sábado, 21 septiembre 2019
20:01
, última actualización
Cultura

El general que incendió un teatro

Federico Luppi protagoniza junto a Susana Hornos y Juanjo Andreu la obra ‘El reportaje’, donde se mete en la piel de un exmilitar de la dictadura argentina

el 28 feb 2015 / 09:06 h.

PRESENTACION DE LA OBRA TEATRAL EL REPORTAJE «Viví toda mi vida bajo regímenes militares. Recuerdo con mucha exactitud a esos tipos con cara de piedra mal tallada. Nunca encontré en ellos un chiste, un humor, un comportamiento relacionado con la vida». Son palabras de Federico Luppi, gigantesco actor de teatro y cine que hoy y mañana representará en el Teatro Central El reportaje, una obra en la que encarna a un exmilitar de la dictadura argentina. «Era gente que estaba siempre a los gritos. Nunca escuché a uno de ellos referirse a algo parecido a la alegría. No eran buenos ni malos, eran eso». Basado en un texto de SantiagoVarela bajo la dirección de Hugo Urquijo, el montaje tiene como argumento la entrevista que un canal de televisión le hace a un ex general que cumple prisión por participar en la represión que se desató en Argentina desde mediados de los años 70. En concreto, las preguntas van dirigidas a conocer las actividades de censura del general en el campo de la cultura durante esos años, y más específicamente en el incendio de un teatro, El Picadero, que ardió una noche de fines de julio de 1981. En ese teatro un grupo de gente dedicada al teatro, que incluía a autores, directores, escenógrafos y técnicos, acababa de estrenar un ciclo de obras de media hora cada una que se daban en series de tres por día durante todos los días de la semana hasta contabilizar veintiuna. «EnArgentina la dictadura fue de las más perversas. Esta es la historia de un pueblo ocupado por sus propias fuerzas armadas, en un plan cuyas alturas de terror eran cada día más profundas», explica Luppi. «Los militares que participaron se acogieron a la cobarde protección de la Ley de Obediencia Debida. Mi personaje, como todos, intenta todavía hoy defenderse, justificar sus comportamientos aberrantes, pero sus contradicciones lo van devorando y lo muestran como es: un individuo francamente cobarde». A su lado, Susana Hornos, española afincada en Argentina, explica que es la tercera obra que hace con Luppi, aunque su agradecimiento es para todo el país: «Lo digo siempre, hay algo que me ha dado Argentina, y es un rescate de la memoria muy sano», asegura. «En concreto, este montaje es un regalo», agrega la actriz. «A veces, trabajando con Fede, pienso: ¡No puede ser tan hijo de puta! Y no lo digo por la maldad del personaje, sino porque él mismo no es consciente de la cantidad de lugares por los que va. La gente en el montaje no puede parar de reírse, y a la vez piensa, ¿de qué me estoy riendo? Cada función es un abismo, es una propuesta muy viva», añade. Del maestro de la interpretación afirma haber aprendido compartiendo cartel «el aquí y el ahora, concentrarme en lo que está sucediendo. En el caso de El reportaje, me gusta la mirada relajada, observadora, de la periodista, mientras que el general es a pesar de todo transparente, no se arrepiente de haber quemado un teatro. ¿Por qué habría de hacerlo, si estaba vacío?». «Nada de lo que dice el autor de la obra escapa a la auténtica, estricta, triste y perniciosa verdad», asevera Luppi, quien recuerda que a la hora de plantear la puesta en escena se pensó en las películas sobre nazismo. «Pero éstas hacen del individuo una especie de monstruo suelto, y eso le quitaba la sensación de que quien actúa así es un ser humano. Nosotros no, lo que queríamos era humanizar a estos sujetos», explica, que tenían entre sus fundamentos «la muerte como referencia, y la mentira como defensa», apostilla el actor. La obra será presentada en la sala B del Teatro Central a las 20.00 horas de hoy y mañana, al precio de 17 euros.

  • 1