jueves, 01 octubre 2020
15:07
, última actualización
Local

En la era de internet

En medio del desacuerdo permanente, el portavoz del Partido Popular en Ayuntamiento y el alcalde están de acuerdo. Si Monteserín se subió a la bicicleta "saliéndose del carril bici", Zoido se subió al sillín y lo acompañó en el paseo.

el 15 sep 2009 / 21:34 h.

En medio del desacuerdo permanente, el portavoz del Partido Popular en Ayuntamiento y el alcalde están de acuerdo. Si Monteserín se subió a la bicicleta "saliéndose del carril bici", Zoido se subió al sillín y lo acompañó en el paseo. Habló el alcalde sobre la sede de la futura gran caja de ahorros y no se cortó: "No hay ningún debate sobre este tema, la caja debe estar en Sevilla". Fuese y, no sólo hubo más, sino que puso de los nervios al Gobierno andaluz, que no sale de su asombro ante el debate que saca a relucir ambiciones y rivalidades localistas de vuelo corto. Oído el alcalde, el portavoz del PP en el Ayuntamiento, salió al ruedo para manifestar su total acuerdo con Monteseirín en la pelea entre Málaga y Sevilla. Por cierto, puesto en trance localista, también le importa poco a Zoido que en Málaga su alcalde, que es de su mismo partido, esté, naturalmente en ese escenario de tontería, defendiendo que la gran caja tenga su sede en aquella ciudad. A todo esto la gran caja no es, y ha tenido que volver, ayer mismo, el presidente Chaves a avisar sobre la importancia de que llegue a ser una realidad, para que la economía andaluza cuente con ese instrumento, para aprovechar las oportunidades cuando se abra la nueva etapa que tendrá que llegar tras la crisis. No hay aún una gran caja, pero ya tenemos a algunos manteniendo un debate de otro siglo. El mundo ha cambiado tanto que una puede tener una tienda en Triana y venderle a otra, que viva en Canadá por ejemplo, las cosas que ve desde allí en un escaparte de la tienda de una en internet. Alguien lo ha dicho estos días para apagar el tonto fuego prendido. En la era de internet debatir sobre esas cosas es, además de políticamente peligroso, prácticamente irrelevante.

  • 1