viernes, 22 enero 2021
23:40
, última actualización
Local

La nueva autovía rebaja el tiempo de viaje entre Sevilla y Utrera a sólo 20 minutos

La autovía Sevilla-Utrera (A-376) se puso ayer en servicio tras 18 años a la espera de un proyecto que ahora se antoja clave para el desarrollo del arco sur de la Gran Sevilla. Las obras se han ralentizado tanto que la Junta ya maneja un proyecto, en su última fase de redacción, para la ampliación de la vía en el tramo entre la SE-30 y Montequinto. Foto: José Manuel Cabello.

el 15 sep 2009 / 20:34 h.

TAGS:

La autovía Sevilla-Utrera (A-376) se puso ayer en servicio tras 18 años a la espera de un proyecto que ahora se antoja clave para el desarrollo del arco sur de la Gran Sevilla. Las obras se han ralentizado tanto que la Junta ya maneja un proyecto, en su última fase de redacción, para la ampliación de la vía en el tramo entre la SE-30 y Montequinto.

El último tramo de la autovía A-376 se abrió ayer al tráfico y puso fin a una construcción que se ha prolongado durante algo más de 18 años. La esperada apertura de este tramo de 7,3 kilómetros, que enlaza Utrera con el cruce de la autovía A-8029 -más conocido como el apeadero de Don Rodrigo-, viene a culminar una carretera que reducirá a 20 minutos el trayecto entre la capital y Utrera, pero que también servirá como nudo de comunicaciones para los principales núcleos de población del área metropolitana, como son Dos Hermanas y Alcalá de Guadaíra, con Sevilla y el Bajo Guadalquivir.

El consejero de Obras Públicas, José Luis García Garrido, hizo de maestro de ceremonias y se encargó de cortar la cinta que entregó a varios de los presentes, como la delegada provincial de Obras Públicas, Salud Santana; el alcalde de Alcalá de Guadaíra, Antonio Gutiérrez Limones (PSOE); y el alcalde de Utrera, Francisco Jiménez (PA), que besó el trozo de cinta nada más tenerla en su poder. "A nadie se le olvida lo que ha pasado en todo este tiempo", indicó el regidor, conocedor de la intrahistoria de esta vía. De hecho, recordó que nada habría sido posible sin la lucha vecinal que, hace una década, emprendió Utrera para exigir una conexión de calidad con Sevilla.

Diez años después, la carretera ya no sólo acerca a Sevilla, sino que contribuirá, según Jiménez, a que "el área metropolitana empiece a mirar ahora hacia Utrera". En esta línea, García Garrido destacó el trabajo que se ha realizado para que la obra esté concluida antes de finalizar el año y que "acerca a Utrera con el resto del área metropolitana", además de impulsar la movilidad en la zona sur de la aglomeración urbana.

La puesta en servicio de este último tramo, que ha contado con una inversión de 13,8 millones, supone la finalización completa de la A-376, que soporta una de las mayores cargas de tráfico de la provincia, a razón de 34.000 vehículos diarios en cada sentido. De hecho, aunque la autovía está recién estrenada, desde la Junta de Andalucía ya se está trabajando para adaptarla al volumen de tráfico actual de la vía. Así, responsables de la Consejería de Obras Públicas avanzaron que en breve saldrá a exposición pública la ampliación del tramo de la autovía entre el nudo de la SE-30 y la barriada nazarena de Montequinto. El proyecto, que está en la fase final de su redacción, tiene estimado un presupuesto de 27 millones de euros.

Detalles. Pero, antes de acometer las mejoras, la Junta se tendrá que centrar en culminar las obras en el último tramo de la autovía que, pese a haber sido inaugurado, aún le quedan algunos detalles para que la actuación esté concluida al completo. Entre ellos está la finalización de las obras de construcción de las dos vías de servicio de este trazado, que "todavía no están rematadas", según explicaron algunos vecinos, que incluso colgaron pancartas sobre los puentes que pasan por encima de esta vía.

Tampoco se ha acometido el proyecto de restauración paisajística, aunque en este caso el plan sí que contemplaba que se empezaría a ejecutar tras la puesta en servicio de la autovía. Para ello se dispone de un presupuesto de 294.000 euros.

Las obras de este último tramo de la autovía Sevilla-Utrera han consistido en duplicar la calzada entre el cruce de la A-8029 y la Ronda Urbana Norte de la localidad utrerana. Precisamente estos puntos son dos de los tres enlaces que tendrá la carretera en este trazado de 7,3 kilómetros. El tercer enlace se conocerá como El Comodoro, que permitirá acceder tanto a la urbanización que lleva ese mismo nombre como otras residencias aledañas.

Además, se han ejecutado tres estructuras a lo largo de este trazado: un paso inferior en el entronque con el ferrocarril Utrera-La Roda de Andalucía y otros dos pasos inferiores para comunicar las vías de servicio de ambos márgenes de la autovía para tener un acceso a las urbanizaciones del entorno de la vía.

El proyecto completo de conexión entre Sevilla y Utrera abarca 24 kilómetros, cuyas obras comenzaron antes de la Exposición Universal de Sevilla de 1992. Durante ese tiempo, esta construcción, que se ha dividido en cuatro tramos, ha supuesto un desembolso para la Junta superior a los 60 millones de euros, incluidas la remodelación del enlace de acceso a Utrera y la construcción de la ronda urbana norte de la localidad.

  • 1