jueves, 26 noviembre 2020
13:43
, última actualización
Local

Griñán exige reparto de déficit por población y no por PIB

el 22 may 2012 / 12:53 h.

TAGS:

El presidente Griñán durante su comparecencia ante los medios.
El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, ha querido dejar claro este martes que esta comunidad cumplirá con los ajustes para lograr la consolidación fiscal , pero ha expresado su desacuerdo con el reparto del déficit que se ha llevado a cabo, exigiendo que en lugar de por PIB, sea por población.


En rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno, Griñán también ha aprovechado para manifestar que tiene "serias dudas sobre la solvencia" del secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta , que fue consejero de Hacienda en el Gobierno de la Comunidad de Madrid, la cual tiene un déficit superior al que trasladó en un principio al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

Según ha expuesto el presidente, si la distribución del déficit fuera en función de la población, Andalucía tendría un límite de déficit de 2.801 millones de euros en este ejercicio, mientras que al distribuirse en función del PIB, se sitúa en 2.181 millones de euros, lo que afecta claramente a la financiación de los servicios públicos esenciales. Para Griñán, con la distribución del déficit por PIB, se está dando "más límite de endeudamiento a comunidades que están más endeudadas", como es el caso de Cataluña o Madrid.

Ha indicado que se promoverán desde la Junta iniciativas jurídicas y políticas para que de cara a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2013, el techo de déficit para las comunidades se marque en función de la población y no del PIB. "Hay que evitar que se perpetúe un sistema que produce efectos perversos y que sacrifica el derecho constitucional de todos los españoles a ser iguales y contar con los mismos servicios allí donde vivan", ha indicado el presidente.

En cuanto a las iniciativas políticas, Griñán ha anunciado que ha encargado a su vicepresidente de la Junta y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, Diego Valderas, que abra un espacio de diálogo con las fuerzas políticas en el Parlamento que permita una posición común para corregir ese "agravio comparativo" que se produce con la distribución del déficit en función del PIB.

Ha señalado que el Gobierno andaluz quiere explorar ese amplio acuerdo en el Parlamento, que aborde tres puntos: modificación del déficit entre las administraciones, apuntando que para ello sería muy conveniente una reunión de la Conferencia de Presidentes Autonómicos que priorice "no el sujeto de gasto, sino el gasto"; distribuir el déficit asignado a las comunidades por el principio de población, y que el Estado mantenga su función de solidaridad reforzando el Fondo de Compensación Interterritorial y cumpliendo con la Disposición Adicional Tercera del Estatuto de Autonomía andaluz.

En cuanto a las medidas jurídicas, ha expuesto que hay que analizar si la vía es la del contencioso-administrativo o la del Tribunal Constitucional, si bien ha precisado que la Junta quiere dejar claro, para no generar "ningún riesgo de alarma", que esta comunidad va a cumplir con los ajustes. Ha indicado que para este año no se puede plantear ya nada, pero sí de cara a 2013, en el que se tendrá que abordar una nueva distribución del déficit.

Ha señalado que cuando llegue ese momento, Andalucía planteará una serie de cuestiones que también beneficiarán a otras comunidades autónomas, como Galicia, Extremadura o Castilla-La Mancha, regiones cuya participación en el PIB es menor que su participación en la población.

"Andalucía cumple y va a cumplir con España, pero es lícito decir que también se puede recortar el déficit de otra manera, que hay otras partidas de gasto donde actuar, y que la distribución de los esfuerzos no está siendo equitativa", ha sentenciado el presidente.

El presidente también ha querido dejar claro para defender su planteamiento que si el déficit se hubiera distribuido por población en lugar de por el PIB, la Junta no habría tenido que hacer los recortes que su plan de ajuste contempla para el capítulo 1 de los Presupuestos andaluces, esto es, el relativo a personal, lo que se traducirá en una reducción de los complementos de los trabajadores de la administración, entre otras medidas. "Habríamos tenido recursos suficientes para poder financiarlos", ha señalado.

Asimismo, Griñán ha recordado que los servicios que presta la comunidad se financian por población y no por PIB.

El presidente también ha insistido en expresar que no es lógico que una comunidad autónoma como Andalucía, que representa el 14 por ciento del déficit total de las comunidades autónomas, tenga que hacer un esfuerzo superior a ese porcentaje. Para Griñán, el reparto desigual de esfuerzo que se ha llevado a cabo perjudica no a las comunidades o al Estado, sino a las políticas que desarrollamos unos y otros, es esto, a la educación, a la sanidad y a los servicios sociales.

Ha insistido en que Andalucía va a cumplir sus compromisos para lograr la consolidación fiscal, actuando con "responsabilidad", pero ha opinado que estamos "recorriendo un camino con unas reglas que no son buenas para el conjunto de los españoles y que son malas para el conjunto de los ciudadanos".

El presidente ha advertido de que solo reduciendo el gasto público no se va a mejorar la situación económica, sino que es preciso adoptar medidas para reactivar la economía y la creación de empleo. Ha apuntado que si bien el déficit público es un problema, el mayor que tiene España es el del paro.

El presidente ha defendido un gran pacto de Estado en relación con la posición de España en la Unión Europea, para el saneamiento del sector financiero y para la recuperación económica y la creación de empleo.

SERIAS DUDAS SOBRE LA SOLVENCIA DE BETETA

El presidente ha aprovechado su comparecencia para expresar también que hoy tiene serias dudas "sobre la solvencia" de Antonio Beteta, después de lo que ha salido a la luz sobre el déficit de la Comunidad de Madrid.

"He oído reiteradamente al Gobierno de España, desde que ganó las elecciones el PP, poner en duda la solvencia de Andalucía, lo que nos privó de la posibilidad de colocar deuda pública y nos hizo muchísimo daño", ha indicado Griñán, quien ha agregado que, concretamente oyó a Beteta sembrar esas "dudas", y que hoy tiene que decir que él sí tiene "serías dudas sobre el secretario de Estado de Administración Pública".


  • 1