miércoles, 25 noviembre 2020
23:50
, última actualización
Local

La cotización a la Seguridad Social sube para unos 106.000 sevillanos

Cambios en la nómina de los asalariados del campo. Desde el 1 de enero, su base de cotización a la Seguridad Social sube (de 699 a 804 euros mensuales), con el lógico efecto en las pensiones y prestaciones sociales. Uno de los últimos pasos para equiparar a esos trabajadores con los del Régimen General. Foto: Javier Díaz.

el 15 sep 2009 / 20:43 h.

TAGS:

Cambios en la nómina de los asalariados del campo. Desde el 1 de enero, su base de cotización a la Seguridad Social sube (de 699 a 804 euros mensuales), con el lógico efecto en las pensiones y prestaciones sociales. Uno de los últimos pasos para equiparar a esos trabajadores con los del Régimen General.

Los 106.438 trabajadores sevillanos afiliados al Régimen Especial de la Seguridad Social (Reass), que está llamado a desaparecer, se benefician desde el pasado jueves de un aumento sustancial de la base de cotización que aparece en sus nóminas. La clave está en que 2009 ha sido considerado como un año de tránsito hacia la definitiva eliminación de este sistema de protección social específico del campo que, aunque conlleva una menor aportación a las arcas del Estado respecto al Régimen General, también acarrea una cuantía inferior en las pensiones y prestaciones por desempleo.

En concreto, el Gobierno ha establecido para el actual ejercicio, que en principio iba a marcar el fin del Reass, según se comprometió el Ejecutivo en 2006 con sindicatos y patronal agraria, una base de cotización de 804 euros -eran 699 euros el año pasado-. En ella, el empleado por cuenta ajena -esto es, el asalariado- aporta menos y el empresario, más.

Así, el afiliado agroganadero cotiza ahora por el mismo porcentaje que lo hace el acogido al Régimen General de la Seguridad Social, el 4,7%, frente al 11,5% que se fijó en 2008, y el patrón lo hará por entre un 15,5% y un 23,6%, mientras que el tipo era del 15,5% un año antes. En los periodos de actividad, según CCOO, el ahorro para el empleado será importante.

Cabe recordar que la base de cotización es la suma del salario base, los pluses -los pactados en convenio colectivo y la antigüedad- y la parte proporcional de las pagas extraordinarias. Al resultado, la Seguridad Social aplica un porcentaje en función del régimen -General, Agrario, Autónomos, del Mar, etcétera- y la categoría profesional, y trabajador y empresa se reparten ese tipo al que se cotiza. Y a partir de ella, se calculan los importes de las pensiones (jubilación, incapacidad, etcétera) y de las prestaciones en caso de desempleo.

Los datos oficiales a noviembre de 2008 cifran en 759.969 los afiliados por cuenta ajena en el agro español, siendo 453.703 (el 59,7%) los andaluces y 106.438 los de la provincia de Sevilla.

En este sentido, el cambio operado para 2009 no afecta a los trabajadores por cuenta propia (empresarios, autónomos), que ya pasaron en 2008 al entonces creado SETA, o Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios, que alcanzaban los 245.481 en el conjunto del Estado y 33.904 en Andalucía. Fueron considerados, pues, como autónomos, aunque con matices, y sus cotizaciones también se incrementaron, a cambio de una mejora de las prestaciones futuras (pensiones). No en vano, y con cifras de finales de 2007, antes de la reforma, la pensión media de la Seguridad Social estaba en 678,86 euros al mes, y en la agricultura bajaba hasta 438,4 euros.

Pero los cambios en el caso de los asalariados, que han entrado en vigor el pasado día 1, no quedan exentos de polémica. Primero, al no avanzarse con la suficiente rapidez en la comprometida integración del Régimen Especial Agrario en el Régimen General y, con ello, la desaparición de la "discriminación que históricamente sufren" los trabajadores del campo, según denuncian los sindicatos. Y segundo, por la complejidad que entraña, a juicio de la patronal.

De hecho, la asociación agraria Asaja de Sevilla advirtió, sólo un día antes de que acabara 2008, de que la Tesorería de la Seguridad Social estaba enviando a los agricultores "un documento farragoso e ininteligible" con las nuevas cotizaciones "que aún ni siquiera están aprobadas, ni publicadas, ni consensuadas con el sector [agentes sociales]".

El campo andaluz, "que además de la grave crisis financiera que a todos afecta sufre su propia crisis por el incremento de costes y la reducción de los precios en origen, no necesita más burocracia, ni más sobresaltos", se queja la organización presidida por Ricardo Serra. "La administración debería aprovechar las nuevas tecnologías para agilizar y facilitar las gestiones, y no para complicarlas con normativas farragosas y sinsentido que llegan a destiempo", sentencia la patronal.

Por su parte, desde Comisiones Obreras consideran que, aunque es evidente el retraso en la supresión del Reass, los 804 euros a los que se eleva la base de cotización para 2009 y la rebaja del tipo que corresponde al trabajador al 4,7% suponen un avance. No obstante, el sindicato considera que esos 804 euros distan aún del salario real de los trabajadores por cuenta ajena -en torno a 1.200 euros- y que hay que acercarse más porque ello supondría "mayores prestaciones de jubilación, desempleo o invalidez, entre otras cosas". Se contempla, de todas formas, varios años de transición, dado el impacto que tendrá el alza de cotizaciones para los empresarios.

  • 1