miércoles, 25 noviembre 2020
11:50
, última actualización
Local

La Plataforma contra el párking de la Alameda convoca su primera jornada de lucha el 3 de junio

El colectivo, integrado por 24 asociaciones y unos 200 vecinos, critica la "nula" política  de diálogo del Ayuntamiento y su "docilidad" ante la cúpula de Aprocom.

el 23 may 2012 / 11:12 h.

TAGS:

La Plataforma No Parkin Alameda, creada hace un mes e integrada actualmente por 24 asociaciones de vecinos, madres y padres de alumnos, peatones, ciclistas, ecologistas y consumidores, escenificará el próximo domingo 3 de junio su rotunda oposición a la reforma del PGOU anunciada por el Consistorio para construir un aparcamiento rotatorio en esta zona. Para ello, organizarán una jornada lúdico-reivindicativa en la propia Alameda de Hércules con teatro, conciertos, debates y talleres durante todo el día en la que invitan a los vecinos de la zona a sacar muebles de sus casas para convertir la Alameda en un "salón acogedor" y a los bares y restaurantes a ofrecer tapas originales con un fin reivindicativo.

El colectivo dará así el pistoletazo de salida a una ofensiva contra este proyecto que incluirá también una campaña de recogida de firmas y la elaboración de pancartas y carteles contrarios al párking para llenar los balcones de la Alameda, acciones reivindicativas que se sumarán a las alehaciones jurídicas y técnicas que preparan contra la reforma del PGOU.

Desde la plataforma denuncian la "nula" política de diálogo del Ayuntamiento en torno a esta medida, según destacó Rafael Ibáñez, de las Ampas del centro, y acusan al Consistorio de "docilidad" a las peticiones de la cúpula de Aprocom, destacó José Luis Pérez, de la asociación de vecinos La Revuelta, quien recordó que ésta es solo una asociación de comerciantes y que no representa el sentir de muchos establecimientos de la zona, adheridos a la plataforma. Desde Ecologistas en Acción, Laura Soler, criticó la involución en el modelo de movilidad que supondría el proyecto con la pérdida de "un espacio recuperado y vivo" para que sea tomado por los coches, además del "despilfarro" de levantar de nuevo una zona cuyas obras costaron 7 millones de euros y el impacto negativo en los locales de volver a tener la Alameda dos o tres años en obras.

 

  • 1