miércoles, 27 enero 2021
04:31
, última actualización
Local

La hermana de Alba reproducía en sus muñecas las palizas de la niña

La ex esposa del procesado en el caso Alba declaró que su hija Maite relató espontáneamente ante la Policía cómo su padre trataba a la víctima, y que llegó a reproducir con sus muñecas esas prácticas. La pequeña les precintaba la boca para meterles agua con una jeringa.

el 15 sep 2009 / 19:46 h.

TAGS:

La ex esposa del procesado en el caso Alba declaró que su hija Maite relató espontáneamente ante la Policía cómo su padre trataba a la víctima, y que llegó a reproducir con sus muñecas esas prácticas. La pequeña les precintaba la boca para meterles agua con una jeringa.

Estas fueron las declaraciones de Montserrat Alba, madre de Maite y ex mujer del acusado, Francisco Javier P. Es precisamente en este testimonio en el se basan gran parte de los indicios que incriminan por maltrato habitual al procesado, ya que un mes antes de la brutal paliza que sufrió Alba, la niña relató espontáneamente a la policía las torturas que su padre infligía a la pequeña.

A raíz de que el acusado denunciara a su ex pareja por robo, Montserrat Alba explicó en una declaración policial que su hija contó cómo su padre ataba a la menor a la silla, la obligaba a tragarse sus vómitos y le daba agua con una jeringa. Este asunto fue investigado por la Policía Nacional, aunque no a tiempo de evitar la tragedia que un mes después dejó en coma a la pequeña Alba.

La madre de Maite añadió también que, tiempo después de lo sucedido, observó que la menor reproducía en sus muñecas los malos tratos que había visto infligir a Alba. La pequeña las castigaba desnudas de cara a la pared, les precintaba la boca para darles de beber con una jeringa por un agujerito y les propinaba cachetes en el culo. Cuando le preguntó por qué lo hacía, le respondió que "era lo que había visto hacer a su padre".

Por su parte, la hermanastra de Alba, Maite, relató cómo Francisco Javier P. maltrataba a la menor y "la dejaba desnudita en el balcón", y añadió que no lo dijo antes por "miedo, porque su padre le había dicho que le haría daño" a Montserrat A.

Maltratador. La ex mujer del acusado denunció a Francisco Javier P.E. por malos tratos y lesiones. Asimismo, explicó que a veces "zarandeaba y daba cachetes" a la hija biológica de ambos, pero añadió que si hubiera ido a más, "hubiera puesto remedio antes". "Era más violento conmigo que con ella", añadió.

El juicio contra Francisco Javier P.E. y Ana María C., madre de Alba, continúa celebrándose en la vigésima sección de la Audiencia de Barcelona por el intento de asesinato de la menor. La declaración de los testigos puso en duda la versión de la madre de la víctima de que ignoraba los malos tratos que sufría su hija. La acusada dio explicaciones opuestas ante maestros, asistentes sociales y médicos para justificar los indicios de maltrato que la menor presentaba.

La noche de la atroz paliza, Ana María C. mantuvo, hasta en media docena de ocasiones, que Alba se había golpeado en la cabeza al caerse de la cama. Sobre el origen del resto de hematomas que los médicos encontraron a la niña, Ana María C. insistió en que la menor solía caerse mucho y que algunos cardenales se los había causado en el colegio, aunque la directora de la escuela desmintió ayer que la niña se cayera en el centro o que la pegara otro alumno.

Los educadores, psicólogos y asistentes sociales que la trataron la definieron como una niña tímida, de pocas palabras, algo triste y aquejada de un retraso cognitivo y en el lenguaje, aunque ninguno supo averiguar en ella el origen de esa actitud.

  • 1