viernes, 06 diciembre 2019
22:53
, última actualización
Local

La Junta y Unicaja pactarán un precio fijo para salir de Alestis

La desinversión de los dos accionistas se plantea a medio plazo, en un periodo de tres a cinco años.

el 08 ene 2013 / 20:35 h.

TAGS:

Instalaciones de una de las plantas andaluzas de Alestis, ubicada en Puerto Real (Cádiz).

Aún no está el acuerdo firmado, pero las piezas están ya dispuestas sobre el tablero de Alestis. Airbus, la única capaz de insuflar el oxígeno financiero que la empresa aeronáutica andaluza necesita para seguir adelante, actuará de caballero blanco -también por su propio interés- y tomará el control de la empresa consiguiendo, de paso, su objetivo de perder de vista al grupo vasco Alcor y liberando a Caixabank de uno de los marrones heredados de su absorbida Cajasol.

Por su parte, el resto de socios de Alestis, la Junta de Andalucía, Unicaja y el Banco Europeo de Finanzas (BEF), permanecerán como accionistas pero con una condición, que se les garantice la salida de la empresa "en un periodo de tres a cinco años y con un precio determinado", según precisaron fuentes conocedoras del proceso. Se trata de asegurarse una "puerta de salida" al quedar como socios minoritarios.

¿Cómo sería posible fijar un precio cerrado? Una opción pasaría por diseñar una estrategia de salida a bolsa de Alestis. "Para ello tendría que tener una facturación del orden de 300 o 400 millones de euros, pero esa cifra se podría alcanzar en tres o cuatro años", apuntan las fuentes.

Claro que antes de pensar en ese horizonte futuro hay que centrarse en resolver el presente. Y éste pasa por que Airbus tome las riendas con una presencia mayoritaria del capital (el 56,5% tras sumar la cuota de Alcor, Caixabank y la propia de EADS). Este movimiento le supondrá al constructor europeo un desembolso que rondará los 20 o 21 millones de euros, pero con el que se garantiza el control directo y la continuidad sin más sobresaltos de los contratos adjudicados a Alestis para su nuevo A350 (la panza del avión y el cono de cola). Y asegura la supervivencia de la empresa -que ha presentado un ERE para despedir a 312 trabajadores, en su mayoría procedentes de la extinta Delphi-, y que se halla inmersa en un concurso de acreedores que está actualmente en fase de resolver incidencias.

Precisamente, el mayor acreedor que tiene Alestis es el Ministerio de Industria, que ha concedido préstamos blandos a la empresa para el desarrollo de los contratos del A350 por importe cercano a los 120 millones de euros, y cuyos vencimientos comienzan este mismo año y se prolongan hasta 2016. Y he aquí una de las claves que explicaría por qué, a pesar de tener diseñada la nueva estructura de Alestis, Airbus no ha dado aún el paso definitivo. Fuentes cercanas al proceso apuntan a que el constructor europeo está jugando sus bazas y apurando los plazos para presionar al Ministerio de Industria y forzar una quita del 20% de la deuda contraída.

Sin embargo, desde el departamento que dirige José Manuel Soria no están por la labor de quita alguna -que se traduciría en un aumento del déficit-, aunque sí están dispuestos a negociar un aplazamiento, de modo que podría plantearse una espera de varios años para completar la reestructuración y el saneamiento financiero de Alestis.

Ahí es donde radica el fleco pendiente de la operación, según las fuentes, puesto que Airbus también cuenta con el beneplácito de los sindicatos para que tome el mando. La reciente manifestación de los trabajadores de Alestis llevaba como consigna principal reclamar al Gobierno una quita de la deuda, algo que las fuentes interpretan como que la plantilla confía en reengancharse en la órbita de las empresas de Airbus.

Los apuntes

Liquidez hasta mediados de este mes
La situación financiera de Alestis es delicada hasta tal punto que, en el caso de no haber alcanzado un principio de acuerdo con los accionistas, la sociedad se hubiera quedado sin liquidez para continuar con su actividad a mediados de este mes. No obstante, fuentes próximas a la empresa dan por hecho que no se llegará a tal extremo y que Airbus, que lleva sustentando a Alestis desde junio, lo seguirá haciendo hasta que se materialice la reorganización accionarial. Además, los proveedores respiran ya más tranquilos tras el anunciado desembarco de Airbus.

Hay interés de socios, pero no hay cabida
Alestis, con carga de trabajo adjudicada y situada entre los principales proveedores nacionales, pasa por sus horas más bajas, lo que la ha colocado como un jugoso caramelo para potenciales inversores. De hecho, "hay mucha gente interesada", pero los accionistas no están dispuestos a venderla "a precio de saldo" para que alguien obtenga pingües beneficios cuando la empresa reflote.

El siguiente paso, una ampliación de capital
La próxima reunión del consejo de administración está prevista para el día 25, aunque podría adelantarse un encuentro extraordinario para formalizar los cambios accionariales. De hecho, uno de los primeros pasos será acometer una ampliación de capital para enjugar las abultadas pérdidas y proporcionar alivio financiero. Está previsto que además de Airbus acudan a la misma el resto de socios.

  • 1