viernes, 14 mayo 2021
21:59
, última actualización
Economía

El Gobierno "no tocará una sola prestación" para reducir el déficit

Elena Salgado adelanta que se recortará «fundamentalmente» por la vía del gasto.

el 11 may 2010 / 19:36 h.

Elena Salgado, ayer durante la sesión de control.

Los que más están padeciendo los efectos de la crisis no pagarán con las ayudas que les da el Estado la tasa negativa de las arcas públicas. En este sentido, el secretario general de Presupuestos, Luis Fernando Espadas, garantizó ayer que el Gobierno "no va a tocar una sola prestación" social en el nuevo plan de ajuste fiscal que acelerará la reducción del déficit público para 2010 y 2011.

Durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso, Espadas aseguró que la reducción que pueda afectar a las partidas de gasto social será "nimia" y sólo afectará al funcionamiento de organismos públicos, a gastos de inversión o de personal.

Al respecto, advirtió a los trabajadores de organismos públicos de que "deben darse cuenta de que estamos en una situación de crisis muy difícil, y que deberán hacer lo mismo que hacen pero reduciendo su gasto y sin perjudicar la eficiencia".

Asimismo, garantizó el presupuesto dirigido a Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+I) y dijo que "se pueden ajustar precios en contratos de mantenimiento, pero no gastos que afectan al núcleo duro de la investigación".

No obstante, puntualizó que será el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el que debe decidir la senda "más agresiva" del ajuste adicional.

Para Espadas, el déficit público, que se sitúa en el 11,2% del PIB, nace de preservar las políticas para los desempleados, porque el Estado "se ha volcado con ellos", así como del esfuerzo presupuestario "enorme" para impulsar sectores empresariales privados, como el del automóvil o el financiero.

"Son sectores ayudados por el presupuesto público y esto se traduce en más deuda y más déficit", aseveró, tras recordar el impacto de reducción del gasto que tendrá el Plan de Austeridad en el Ministerio de Fomento.

Al respecto, anunció que este ministerio, junto con el de Medio Ambiente, todavía no ha remitido al Gobierno las partidas que recortará de su presupuesto de gasto, aunque aseguró que el Ejecutivo es "tolerante y comprensivo" porque ello requiere "una operativa muy compleja".

Recordó que el recorte de gasto del ministerio es cercano al 10% y que el 90% del crédito de esta cartera estaba comprometido al inicio del año, por lo que le llevará a retrasar compromisos o reconsiderar los proyectos que afecten menos a la economía.

Durante su comparecencia, los diputados del PP Vicente Martínez-Pujalte, María José Solana y Ramón Aguirre criticaron el exceso de gasto del Ejecutivo proveniente de los Presupuestos Generales del Estado de años anteriores, que "consolidaron" unas partidas en la Administración "para siempre".

Asimismo, criticaron que la canciller alemana, Ángela Mérkel, haya "llamado al orden" al Gobierno español por su elevado déficit, lo que Pujalte calificó de "bochornoso" porque indica que "están haciendo mal las cosas".

Por su lado, la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, avanzó ayer que el ajuste adicional del déficit se hará "fundamentalmente" por la vía del gasto y evitó concretar las intenciones del Gobierno en materia de impuestos o de salarios del personal de la Administración.

En una entrevista en TVE, Salgado lanzó balones fuera a la hora de concretar en qué consistirá el recorte adicional del déficit de 0,5 puntos en 2010 y de 1 punto porcentual en 2011, salvo en lo referente al recorte del gasto, y se remitió a la comparecencia parlamentaria de hoy del presidente del Gobierno.

En ella, José Luis Rodríguez Zapatero expondrá el plan del Ejecutivo para acelerar la reducción del déficit público e informará de la situación creada por los ataques de los especuladores en los mercados financieros en los últimos días.

En cualquier caso, Salgado dio pie a interpretaciones después de ser preguntada por una posible subida de los tributos. "No es verdad que en un momento de crisis como éste la bajada de impuestos produzca más ingresos", añadió, para remachar a renglón seguido que "no podemos permitirnos más rebajas de impuestos".

«La laboral debe ser la primera de las reformas»
Las prestaciones por desempleo y la pérdida de puestos de trabajo han causado un impacto significativo en las cuentas públicas, según el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, quien achacó al mercado laboral una parte "no desdeñable" del aumento del déficit.

Por eso, Fernández Ordóñez (Mafo) insistió en la necesidad de una reforma laboral que, en su opinión, es "la más necesaria de las reformas estructurales" y que, junto con la del sistema financiero y la consolidación fiscal, forman "los tres pilares" que necesita la economía española.

Fernández Ordóñez recordó que el gasto en desempleo representó en 2009 alrededor del 3% del PIB. "El paro es un problema que afecta a todo, al crecimiento, a la productividad y al déficit", y que son cifras "muy importantes" las que se están destinando a esta partida.

Consideró que una política que trate de reducir el paro y aumente el empleo "está favoreciendo de forma más fácil la consolidación fiscal".

Respecto al compromiso del Gobierno de un recorte adicional de 0,5 puntos del déficit en 2010 y de 1 punto en 2011, consideró "enormemente positivo" para la economía española anticipar su reducción porque "en cierto sentido va a ser ejemplar" pasar del 11,2% al 6% el año que viene

Mafo, por otro lado, advirtió a las entidades de que el tiempo para llevar a cabo la reestructuración "se acaba" y que si no lo hacen "el futuro será muy complicado".

  • 1