miércoles, 12 agosto 2020
00:37
, última actualización
Cultura

El Festival Contenedores, abandonado por el consistorio, busca apoyos

el 21 oct 2013 / 23:30 h.

Por llevar 13 años proponiendo formas de reflexionar, por abordar sin tapujos el arte contemporáneo en una de sus expresiones más fieras y sinceras (la performance) o por alguna otra razón esquiva, la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla ha vuelto a estimar, por segundo año consecutivo, que el Festival Contenedores no merece subvención alguna. Antes que dejarlo morir, su máximo responsable, Rubén Barroso, ha activado esta semana una campaña de micromecenazgo cuya recaudación habrá de permitir la celebración de la próxima edición del encuentro, que tendrá lugar entre el 19 y el 21 de noviembre en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Por Contenedores han pasado más de 200 artistas de todo el mundo representantes de múltiples formas de abordar la acción artística (performance, arte sonoro, intervenciones en espacisos públicos, videoperformance...). El encuentro sigue siendo una “muestra” (es decir, un territorio en el que situar y visualizar e indagar qué ocurre en la performance actual a muchos niveles) y en esta edición contará con una amplia muestra sobre el panorama de la performance en Irlanda a través de la presencia de cinco artistas de aquel país: Frances Mezzetti, Aine Philipps, Pauline Cummings, James King y Jennifer Hanley (en coproducción con Acción! Mad, 10º encuentros internacionales de arte de acción de Madrid) y en colaboración con el Arts Council of Northern Ireland, Culture Ireland y Beyond Belfast. Junto a estos se podrán ver acciones de artistas españoles como Abel Loureda y Nieves Correa, directora de Acción! MAD y se realizará una colaboración con el Mes de Danza de Sevilla, articulado en varios ejercicios de indagación sobre las artes del movimiento y las artes del recorrido (el encuentro Ir y venir sobre las artes del recorrido (performance/danza/movimiento/cuerpo) y acciones de la artista sevillana Raquel Luque y Equipo Rombo. Bajo el epígrafe de No hay acción sin cómplices, Contenedores desplegará en las próximas semanas una intensa actividad encaminada a recaudar fondos entre quienes no quieren que Sevilla pierda el aliento de modernidad que supone el encuentro. “A pesar de la colaboración de muchos agentes artísticos y de haber tocado, y haberse cerrado, muchas puertas, nos hemos encontrado que a estas alturas no se llega a cubrir unos mínimos para llevar a cabo la próxima edición, por eso ponemos en marcha esta campaña que requiere de la complicidad de muchos”, explicó ayer Barroso, quien ofrece a los “cómplices”, “recompensas”: ediciones y libros de artista, piezas inéditas de colección y otras sorpresas. La ayuda al Festival pasa desde arrojar unas monedas en la “caja-cómplice” ubicada en la librería Un gato en bicicleta (C/Regina) a tomar una actitud más activa y actuar como mecenas –desde 30 y hasta 500 euros– a través de la web (contenedoresfestival.es). No es este el primer festival sevillano que, pese a demostrar una trayectoria de prestigio, ha tenido que recurrir a la sociedad para salvar su futuro. Recientemente, el FestivalInternacional de Música de Cámara Joaquín Turina actuó de idéntica manera, buscando mecenas y sellando modestos pero eficientes apoyos. El Festival Perfopoesía, también huérfano de apoyo municipal, es otro de los damnificados por la política cultural del actual Gobierno municipal.

  • 1