miércoles, 02 diciembre 2020
10:04
, última actualización
Deportes

Final española en la Liga Europa

el 26 abr 2012 / 21:09 h.

Un gol de Llorente da la segunda final europea al Athletic

Un gol de Fernando Llorente en el sprint final del partido, en el minuto 88, dio hoy la segunda final europea al Athletic de Bilbao, que estará el 9 de mayo en Bucarest para buscar su primer título continental tras ganar hoy 3-1 en San Mamés al Sporting de Portugal y por un ajustado 4-3 en el global de la eliminatoria.
Ese gol del ariete internacional español, indiscutiblemente el jugador del partido, decisivo en los tres goles de su equipo, decantó el choque a última hora, cuando ya se vislumbraba la prórroga, aunque ya con el Athletic mejor que su rival y más decidido en busca del gol definitivo.

Junto a Llorente, hoy imperial, hay que destacar el enorme esfuerzo del todo el equipo del argentino Marcelo Bielsa, un entrenador que ya difícilmente saldrá de los corazones rojiblancos en una temporada que ha llevado al histórico y orgulloso Athletic a dos final.

Como hace 35 años, en 1977, hiciese Koldo Aguirre con otra generación llena de talento y vocación ofensiva.

Markel Susaeta abrió el marcador en el minuto 17, tras recibir un cesión con el pecho de Llorente; Van Wolfswinkel puso el 1-1 y llevó la desazón a San Mamés con un disparo en la frontal que se coló junto al palo izquierdo de la meta de Iraizoz en el 43; Ibai, el otro hombre del partido, puso el 2-1 en el 45 de tiro cruzado tras una gran pase de Llorente; y el 'Rey León' marcó el 3-1, precisamente a pase de Ibai, en el 88.

El partido empezó con el Sporting amagando y el Athletic dando. El equipo portugués, con un equipo más ofensivo de lo esperado, sin Carriço en el medio centro, parecía llevar el ritmo del partido, incluso más entero.

Aunque cada vez que llegaba el Athletic se producía un incendio en el área visitante. Sobre todo si al que le llegaba la pelota era a Llorente, que bajó varias veces el balón con el pecho de auténtico lujo. De las dos primeras, primorosas, no sacó rédito. Pero la tercera se la cedió a Susaeta para que el eibarrés abriese el marcador en el minuto 17 con un remate mordido.

Reaccionó rápido el equipo lisboeta, que en las siguientes jugadas avisó que, como había adelantado Sá Pinto, no tenía intención de amedrentarse. Y primero Van Wolfswinkel y después Pereirinha pusieron en apuros la meta local.

El partido se lanzó y lo mismo pudo haber llegado el 2-0 en dos acciones de Ibai, que mandó un balón a la red en fuera de juego y en otra no llegó a tocar un centro perfecto de Herrera, o el 1-1 en un cabezazo en el primer palo de Polga en un córner al que respondió Iraizoz con unos reflejos de felino.

Un remate en escorzo de Llorente, también mordido y al que le costó llegar a Rui Patrício, precedió al empate. Un remate desde la frontal del ariete holandés cuando se atisbaba el descanso que dejó helado San Mamés.

Fue ese tanto de Van Wolfswinkel un fuerte mazazo que parecía cambiar mucho las cosas, pero el Athletic respondió pronto en una preciosa jugada con una acción determinante de Llorente en la frontal para habilitar por el centro a Ibai, que cruzó su remate ante Rui Patrício.

Salieron espoleados los de Bielsa tras el paso por vestuarios y en un minuto, el 51, encadenaron tres ocasiones de gol seguidas. La primer un impresionante disparo de Susaeta desde el pico del área y las dos siguientes tras los córneres sucesivos. El primero lo remató Javi Martínez, de cabeza, al palo.

Era mejor el Athletic en esa fase del partido, pero un minuto después Insúa mando un golpe franco, tocado en corto, también al poste.

Entró el choque en una fase sin ocasiones, pero con el gol presente sobre el césped. Tanto en las numerosas llegadas locales, varias de ellas en jugadas a balón parado, como en los escasos contragolpes que lograron montar los visitantes.

Aún así, Llorente tuvo una opción en el primer palo. Pero tuvo que rematar muy abajo y un central llegó para despejar a córner.

El choque parecía encaminado a la prórroga cuando Ibai demostró porque Bielsa le tiene confianza. Recibió en el área, amagó un disparo, recortó a su marcador y buscó a Llorente en el primer palo con un disparo fuerte que, a nada que tocase el ariete, se colaría en la portería.

Así fue, San Mamés entró en éxtasis y el Athletic estará en Bucarest el 9 de mayo para buscar lo que hace 35 años se le llevó la Juventus en una final en la que los rojiblancos merecieron más.



- Ficha técnica:

3 - Athletic Club de Bilbao: Iraizoz; Iraola, Javi Martínez, Amorebieta, Aurtenetxe; Iturraspe, Herrera (Íñigo Pérez, min.94), Muniain (Ekiza, min.90); Susaeta, Ibai Gómez (Toquero, min.93) y Llorente.

1 - Sporting Clube de Portugal: Rui Patrício; Joao Pereira, Polga, Xandao, Insúa; Schaars, André Martins (Carrillo, min.83), Matías Fernández (Carriço, min.46); Pereirinha (Jeffren, min.63), Capel; y Van Wolfswinkel.

