viernes, 22 enero 2021
16:38
, última actualización
Local

La ocupación hotelera cayó en octubre un 20%, pero el año será 'aceptable'

El dato es demoledor: la ocupación hotelera en Sevilla capital descendió el pasado octubre un 20% respecto al mismo mes de 2007. Sin esperanzas de que el puente de la Inmaculada maquille los resultados de un año a la baja, el sector mira con preocupación hacia 2009.

el 15 sep 2009 / 19:22 h.

TAGS:

El dato es demoledor: la ocupación hotelera en Sevilla capital descendió el pasado octubre un 20% respecto al mismo mes de 2007. Sin esperanzas de que el puente de la Inmaculada maquille los resultados de un año a la baja, el sector mira con preocupación hacia 2009. Aún no se ha tocado fondo y lo peor, dicen, está por venir.

La incertidumbre generada por el azote de la crisis económica, con el consiguiente retraimiento del consumo, está incidiendo de forma negativa en los resultados de las operaciones de los hoteles de la capital sevillana. Los nueves primeros meses de 2008 confirman una caída de la ocupación media de 4,5 puntos, de un 64,7% se ha pasado a un 60,2%.

Esta dismunición, sin embargo, no es un fenómeno exclusivo de los hoteles sevillanos, sino también de los principales destinos urbanos españoles (Barcelona, Madrid, Valencia) e incluso europeos, más visible en ciudades como Amsterdam, Berlín, Praga y Viena. A pesar de esta caída de ocupación en Sevilla, la patronal hotelera mantiene que 2008 cerrará con unos resultados moderadamente aceptables, en línea con los alcanzados en 2006. Y es que 2007 fue un ejercicio de resultados tan espectaculares que cualquier comparación con ese año exitoso puede inducir a conclusiones erróneas.

Aunque los hoteles grandes son los más afectados por la falta de demanda de camas, los chicos tampoco se libran. "El bajón que se ha producido a partir de septiembre ha afectado a todas las categorías, desde los grandes hasta los pequeños. Y todavía se supone que no hemos tocado fondo", señala Manuel Otero, el presidente de los hoteleros sevillanos.

Para colmo, los indicadores turísticos del último trimestre del año, decisivo para confirmar las tendencias, están siendo bastante flojos y sólo servirán para acentuar la cuesta abajo emprendida en los datos de ocupación hotelera en Sevilla a partir del verano. El último dato oficial publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondiente al mes de octubre, es muy revelador: la ocupación hotelera en Sevilla capital descendió un 20% respecto al mismo mes de 2007, de un 76,56% se ha pasado a un raquítico 56,61%.

Además, ni la festividad de Todos los Santos del pasado 1 de noviembre, que cayó en sábado, ni el puente de la Inmaculada que arranca mañana, de sólo tres días frente a los cuatro del año pasado, contribuirán a maquillar estos pésimos resultados.

Con todo, el presidente de la patronal hotelera mantiene que "la situación aún no es preocupante, pero sí tenemos que tener prudencia y calibrar hasta cuándo se va a prolongar esta tendencia a la baja". Sebastián González, el director del Hotel Barceló Gran Renacimiento (un 5 estrellas), también abona esta tesis: "2008 va a ser un año bueno; el año difícil va a ser el 2009".

La crisis está afectando a la celebración de eventos profesionales, uno de los grandes catalizadores del turismo sevillano. Jorge Castilla, director entre otros establecimientos del Hotel Abanico (3 estrellas), mantiene que la crisis se ha cebado fundamentalmente en el sector del mercado de empresas (se han anulado convenciones, reuniones, cursos de formación), aunque el mercado turístico o vacacional también está cayendo, "a pesar de que actualmente venir a Sevila es un chollo: todos los hoteles ofrecen noches a 50 euros". "Nos hemos puesto en el precio más barato que hemos tenido nunca y aún así no hay reservas", se lamenta.

  • 1