miércoles, 23 octubre 2019
17:56
, última actualización
Economía

El Gobierno ya no descarta que se llegue a los 4 millones de parados

Tras el histórico subidón del paro en España en enero -casi 200.000 personas más sin trabajo-, el Gobierno admite a regañadientes que la barrera de los 4 millones de desempleados sí podría alcanzarse a finales de 2009. Andalucía, por su parte, está entre las regiones con menos alza, gracias al olivar.

el 15 sep 2009 / 22:07 h.

J. R.

Tras el histórico subidón del paro en España en enero -casi 200.000 personas más sin trabajo-, el Gobierno admite a regañadientes que la barrera de los 4 millones de desempleados sí podría alcanzarse a finales de 2009. Andalucía, por su parte, está entre las regiones con menos alza, gracias al olivar.

La sangría laboral no deja de sorprender y echar por tierra las aún optimistas previsiones del Gobierno español. Que en enero pasado el desempleo se incrementara en casi 200.000 personas y que la Seguridad Social perdiera 350.000 afiliaciones respecto a diciembre -esto es, en sólo un mes- inducen a pensar que la barrera de los 4 millones de parados se alcanzará este año, una posibilidad que el Ejecutivo admite -hace una semana la negaba con rotundidad- y que Bruselas da por segura.

El incremento del paro el pasado mes fue histórico: 198.838 trabajadores engrosaron las listas de los Servicios Públicos de Empleo -el antiguo INEM-, hasta los 3.327.801. Se trata del desempleo registrado, no del estadístico de la Encuesta de Población Activa (EPA), y, por tanto, menor que contabiliza esta última metodología.

En los últimos doce meses, el número de personas sin ocupación laboral ha subido en 1.065.876, el 47,12%, mientras que los afiliados a la Seguridad Social -otro de los más fieles indicadores de la evolución del mercado de trabajo- han descendido en 979.055, y de éstos -y aquí es donde aflora lo peor de las cifras- nada más y nada menos que 349.055 se perdieron sólo durante enero, hasta los 18,1 millones de cotizantes en total.

Y más datos que revelan que el drama se ceba con todos los sectores, no sólo con la construcción, y que atacan ahora con una especial saña al que más estabilidad genera en el tajo, y ése no es otro que el de la industria. Así, en la industria el auge de enero, sobre el mes precedente, alcanzó el 7,8% -porcentaje equivalente a 31.276 parados más-, y del 7,7% fue en los servicios (136.610). En el ladrillo, crecimiento del 2,9% (17.175), del 3,1% en la agricultura (5.538) y del 5,4% en el colectivo sin empleo anterior 5.538. No obstante, si tenemos en cuenta la evolución interanual y en términos relativos, la criba mayor en la construcción, donde los desempleados se han duplicado.

Andalucía. Los porcentajes que afloraron en enero en la comunidad andaluza marcan distancias -positivas, loadas sean- respecto a los nacionales.

En efecto, frente al alza media de España, del 6,35% en enero pasado sobre diciembre, en la región creció algo menos de la mitad, exactamente un 3,56%, hasta 744.956 desempleados andaluces. Sólo Baleares (1,57%) tuvo un comportamiento mejor, si se excluyen a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, las únicas donde se recortó el desempleo. Y en el último año, la subida fue del 39,69% (esto es, 211.665 andaluces más sin trabajo), mientras que el promedio del Estado fue del 47,12%. Eso sí, hay que tener en cuenta el factor arrastre que, sobre el empleo regional, ejerce el olivar, que en enero aún estaba en plena recolección, labor que concluye en febrero.

Menos que en España y también que en Andalucía aumentó el desempleo en Sevilla. En la provincia, 4.985 trabajadores (2,95%) vieron volar sus empleos, con un volumen total de 173.705, el 38,86% más que en enero de 2008.

En Sevilla, asimismo, se cortó, después de un largo año sangrando, la hemorragia en la construcción, pues se registraron 79 desempleados menos (algo es algo), hasta los 32.063. Y, además, hubo bajada entre quienes acceden por vez primera al mercado laboral. Ninguna alegría más.

  • 1