lunes, 12 abril 2021
15:45
, última actualización

Hacienda retendrá el 50% de su aportación a siete municipios

Los alcaldes a los que les tumbaron sus planes de ajuste piden una moratoria para subsanarlos.

el 21 may 2012 / 20:44 h.

El Ministerio de Hacienda finalmente retendrá el 50% de la Participación de los Ingresos del Estado (PIE) a los siete municipios a los que les ha echado para atrás sus planes de ajuste para poder acogerse al decreto de pago a proveedores. Los damnificados son Almensilla (IU), El Coronil (PSOE), Martín de la Jara (PSOE-PA), Olivares (PSOE), Valencina de la Concepción (PSOE), Osuna (PSOE) y Almadén de la Plata (PP).
Hacienda justifica esta medida para poder saldar la deuda que estos consistorios tienen con sus proveedores. La retención se prolongará hasta que se amortice la deuda contraída. En algunos casos durará unos meses y en otros se podrá extender durante varios años, dependiendo de la cantidad que se adeude.

A pesar de que la medida es inminente, los alcaldes de los ayuntamientos afectados todavía no han recibido una notificación oficial sobre lo que ha proyectado hacer el Gobierno central con ellos. Piden que les de una moratoria para adecuar sus planes de ajuste al igual que se ha hecho con Asturias. Reiteran que quieren cumplir con el pago a los proveedores, pero indican que si Hacienda les retiene el 50% de su aportación no saben cómo podrán salir adelantes. “Tendré que entregar las llaves del Ayuntamiento hasta que nos vuelvan a ingresar la PIE, a ver si ellos son capaces de gestionar”, así de contundente se mostró el alcalde del Almensilla, José Carlos López (IU), quien indicó que la situación es insostenible.

López explicó que en el plan de ajuste que le han tumbado se incluía la venta de una parcela valorada en 4 millones de euros para poder destinar ese dinero a gasto corriente y a personal, “pero nos lo han rechazado porque dicen que tiene que ser para invertir ¿pero en qué voy a invertir si no puedo ni mantener lo que tengo?”, se quejó.

Aunque no tan drástico, el alcalde de Olivares, Isidoro Ramos (PSOE), sí hizo referencia a que la única salida que le quedará es dejar de prestar algún tipo de servicio, “porque ya no sabemos de dónde recortar”. En este sentido, señaló que de una plantilla de un centenar de personas ya han tenido que despedir a nueve personas, “por falta de dinero”.

La alcaldesa de Osuna, Rosario Andújar (PSOE), insistió ayer en que su plan de ajuste era correcto y calificó de “barbaridad” la intención del Gobierno de retenerle el 50% de la PIE. “Si esto es así deberemos adoptar medidas drásticas o suprimir servicios básicos”, se lamentó, a la vez que censuró que se hagan distinciones entre las comunidades autónomas –en referencia a Asturias– y los ayuntamientos. Andújar reclamó a Hacienda una oportunidad para subsanar su plan de ajuste, “que nos digan qué tenemos que modificar y nosotros estamos dispuestos a hacerlo. Nuestro plan se realizó en base a las indicaciones que se nos dieron, ha podido haber un error al transcribir un dato, por eso es necesario que se nos dé una moratoria”, indicó.

Para el alcalde de Martín de la Jara, Manuel Sánchez (PSOE), las intenciones de Hacienda son “una locura y una barbaridad, porque son los únicos ingresos que recibimos al mes”. En este sentido, señaló que si la aportación del Estado se reduce a la mitad no sabrá qué hacer e hizo referencia a que se tendrá que “recalcular” el personal y reducir algunos servicios sociales. Unas medidas que, a su entender, no se pueden adoptar en su municipio porque la plantilla está muy ajustada y porque no se pueden eliminar los servicios básicos a los ciudadanos.

El alcalde de El Coronil, Jerónimo Guerrero (PSOE), señaló que si el Estado bloquea la PIE agravará aún más el problema que tiene para pagar las nóminas: “Sólo nos queda hacernos el harakiri”. Guerrero aclaró que en el caso de su Ayuntamiento sólo podría soportar una retención del 5% de la PIE, “el 50% del que se está hablando es inviable”.

Al igual que sus compañeros, el alcalde de Valencina de la Concepción, Antonio Manuel Suárez (PSOE), reclamó a Hacienda la posibilidad de alegar y adecuar su plan de ajuste si es que tiene algún defecto. “Es una agresión brutal lo que se está haciendo”, sentenció.

El único municipio gobernado por el PP al que se le ha rechazado el plan de ajuste es Almadén de la Plata. Su alcalde, José Luis Vidal, indicó que si se le bloquea el 50% de la aportación del Estado se paralizará toda la gestión e indicó que lo lógico es que el Gobierno central dé una moratoria para poder corregir los fallos del plan.

  • 1