sábado, 17 abril 2021
22:20
, última actualización

Iberdrola frena 400 millones de inversión por el vaivén energético

“Seguimos tramitando concursos adjudicados aunque no sabemos cuándo se pondrán en marcha”.

el 22 jun 2012 / 20:28 h.

De parálisis. Esa es la situación que vive el sector de las energías renovables en la comunidad. Ejemplo de ello es Iberdrola que, con más de 200 nuevos megavatios asignados por parte de la Junta de Andalucía en eólica, no puede llevar a cabo una inversión vinculada de 400 millones de euros debido a los continuos cambios que sufre la política energética en España. Así lo explicó ayer el delegado de la eléctrica en Andalucía, Alberto Yarte, quien recalcó que Iberdrola "sigue tramitando los concursos adjudicados aunque no sabemos cuándo se pondrán en marcha" ante la falta de conocimiento de cuándo se producirá el fin de la moratoria.

En cualquier caso, Yarte destacó que la compañía se plantee renunciar "ni se pone plazos" ante la inseguridad que esta situación genera a medio y largo plazo, aunque advirtió de que algunos parques eólicos -todos los megavatios pendientes son de este tipo- de los ya adjudicados "podrían no ser rentables" dependiendo de la regulación que finalmente salga a la luz.

De hecho, en su intervención durante la celebración de la junta de accionistas que celebró ayer la eléctrica en Bilbao, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, destacó que la compañía centrará sus inversiones en mercados seguros, con estabilidad normativa, en definitiva, en entornos "más predecibles", y puso de ejemplo el Reino Unido y EEUU, entre otros.

Además, esta falta de puesta en marcha de la inversión afecta de lleno en el empleo. El delegado de Iberdrola en Andalucía calcula que se están dejando de crear más de 30 puestos de trabajo fijos más 300 indirectos en época de construcción de los parques.

Tanto el presidente de Iberdrola como su responsable en Andalucía criticaron el papel que han asumido en el pull (el puzle eléctrico) las renovables que han recibido un mayor importe en primas, un asunto que frenó el Gobierno hace unos meses, entre otras cosas, para rebajar el déficit tarifario.

Así, Yarte destacó que la central de ciclo combinado de Arcos de la Frontera (Cádiz), que requirió una inversión de 900 millones de euros y que genera 1.600 megavatios (mW), "no está alcanzando las expectativas marcadas tanto en lo que se refiere a uso como a prestaciones", ya que funciona a un tercio de su capacidad. Esto se debe a que el sistema se nutre antes de las renovables que se inyectan a la red y que han recibido primas que de otros tipos de energías generadas.

A esta cuestión, aunque a nivel general, se refirió Sánchez Galán. El presidente de Iberdrola puso de relieve -de cara a una nueva reforma del Gobierno que podría gravar su actividad generadora- que "cerca del 50% de la factura final [energética] corresponde a costes ajenos al suministro eléctrico", por lo que pidió al Gobierno que complete las reformas que está acometiendo y que "van en buena dirección" con medidas que incidan en los factores que han generado el déficit tarifario.

Así, señaló directamente a las primas que han estado recibiendo sectores como las renovables y el carbón. "Han crecido de forma muy desordenada", insistió, al tiempo que explicó que "se han dado situaciones kafkianas, como tener que comprar a 400 euros el megavatio cuando se podría haber puesto en la red a coste cero".

De vuelta a la comunidad, Yarte se refirió a la salida del accionariado de la compañía cordobesa Sánchez Ramade debido a la crisis, por lo que la única representación andaluza que queda en el consejo es la de la malagueña Unicaja -su presidente, Braulio Medel, ha renovado el cargo como consejero para otros seis años-. "Sentimos que accionistas importantes andaluces salgan", indicó.

  • 1