lunes, 21 octubre 2019
00:37
, última actualización
Local

El PSOE aguanta el grave impacto de la crisis

El Barómetro de opinión del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de enero sitúa en posición de empate técnico al PSOE y al PP en intención de voto, pero con una ligera ventaja en favor de los socialistas. Como primera lectura, se hace...

el 15 sep 2009 / 22:33 h.

El Barómetro de opinión del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de enero sitúa en posición de empate técnico al PSOE y al PP en intención de voto, pero con una ligera ventaja en favor de los socialistas. Como primera lectura, se hace evidente que el PSOE está aguantando los envites de una crisis de dimensiones tan excepcionales y que, de momento, cuenta con el respaldo de un sector amplio de la ciudadanía. Por el contrario, el barómetro ratifica la impresión de que el PP no ha sabido capitalizar en su beneficio el malestar que se ha instalado en la sociedad, sobre todo por la masiva destrucción de empleo. Esa falta de liderazgo se personifica en Mariano Rajoy, a quien incluso sobrepasa en valoración Rosa Díez, que atrae hacia UPD a un segmento cada vez más amplio de ciudadanos descontentos con la actuación de los dos grandes partidos mayoritarios y que, quién sabe, igual camina hacia una posición de bisagra de futuros gobiernos. Lo peor para el PP es que no hay ningún indicador que permita pensar en un cambio de tendencia. El trabajo de campo acabó justo el día en el que se hicieron públicas las primeras informaciones sobre la trama de espías de la Comunidad de Madrid. Es decir, que en sus resultados no se aprecia cómo ha erosionado al PP el escándalo suscitado por los casos de espionaje y por la trama corrupta que se aprovechaba de su cercanía con instituciones del PP en Madrid y en Valencia. Salvo sorpresa, acarreará un descrédito que sólo se verá mitigado por el desgaste paralelo que en principio debería sufrir el Gobierno de Zapatero por el agravamiento de la situación económica. Esto último no deja de ser una elucubración, pero con un sustento real que tendrá su traducción en las elecciones vascas, donde el PSE aspira a ser gobierno (con la ayuda del PP) y en Galicia, donde el popular Núñez Feijoo no parece capaz de alcanzar la mayoría absoluta que desbanque al PSG y al bloque nacionalista.

  • 1