial de las condiciones de trabajo de los agentes, y que se han hecho sin negociar, por lo que reclama que el proceso se frene hasta que se consensue su aplicación. Y recordó que cuando el Ayuntamiento anunció que barajaba estas medidas también se refirió a la ampliación de efectivos del grupo, que al final no irá pareja.

Según el Sppme, aunque hay medidas a las que no ponen objeción como el traslado a la nueva sede, otras pueden suponer algún escollo, empezando por el uso de uniforme: aunque la condición de vestir de paisano no está recogida por escrito, el sindicato ha ganado varias sentencias en las que reclamaba compensaciones económicas para los agentes por tener que usar su propia ropa -frente a sus compañeros, dotados de uniforme-, por lo que esta condición tiene un respaldo legal.

En el caso de conducir motos, el Sppme advierte de que los agentes que ingresaron en el cuerpo después de 1997 tienen la obligación de tener los permisos para conducirlas, pero no ocurre lo mismo con los anteriores, por lo que no podrá aplicarse de forma general a todos los policías.

El sindicato convocará una asamblea de afectados para consensuar qué medidas adoptar.

  • 1