martes, 22 octubre 2019
22:03
, última actualización
Local

Evita un crimen fuera de servicio

El uniforme también se lleva por dentro. Es lo que debió pensar el agente de la Policía Nacional de Baza (Granada) que, estando fuera de servicio, evitó la madrugada del lunes que fuera apuñalada una mujer por su ex pareja. El hombre, un joven rumano de apenas 23 años, fue detenido y puesto a disposición judicial debido al intento de agresión.

el 15 sep 2009 / 22:33 h.

TAGS:

El uniforme también se lleva por dentro. Es lo que debió pensar el agente de la Policía Nacional de Baza (Granada) que, estando fuera de servicio, evitó la madrugada del lunes que fuera apuñalada una mujer por su ex pareja. El hombre, un joven rumano de apenas 23 años, fue detenido y puesto a disposición judicial debido al intento de agresión. Los hechos se produjeron en torno a las 4.45 horas. El agente se encontraba descansando en su domicilio cuando lo despertaron los gritos de una mujer que pedían auxilio.

Como las voces provenían del rellano de su portal, se asomó y comprobó cómo una vecina suya señalaba al interior de un domicilio, cuya puerta, igual que otras interiores, estaba destrozada. El agente escuchó más gritos de personas y fue entonces cuando vio a un joven intentando acceder a una de las habitaciones. Era el hombre rumano, que destrozó la puerta con una navaja que esgrimía en su mano. El agente inmovilizó al individuo y, más tarde, fue una dotación policial la que se hizo cargo de trasladarlo hasta las dependencias policiales.

Según la Policía, el detenido pretendía acceder hasta la habitación donde se encontraba su ex pareja, la cual tuvo que ser asistida junto con otros familiares que resultaron heridos por el joven, con diversos cortes y heridas sangrantes. En una de las puertas que el detenido golpeó los agentes hallaron un cuchillo incrustrado cuya hoja medía diez centímetros.

  • 1