miércoles, 30 septiembre 2020
21:36
, última actualización
Local

El crecimiento de la población cae debido a la bajada de inmigrantes

La población española cada vez crece menos. El descenso del número de inmigrantes provocará una caída del crecimiento anual de la población. Si durante los últimos años hemos crecido en 720.000 personas al año, de aquí a 2018 tendremos 380.000 nuevos habitantes cada 12 meses. Foto: Alex Zea

el 15 sep 2009 / 21:31 h.

TAGS:

Agencias / A.D-R.

La población española cada vez crece menos. El descenso del número de inmigrantes, que sostenía nuestro crecimiento, provocará una caída del crecimiento anual de la población. Si durante los últimos años hemos crecido en 720.000 personas al año, de aquí a 2018 tendremos 380.000 nuevos habitantes cada 12 meses.

Teniendo en cuenta los supuesto de natalidad, mortalidad y saldo migratorio, el estudio -facilitado por el Instituto Nacional de Estadística- prevé una desaceleración de la tasa de crecimiento de la población en España, que bajará del 1,8% registrado en 2007 al 0,7 de 2010.

Aún así, y dado el elevadísimo dinamismo geográfico de los últimos años, España superará los 49 millones de habitantes en 2018 -cuatro millones más que ahora-. Aunque el país crezca menos, esta subida de población tiene su fundamento en el crecimiento migratorio de España, que ha sido el factor clave de los últimos años representando entre el 84,4% y el 92,8% del crecimiento demográfico anual entre los años 2002 y 2007. No obstante, hay que destacar que la inmigración exterior es el componente más volátil e incierto en el futuro cercano debido a la actual crisis económica. En este punto coincide el profesor titular de Geografía Humana de la Universidad de Sevilla, Víctor Fernández Salinas, al destacar que si se hiciera el experimento eliminando a todos los inmigrantes "la población real española estará muy envejecida". A juicio del profesor, el buen músculo económico que presentaba el país en 1996 provocó el fuerte ritmo de inmigraciones a nuestro país, el cual aumentó la curva de la población pero sin olvidar "que el crecimiento real de la población exclusivamente española es muy bajo".

Aún así, la población inmigrante no solucionará a largo plazo el desequilibrio poblacional porque tendría que entrar en el país una cifra de extranjeros "inalcanzable y difícilmente sostenible en cualquier Estado económicamente avanzado", según un estudio coordinado por la socióloga complutense Berta Álvarez-Miranda.

Por comunidades autónomas, el crecimiento demográfico relativo más intenso en la próxima década se dará en Castilla-La Mancha (17,5%), Murcia (16,6%), Islas Baleares (15,9%) y Comunidad Valenciana (14,4%). Por el contrario, las previsiones apuntan que la población decrecerá en Asturias (1,7%), País Vasco (1,3%) y Galicia (1,2%).

Baja natalidad. El flojo ritmo de crecimiento que experimentará España depende también directamente de la tasa de natalidad, cuyas cifras actuales "no garantizan el reemplazo generacional", según precisó el profesor Fernández Salinas porque "la media necesaria para asegurar este reemplazo es de 2,1 hijos por mujer, cifra muy distante del 1,39 actual de España" -que en Andalucía se sitúa en 0,99-. No obstante, según las hipótesis del Instituto Nacional de Estadística, el número de hijos por mujer se situará en 2017 en 1,46 hijos por cada mujer, debido fundamentalmente a la población extranjera. La aportación de las mujeres inmigrantes explicaría también que la edad media de la maternidad se estabilizará en torno a los 31 años. Por su parte, la esperanza de vida se incrementará casi dos años en los varones y 1,5 años en las mujeres durante el periodo estudiado.

Dentro del panorama europeo, España es, con Holanda, Irlanda, Chipre y Luxemburgo, uno de los pocos países europeos que continuarán creciendo en población, pese al previsto descenso de nacimientos y aumento de defunciones en el caso español, según explicó el subdirector de Estadísticas de Población del INE, Ignacio Duque, que detalló que España será uno de los pocos países con aumento demográfico.

Tampoco registrará un crecimiento vegetativo -diferencia entre nacimientos y defunciones-negativo, al contrario de lo que ocurre en muchas naciones del entorno.

  • 1