domingo, 17 enero 2021
16:07
, última actualización
Local

La Constitución cumple tres décadas sin consenso para su reforma

El 6 de diciembre de 1978, los españoles culminaron un arduo proceso que desembocó en el nacimiento de una norma suprema para dar carta de naturaleza a la realidad social surgida tras la Transición. Hoy, el 30 aniversario de la Constitución es motivo de celebración, pero también una buena excusa para reflexionar.

el 15 sep 2009 / 19:26 h.

TAGS:

El 6 de diciembre de 1978, los españoles culminaron un arduo proceso que desembocó en el nacimiento de una norma suprema para dar carta de naturaleza a la realidad social surgida tras la Transición. Hoy, el 30 aniversario de la Constitución es motivo de celebración, pero también una buena excusa para reflexionar.

"Estas son las reglas: Introduzca la papeleta en el sobre de la votación que le facilitarán en su mesa electoral y entregue éste al presidente de la mesa, quien lo introducirá en la urna. Referéndum Nacional 6 de diciembre. Día de la Constitución". Los medios bombardearon durante semanas con información de servicios sobre la votación. Campañas por el sí arreciaron en la televisión, en la prensa y en la calle.

Los partidos hicieron cesiones ideológicas importantes para llegar a un consenso sobre un texto que refrendó un 87% de los españoles con derecho al voto. Los partidos políticos, las organizaciones sociales, la Iglesia y el pueblo español (salvando el alto grado de abstención en el País Vasco y la oposición de algunas fuerzas nacionalistas) dijeron que sí. Hoy, 30 años después, también hay consenso. Esta vez, en que ha llegado la hora de reformar el texto.

Deseo de cambio. La mitad de los españoles se considera satisfecho con la Constitución de 1978, aunque desearía retoques en asuntos como la Justicia, las autonomías y la Monarquía, según refleja el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El texto sólo ha sido retocado una vez. Una modificación que vino de la mano de Europa para acomodar la Carta Magna al Tratado de Maastricht. Sólo fue necesario añadir "y pasivo" en su artículo 13.2. Tanto los principales partidos políticos como los expertos constitucionalistas coinciden en que dos palabras son poco para los 30 años de vida de la norma.

El profesor de Derecho Constitucional Joaquín Urías tiene claro que la reforma "es ineludible", ya que el texto, "desde la época de Cuéntame a la Expo del Agua" no ha sido retocado. Sin embargo, tal y como opinan el resto de los expertos consultados, hay un escollo que considera, por ahora, insalvable: la falta de consenso político. "No cambian el texto porque PP y PSOE son incapaces de sentarse en una mesa y votar lo mismo", critica.

En el tejado de los políticos hay ya una pelota, la propuesta del Consejo de Estado, el órgano consultivo más importante del Estado español. Se trata de un informe encargado por el Gobierno la pasada legislatura, que recoge cuatro puntos susceptibles de ser reformados: la denominación de las comunidades autónomas, la referencia a la Constitución europea, la reforma del Senado -muy urgente, según los partidos- y la eliminación de la preferencia del varón en la sucesión al Trono.

El PP suscribe esta propuesta punto por punto y el PSOE, según explica Elviro Aranda, portavoz adjunto del Grupo Socialista en la Comisión Constitucional del Congreso, "no está cerrado a ninguna de las cuatro propuestas, aunque dándole a la propuesta el valor que tiene, un valor consultivo".

Federico Trillo, vocal del Grupo Popular en la comisión, no lo ve así: "El PSOE tiene dos problemas: no acepta el dictamen que el propio Ejecutivo solicitó al Consejo de Estado y además tiene la crisis encima y sus medidas son contradictorias". Para Trillo, la reforma de la Constitución es necesaria, aunque no urgente, por lo que comprende que, teniendo en cuenta la coyuntura económica, la modificación del Texto no sea una prioridad. Sin embargo, añade: "Es lamentable que no cumplan su compromiso electoral".

Tanto Trillo como Aranda, tanto el PP como el PSOE, coinciden pues, en que es necesario lograr una Constitución que esté "a la altura de los tiempos", en palabras del portavoz socialista, aunque están de acuerdo en que hace falta un consenso amplio que por ahora no existe.

Garante de derechos. José Manuel Vera, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Rey Juan Carlos, asume también que "es fundamental recuperar el espíritu de la Transición". "Tenemos 30 años de democracia porque fuimos capaces de mirar más allá de los intereses de cada uno y deberíamos seguir ese camino", añade. Pese a la necesidad de reforma, asegura que "una Constitución de 30 años no se puede definir como obsoleta, la de EEUU tiene más de 200". En este sentido, todos los expertos consultados, así como los principales partidos políticos, coinciden en que, aún sin reforma, la Carta Magna continúa salvaguardando eficazmente los derechos de los españoles.

"En cuanto a los derechos, sí es una de las constituciones más avanzadas de Europa. Superior a las de Alemania, Francia e Italia", asegura Enrique Álvarez, también constitucionalista de la Universidad Rey Juan Carlos. En cuanto a la falta de acuerdo político, este experto opina que "es lógico que se renuncie al espíritu de la Transición, aquellos pactos son irrepetibles, pero es necesario el consenso, sí que lo es".

  • 1