sábado, 17 abril 2021
22:20
, última actualización
Local

El legado de Javier Arenas

Su mayor logro ha sido unir al PP-A, situarlo en el centro y en las instituciones.

el 16 jun 2012 / 17:38 h.

TAGS:

Arenas fue el teniente de alcalde más joven de Sevilla.

El portazo de Javier Arenas pone fin a la etapa más larga del PP andaluz. De los 23 años de vida del partido, este abogado sevillano lo ha dirigido oficialmente durante 14 años y oficiosamente durante 19.  Arenas ha logrado situar al PP en el centro político, vencer las fuertes reticencias del interior, cohesionar la organización y conquistar altas cotas de poder institucional. Ese es su mayor legado. Su tarea frustrada ha sido gobernar Andalucía y su mayor handicap, la imagen de señorito andaluz que ha alimentado el PSOE.

Arenas asumió las riendas del PP andaluz en el 93 de la mano de José María Aznar , su padrino político y padrino de su tercer hijo. Un año antes se celebró en Sevilla un congreso determinante que supuso la modernización del partido. Por aquel entonces, la brecha entre socialistas y populares en Andalucía era tremenda (62 escaños frente a 26). Arenas, con sus 35 años, dio un aire nuevo a la organización, se alejó de la derecha más rancia y en 1994 consiguió que Manuel Chaves perdiera la mayoría absoluta. Comenzó la etapa de la llamada pinza de PP e IU que no le salió rentable a ninguno de los dos.

En el 96 el PSOE pudo formar gobierno con el PA. El líder popular, que esperaba pactar con los andalucistas, se marchó entonces a Madrid al Ministerio de Trabajo. Siguió al frente del partido en Andalucía hasta que en 1999 accedió a la secretaría general del PP. Le sustituyó la alcaldesa de Cádiz, quien un año después logró 46 diputados.

En las autonómicas de 2004 el PP bajó nueve escaños y a Arenas, que había sido vicepresidente del Gobierno y tres veces ministro, le obligaron a regresar a Andalucía. Se encontró un partido hecho unos zorros, dividido en las provincias y sin casi presencia institucional. Ahora el PP gobierna las ocho capitales, cinco diputaciones y numerosas ciudades medias. Uno de sus logros más importantes ha sido reivindicar el andalucismo y sumarse al consenso del Estatuto de 2007. Tras cuatro años fuera del Parlamento, en 2008 Arenas volvió a la Cámara y el PP se quedó a menos de diez puntos del PSOE. Estalló la crisis, se marchó Chaves y el viento empezó a soplar a su favor. La victoria histórica de las municipales y de las generales de 2011 le hicieron acariciar el Gobierno andaluz, pero volvió a resistírsele al cuarto intento , aunque ganó por primera vez las elecciones. Ahora le espera su despacho como número tres de Génova pero pocos dudan de que tendrá un hueco en el Gobierno de Mariano Rajoy. Nadie duda de que hay Arenas para rato.

  • 1