domingo, 20 octubre 2019
00:05
, última actualización
Local

El enviado del Papa critica el aborto, los enlaces gays y Ciudadanía

El secretario de Estado del Vaticano, cardenal Tarsicio Bertone, finalizó ayer su estancia en Madrid reivindicando el papel de la familia, basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, como escuela de humanidad y lugar primario en la educación de la persona, además defendió la vida "desde su concepción hasta su ocaso natural".

el 15 sep 2009 / 22:13 h.

TAGS:

El secretario de Estado del Vaticano, cardenal Tarsicio Bertone, finalizó ayer su estancia en Madrid reivindicando el papel de la familia, basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, como escuela de humanidad y lugar primario en la educación de la persona, además defendió la vida "desde su concepción hasta su ocaso natural".

Bertone, que el miércoles aprovechó su segundo día de estancia en Madrid para mantener diversos encuentros de carácter político e institucional, pronunció ayer una conferencia sobre Los Derechos Humanos en el Magisterio de Benedicto XVI en la sede de la Conferencia Episcopal Española (CEE), con motivo de la conmemoración del LX Aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos.

Durante el acto, al que asistieron junto a los obispos españoles los duques de Calabria y personalidades del mundo de la política, la cultura y directores de medios de comunicación, Bertone defendió la dignidad y la vida del ser humano "desde su concepción hasta su ocaso natural".

El cardenal negó "injerencia indebida" de la Iglesia en la actividad legislativa, "propia y exclusiva del Estado", cuando aquella se pronuncia sobre problemas morales, y afirmó que la Justicia sólo puede alcanzarse con un previo respeto a los Derechos Humanos y a la dignidad natural de cada persona "con independencia de la fase de su vida en que se encuentre". Bertone reiteró que la vida familiar está fundada sobre "el matrimonio de un hombre y una mujer, unidos por un vínculo indisoluble, libremente contraído", e indicó que la familia "es la verdadera escuela de humanidad y de valores perennes, lugar primario en la educación de la persona".

Libertad religiosa. El número dos del Vaticano, que fue presentado por el presidente de la CEE, cardenal Antonio María Rouco, repasó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, citando a Juan Pablo II y a Benedicto XVI, y se refirió a la libertad religiosa como derecho "primario e inalienable", y condición "primera e indispensable" para la paz. "Querer imponer, como pretende el laicismo, una fe o una religiosidad estrictamente privada es buscar una caricatura de lo que es el hecho religioso", subrayó, para agregar que "el Estado no puede impedir la práctica pública de la religión. Asimismo puntualizó que el Estado democrático ha de reconocer la libertad religiosa y crear las condiciones para su efectivo y pleno ejercicio y ser "absolutamente neutral" respecto a todas las confesiones, y explicó que esta igualdad no significa "uniformidad", pues hay que tener en cuenta sus peculiaridades y arraigo.

Tras la conferencia, y antes de trasladarse a la Nunciatura Apostólica para asistir a un almuerzo de despedida ofrecido por la Conferencia Episcopal y la Nunciatura con los obispos españoles, Bertone mantuvo un breve encuentro con los medios informativos en la sala de prensa de la sede de la CEE.

En respuesta a los periodistas, Tarcisio Bertone dijo que en los encuentros mantenidos con las autoridades españolas y, en relación con la futura legislación sobre el aborto, insistió en que "si algo es necesario, es restringir, y no ampliar" la posibilidad de abortar.

Reconoció también que las conversaciones con el Gobierno español han sido "provechosas para todas las partes: Santa Sede, Iglesia en España y Estado español". Asimismo, matizó que su conferencia tenía "una visión general".

  • 1