Goles: 1-0, min.17: Susaeta. 1-1, min.43: Van Wolfswinkel. 2-1. Ibai Gómez. 3-1, min.88: Llorente.

Árbitro: Martin Atkinson (Inglaterra). Mostró tarjeta amarilla a los locales Amorebieta, Ibai Gómez, y a los visitantes Van Wolfswinkel, Carriço y Xandao.

Incidencias: Partido de vuelta de semifinales de Liga Europa, presenciado en un San Mamés lleno por 40.000 espectadores, 2.000 de ellos seguidores visitantes. Noche agradable y terreno de juego en buenas condiciones.

El Atlético se mete en la final ante un Valencia que fue de más a menos

El Atlético de Madrid logró el pase a la fina de la Liga Europa, tras vencer al Valencia en Mestalla (0-1) y por un computo global favorable de 5-2, después de un partido en el que los locales empezaron muy fuertes pero sin aprovechar sus ocasiones de gol y en el que los madrileños mandaron tras el tanto de Adrián.
Al margen del dominio del Valencia en los 45 minutos del partido de hoy, en el cómputo global el Atlético fue mejor que un Valencia apático y desbordado en la ida y que no supo aprovechar sus opciones en la vuelta.

El partido tuvo una intensidad tremenda desde el principio. El Valencia, sabedor de que tenía que protagonizar una gesta si quería estar en final, salió a darlo todo, si bien se encontró con un Atlético con las mismas revoluciones y con la serenidad que le aportaba el 4-2 de la ida.

De hecho, en los primeros compases del duelo el Atlético estuvo ligeramente mejor que un Valencia que, progresivamente, se empezó a hacer con el mando del partido, con más llegada que su rival, que apenas se acercaba por las inmediaciones del brasileño Diego Alves.

Aunque las ocasiones de gol del Valencia no fueron en el inicio muy claras, en el minuto 22 dispuso de una doble oportunidad de batir a Courtois en una volea de Feghouli que tocó Jonas, despejó el guardameta belga y el brasileño volvió a rematar para encontrarse de nuevo con el portero atlético.

Superado el ecuador del primer tiempo, el Valencia se hizo dueño de la situación, pero el Atlético, bien posicionado, aguantaba la intensidad y el dominio abrumador valencianista, consciente de que su mejor aliado era el transcurrir de los minutos unido a su ventaja de la ida.

Así, hasta el minuto 40 no llegó la primera llegada con opción de gol del Atlético, pero Diego Alves salió con rapidez para evitar que el colombiano Falcao rematase un pase de Turan un minuto después de que Courtois despejase un disparo de Canales.

Precisamente en los últimos minutos del primer tiempo el Atlético tuvo una ligera mejoría, aunque la última opción para poder abrir el marcador fue para Soldado, que no llegó en boca de gol a un pase de Jordi Alba.

En la segunda parte cambió el guión del encuentro, con el Atético más entonado y al que la entrada de Gabi le dio más consistencia a su cetro del campo, mientras que el Valencia perdió la velocidad y el empuje que le llevó a dominar los primeros 45 minutos.

La lesión de Canales en el minuto 59 fue el principio del fin para el Valencia. Acto seguido llegó el gol del Atlético. Una pérdida de balón de Parejo, fue aprovechada por Diego, quien centró un balón para que Adrián controlase a la perfección con el pecho y cruzase el balón con un potente disparo a la escuadra lejos del alcance de Alves.

Si la empresa ya era difícil para el Valencia, en ese momento se convirtió prácticamente en imposible. El gol dio temple al Atlético e inundó de dudas al Valencia, que poco tenía que ver con el de la primera parte y ahora veía como el partido estaba más cerca de un segundo gol visitante que del empate.

La tensión de partido derivó en una tangana en la que Tiago acabó expulsado y los valencianistas Soldado y Jordi Alba con tarjeta amarilla. El origen del conflicto fue una acción en el área visitante en la que el árbitro señaló penalti por mano de Tiago cuando realmente la mano fue del valencianista Tino Costa. El árbitro rectificó y no señaló penalti, pero con el importante rifirrafe previo.

En la recta final del partido el Atlético se dedicó a controlar las tímidas embestidas de un rival entregado y que no supo aprovechar las opciones que tuvo de engancharse a la eliminatoria en el primer tiempo, ya que en la segunda parte el partido se desarrolló como quería el conjunto de Diego Simeone.

Ficha técnica:

0 - Valencia: Diego Alves; Barragán, Rami, Ricardo Costa, Jordi Alba; Albelda, Parejo (Tino Costa, m.68), Feghouli, Canales (Mathieu, m.59); Jonas (Aduriz, m.56) y Soldado.

1 - Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Filipe Luis; Mario Suárez (Gabi, m.46), Tiago; Arda Turan (Salvio, m.75), Diego, Adrián; y Falcao.

Gol:
0-1, m.60: Adrián.

Árbitro: Damir Skomina (Eslovenia). Mostró tarjeta amarilla a los valencianistas Soldado, Jordi Alba y Aduriz, y al atlético Courtois. Expulsó a Tiago (m.79) con tarjeta roja directa.

Incidencias: partido de vuelta de las semifinales de la Liga Europa disputado en el estadio de Mestalla ante 45.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones.

  • 1