sábado, 23 enero 2021
19:09
, última actualización
Local

El domingo de compras causa atascos en el centro, Nervión y el Aljarafe

La gran cantidad de gente que decidió acercarse a comprar al Centro y a las grandes superficies comerciales causó ayer un colapso de tráfico con el que la Policía Local lidió reforzando los controles de entrada a los aparcamientos. Foto: Gregorio Barrera.

el 15 sep 2009 / 19:30 h.

TAGS:

I. Comesaña / C. Rengel

La gran cantidad de gente que decidió acercarse a comprar al Centro y a las grandes superficies comerciales causó ayer un colapso de tráfico con el que la Policía Local lidió reforzando los controles de entrada a los aparcamientos. El Centro estuvo saturado por la mañana, y el entorno de Los Arcos y Nervión se llevó la palma por la tarde.

La apertura de las tiendas en domingo, junto al respiro que dio el frío con una subida de hasta seis grados respecto a hace un par de días, invitó a los sevillanos a lanzarse a comprar a pesar de que la lluvia acompañó al día. Parecía que todo el que no se había atrevido a irse de viaje durante el puente para ahorrar en época de crisis decidió darse al menos un capricho y rendirse a las compras.

Por la mañana, la avalancha se cebó con la zona Centro, con la gente apiñada en Sierpes, Tetuán o la Plaza Nueva, en gran parte por el tirón de la Feria de Belenes y la muestra de dulces de conventos del Alcázar, en la que no dejó de haber cola durante toda la mañana. El aparcamiento del Corte Inglés de la Magdalena se llenó pronto, obligando a la Policía Local a desviar el tráfico al final de Reyes Católicos; y el párking de la Gavidia también estuvo repleto, lo que convirtió a la calle Baños en una continua hilera de coches, hasta tal punto que la cola cogía un carril de Torneo que el resto de la circulación tenía que esquivar.

También se llenaron los centros comerciales de Sevilla Este -que parecía aglutinar a los vecinos de la zona mientras el resto del barrio estaba desierto- y del Aljarafe, en especial el entorno de Hipercor y de Ikea, que a mediodía se quedó sin plazas para dejar el coche, como avisaba un cartel luminoso en la A-49.

La Policía Local mantuvo desde primera hora de la mañana un dispositivo especial para impedir la entrada al Centro por lugares como la Alameda -donde la señal que prohibe circular por el bulevar es ignorada a menos que haya agentes reforzándola-.

El gentío era tal que, aunque a las bicicletas aún no se les prohibía circular por calles peatonales como Sierpes o Tetuán, como se hará cuando se implante el plan de trafico de Navidad, los propios ciclistas tenían que bajarse de la bici e ir andando porque era imposible moverse en medio de un gentío jalonado con muchos niños y carritos de bebé.

Por la tarde cogieron el relevo las zonas comerciales de alrededor del Nervión Plaza y de Los Arcos -con más gente todavía que por la mañana-, según confirmaron fuentes municipales y del Centro de Gestión de Tráfico, lo que provocó retenciones en los accesos a Luis de Morales, Luis Montoto y Eduardo Dato, y en la Ronda del Tamarguillo en su cruce con la avenida de Andalucía y en Utrera Molina, acrecentadas por el inicio de una persistente lluvia.

Los agentes también se esforzaron en desviar la circulación una vez que los aparcamientos se llenaban, tanto en el Centro como en Nervión Plaza y Los Arcos. Sólo los alrededores del centro comercial Alcampo registraron una circulación fluida.

Hoy, normalidad. El dispositivo de la Policía Local, montado al margen del plan especial de Navidad que se pondrá en marcha el próximo día 17, estaba previsto porque la afluencia masiva cuando abren los comercios durante el puente de la Constitución es ya un clásico. Así lo explicaron fuentes municipales, que añadieron que se realizó con la plantilla ordinaria de fin de semana, sin necesidad de refuerzos, y que no se registró ningún incidente. Hoy no habrá restricciones ya que no se repetirán las condiciones especiales que incrementaron ayer la afluencia de público.

  • 1