martes, 01 diciembre 2020
04:50
, última actualización
Local

La peña Torres Macarena desafía al alcalde y reabre el local

El Ayuntamiento avisa que se expone a la clausura y a una multa si se produce una inspección.

el 09 jun 2012 / 18:20 h.

TAGS:

Actuación en la peña Torres Macarena.

El Ayuntamiento de Sevilla se enfrenta a un complicado dilema, ponerse del lado de los vecinos que demandan su derecho al descanso, o apoyar a una veterana institución cultural de nuestra ciudad, la Peña Flamenca Torres Macarena, que fue clausurada el 1 de junio ante las denuncias por el ruido de los propietarios de viviendas colindantes.

El problema viene de largo. Esta peña, de más de 40 años, no había tenido nunca problemas de convivencia en la calle Torrijiano, donde se ubica, hasta que construyeron un bloque de apartamentos allí y, hace tres años, comenzaron las quejas por el ruido.

Cuando el local abrió sólo hacía falta para emprender la actividad un permiso del gobierno civil que nada tiene que ver con las licencias municipales actuales. Ahora, las sucesivas protestas llevaron a que hace año y medio el Ayuntamiento de entonces enviara un primer requerimiento para que se adaptasen las instalaciones a la normativa.

El presidente de la peña, José Padilla, asegura que presentaron un proyecto de reforma del local entonces. Aún no habían recibido respuesta por parte del Consistorio cuando el viernes 1 de junio todo se precipitó. Dos agentes de Policía Local de paisano, según su versión, se presentaron en el establecimiento, ante las llamadas vecinales y pidieron que fuera clausurado.

Desde el Consistorio aseguran a este periódico que existe una resolución de principios de mayo en la que se indica que la peña incumple la normativa y se pide a los propietarios que se ajusten a ella, ya que si se produjera una inspección se precintaría el local y se le impondría una multa.

En cuanto al cierre del viernes, las fuentes municipales no tienen constancia de que la Policía Local o los técnicos de Medio Ambiente precintaran el lugar, por lo que lo atribuyen a una actuación no programada.

Desde entonces, la peña y el Ayuntamiento han estado en conversaciones para acelerar el proyecto de adecuación del edificio y que se retome la actividad cultural. Sin embargo, el presidente de la peña ha considerado que no tiene que esperar más, ya que aunque es cierto que hay quejas vecinales, no existe una medición acústica que demuestre que la actividad de su local afecte en algo a las viviendas.

"Hay personas que quieren cerrar la peña, porque tienen un problema con el flamenco. Nosotros hemos vuelto a abrir y seguiremos con nuestras actividades habituales", dijo a El Correo Padilla, que precisó que habrá charlas, conferencias y también "pinceladas musicales, de cante y baile", como hasta ahora.

"No sabemos lo que hará Medio Ambiente, pero creemos que no ha habido estudio científico que determine que el sonido afecta como denuncian los vecinos. Faltan las mediciones", señaló.

"Nos cerró la policía, pero no hay orden del juez ni nada. Y para mí no es suficiente que una persona denuncie y Medio Ambiente cierre un local sin un estudio previo. Mientras esperamos que nos aprueben el proyecto de reforma, continuaremos", avisó.

Padilla añade que la peña carece de altavoces y que las actuaciones musicales no duran más allá de las 12 de la noche. "Nosotros hacemos flamenco, no ruido", aclaró.

En cuanto a la reapertura, las fuentes municipales advirtieron de que la peña se está exponiendo a la sanción y el cierre, si bien no precisaron si hay previsto acometer una inspección estos días."Deben acatar la resolución, si no lo hacen, es cosa de ellos. Pero si los vecinos se quejan puede ir la Policía", concluyeron.

  • 1