miércoles, 28 octubre 2020
18:36
, última actualización
Local

El PSOE-A reabre su batalla y quita a Cabaña de la Diputación

Los ‘griñanistas' mueven ficha un día después de que se convocara el congreso del partido

el 10 may 2012 / 19:23 h.

TAGS:

Un día después de que el PSOE andaluz convocara su congreso regional en julio y fijara la fecha de sus cónclaves provinciales, la batalla interna en este partido resucitó (si es que alguna vez estuvo muerta). El golpe de mano vino de los griñanistas de Cádiz, críticos con la actual dirección provincial de Francisco González Cabaña. Contra él directamente fue la jugada. Se han hecho con la mayoría del grupo de la Diputación de Cádiz y han pedido el relevo de González Cabaña de la portavocía. En su lugar proponen a Irene García, alcaldesa de Sanlúcar de Barrameda, y el rostro crítico que se presentó frente a los clásicos del socialismo gaditano con el aval de la dirección regional del partido. La regidora sanluqueña, miembro de la actual ejecutiva andaluza y muy próxima a José Antonio Griñán y Susana Díaz, será además con mucha probabilidad el rostro que dispute la dirección del partido en Cádiz el próximo julio. González Cabaña ha agotado su cupo de mandatos y deberá buscar a otro candidato. El miércoles el PSOE-A celebró un Comité Director -el máximo órgano entre congresos- y los socialistas gaditanos dieron cuenta a la dirección de sus movimientos y contaron con su aval, confirmaron fuentes socialistas.


Los diputados provinciales socialistas José María Román y Fernando López Gil presentaron ayer en el Registro de la Diputación gaditana un escrito dirigido al presidente de la corporación, el popular José Loaiza. Informaban directamente del cambio en la portavocía, que recaería en Irene García, y en la portavocía adjunta, que desempeñaría el exalcalde de Chiclana, José María Román en lugar de Federico Pérez Peralta. Aluden al Reglamento, en concreto al artículo 22: "La designación de portavoz o de suplente puede variarse a lo largo del mandato corporativo, mediante escrito dirigido al presidente de la Diputación, suscrito por la mayoría absoluta de los componentes de cada grupo". Las explicaciones públicas aludieron a la necesidad de "renovación", "impulsos" o cambios intergeneracionales".


González Cabaña pidió que no se tenga en cuenta el relevo por ser "ilegal". En otro escrito señaló que el procedimiento "incumple la legalidad del partido". Calificó lo ocurrido de "muy grave" y "desafortunado". "A lo único que contribuye es a ahondar la brecha interna", avisó. El dirigente gaditano lamentó la traición de personas supuestamente afines, que él mismo propuso y que han saltado de bando. El dirigente gaditano criticó el "espectáculo político" y que una vez más el partido exponga "sus miserias".


La guerra de los socialistas gaditanos viene de largo. González Cabaña ha sido el verso suelto, el líder provincial que ha plantado cara a la dirección regional en los últimos tiempos. Su provincia y Jaén han sido las que han mostrado abiertamente sus discrepancias con Griñán y sobre todo con su número dos y actual consejera de la Presidencia, Susana Díaz. En ambos casos tienen una influencia determinante en el partido dos líderes de la vieja guardia, Luis Pizarro y Gaspar Zarrías. En Cádiz ha quedado claro que van a por todas y que la intención de los griñanistas es laminar a la actual dirección provincial. En Jaén no es tan evidente. Algunos apuntan a que Zarrías podría haber llegado a otro acuerdo con Griñán tras su victoria el 25-M. El castigo en este caso fue sacar del Gobierno a Micaela Navarro.

  • 1