miércoles, 20 enero 2021
04:59
, última actualización
Local

El temporal atrapa a centenares de conductores en el norte de país

El temporal de nieve y viento que azotó ayer gran parte de la Península provocó que 30 puertos de montaña tuvieran que cerrarse, la circulación se interrumpiera en numerosos tramos de carreteras del norte, la autopista AP-66 estuviera 20 horas cerrada y miles de niños no pudieran ir a clase. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 19:54 h.

TAGS:

El temporal de nieve y viento que azotó ayer gran parte de la Península provocó que 30 puertos de montaña tuvieran que cerrarse, la circulación se interrumpiera en numerosos tramos de carreteras del norte, la autopista AP-66 estuviera 20 horas cerrada y miles de niños no pudieran ir a clase.

Por este motivo, la Agencia Estatal de Meteorología ha activado para hoy los avisos de alerta naranja por nieve en Asturias, Cantabria, el País Vasco, Gerona, Barcelona, Ávila, Burgos, León, Palencia, Segovia y Soria. La acumulación de nieve obligó a cortar la circulación en una treintena de puertos de montaña y en decenas de tramos de carreteras, principalmente en las 13 provincias situadas en el norte de la Península Ibérica.

En una de ellas, en la autopista AP-66, fue necesario rescatar la madrugada de ayer a 120 personas que habían quedado atrapadas con sus vehículos a causa de las fuertes nevadas a la altura de la localidad de Barrios de Luna, en León. En la autopista León-Campomanes, un total de veinte máquinas, dos de ellas de la Unidad Militar de Emergencias, trabajaban a destajo durante la tarde de ayer para retirar la nieve de la carretera, que quedó desalojada de vehículos entre las once de la noche y las dos de la madrugada del lunes.

Por su parte, decenas de usuarios de la empresa Alsa que quedaron ayer atrapados en la AP-66 pasaron la noche en un albergue de León, mientras que otros tuvieron que dormir dentro del autocar. No obstante, la dirección de Alsa aseguró que los viajeros "han pasado la noche en hoteles" y que se les ofreció "la posibilidad de retornar a Madrid". Una de las afectadas, Consuelo Rodríguez, criticó que cerca de 200 viajeros de Alsa procedentes de Madrid, Barcelona, Valladolid o Valencia estuvieron "en un albergue con un colchón del ejército y una manta" y, apostilló que no se les ofreció otra alternativa.

En su defensa, la dirección de Alsa aseguró ayer que sus autobuses estuvieron saliendo desde Madrid hacia Asturias con absoluta normalidad hasta las 18.00 horas y que, "a partir de esa hora, la Subdelegación del Gobierno de León informó a la empresa de que tanto el puerto de Pajares como el de Huerna estaban cerrados al tráfico". Ello originó, según Alsa, que cinco autobuses que habían salido entre las 14.00 y las 17.30 horas quedasen retenidos en la estación de León y que el que partió a las 18.00 horas tuviese que parar en Benavente.

Colegios cerrados. Respecto al cierre de los colegios por culpa de la nieve, 16.600 niños españoles no pudieron ir a clase en las provincias de Castilla y León, Galicia y Castilla y León. Así, en Palencia, un total de 28 localidades en las que residen 840 personas, permanecieron aisladas por carretera por culpa del temporal de nieve que azota toda la provincia y que ha obligado a activar el nivel 1 del plan de seguridad, según informaron a Europa Press fuentes de la Guardia Civil, la Subdelegación del Gobierno y la Delegación Territorial de la Junta. Como consecuencia de las dificultades en la red viaria, además de las localidades incomunicadas, 64 rutas de transporte escolar han sido canceladas en la comunidad, y otras 7 se han visto afectadas de forma parcial, por lo que un total de 1.027 alumnos no pudieron asistir a clase.

De la misma forma, un importante número de médicos no pudieron acudir a los centros de salud y consultorios, lo que provocó la suspensión de numerosas consultas.

Por último, la Dirección General del Parque Nacional de los Picos de Europa advirtió ayer del riesgo de aludes y desprendimientos en diferentes zonas de dicha cordillera señalando que el peligro se intensifica para los trayectos que se realizan por encima de 1.000 metros sobre el nivel del mar, particularmente en las horas centrales del día y por la tarde, máxime si el tiempo, como se prevé, evoluciona a una subida de temperaturas, por lo que pidió que se extremen todas las precauciones posibles.

  • 1