lunes, 28 septiembre 2020
12:21
, última actualización
Cofradías

La primera avanzadilla nazarena de los barrios

La Misión está reunida a la espera de una decisión mientras los partes meteorológicos que manejan anuncian lluvias a las 20 horas.

el 29 mar 2012 / 19:10 h.

La Misión lleva cinco años vistiendo la túnica nazarena. Puede que sea ésta una de las últimas estaciones por el barrio, pues espera entrar en la nómina del Martes Santo.

Puede que todo quede en nada y que los temidos chubascos dispersos previstos para esta tarde (Aemet los cifra en un 20% a partir de las 18 horas) ni siquiera asomen por Sevilla. Es el deseo de los 1.700 nazarenos que se desplegarán hoy desde los barrios más periféricos al centro de la ciudad. Seis cofradías que llenarán de capirotes este Viernes de Dolores, jornada de alegría contagiosa en Pino Montano, Bellavista, La Misión o Padre Pío y de silencio en el Sagrario y Triana. No lo dude. Pille un programa de mano y échese a la calle. Llega la avanzadilla nazarena.

Pino Montano. Más allá de la SE-30, el Viernes de Dolores empieza a las 17.45. A esa hora se abrirá la nueva puerta de la iglesia de San Isidro Labrador, inaugurada hace unos meses para que la cofradía pudiera salir desde el templo y no del anexo como venía siendo habitual. La otra novedad vendrá en el propio cortejo. El cuerpo de nazarenos albimorados ha experimentado un enorme estirón respecto a estaciones anteriores. 100 nazarenos más (un total de 500) sacará esta joven corporación, que ha formalizado al Consejo su petición de ir a la Catedral en un futuro no muy lejano. Mientras llega su hora, los pasos siguen enriqueciéndose con nuevos adornos, como la gloria que se estrena para el techo de palio de la Virgen del Amor: una pintura de Fernando Castejón (autor de las imágenes titulares) que ha sido donada por la hermandad letífica de Juan XXIII al reproducir la Virgen de la Anunciación. El paso de misterio, por su parte, continúa con la renovación de sus piezas de orfebrería, mientras que el Señor de Nazaret portará por segunda vez túnica de color morado, pues ya lo hizo hace unos años cuando Pino Montano aún era agrupación parroquial.

La Misión. Heliópolis estará de aniversario. Este año se cumple un lustro desde que los hermanos de La Misión vistieran por primera vez la túnica. En recuerdo de aquella conquista del antifaz contarán en la salida con la presencia del entonces presidente del Consejo, Manuel Román; así como de buena parte de la actual junta superior de la institución gregoriana, encabezada por Adolfo Arenas. La llamada Borriquita de las vísperas, por la cantidad de niños que integra su comitiva, puede estar viviendo uno de los últimos Viernes de Dolores procesionando por el barrio. El hermano mayor, José Carlos Campos, confía en que pasadas las elecciones del Consejo el próximo mes de junio se retome el tema de su inclusión en la nómina del Martes Santo. "A ver si las cofradías del día resuelven sus problemas internos de horarios para después tratar nuestra entrada". Un anhelo que hará cumplir con las Reglas de la Archicofradía, pues hasta en tres ocasiones recogen que harán estación de penitencia a la Catedral. Ante la inestabilidad anunciada para hoy, la corporación claretiana lo tiene claro: "Confiamos en poder salir. Hay riesgo de llovizna a la medianoche, pero iremos con cierta celeridad para que no nos sorprenda en la vuelta", apunta el hermano mayor.

Bellavista. Igual de optimistas están en Bellavista. Los hermanos del Dulce Nombre esperan que siga bajando el porcentaje de precipitaciones, y la tarde se torne de color azul, cuando a las 19.00 horas empiecen a salir por la calle Caldereros. Para ver su principal estreno habrá que esperar a mayo, mes en el que se inaugura el comedor social Dulce Nombre de Bellavista, en el número 28 de Manuel Gonzalo Mateu. La cofradía prevé dar de comer "a un centenar de personas al día", explica el hermano mayor, Alfonso Lozano. Este mediodía (13.15 h.) habrá un acto emotivo ante los pasos con los donantes de órganos al que acudirá el obispo auxiliar, Santiago Gómez Sierra. padre píoDonde hay ganas de Viernes de Dolores es en Padre Pío. La cofradía del barrio adelanta su salida un cuarto de hora, por lo que pondrá su cruz de guía en la calle a las 17.45 horas. El recorrido de vuelta, tras hacer estación en la parroquia de los Dolores del Cerro, sufrirá otro cambio. Al salir de Afán de Rivera tomará la calle Obispo Zumárraga, en lugar de tirar por Su Eminencia. El palio de la Divina Gracia portará en la entrecalle un baldaquino, parecido al de Bernini del Vaticano, con una custodia dorada en su interior en alusión al carácter sacramental de la corporación.

Cristo de la Corona. Será uno de los dos contrapuntos del día: el otro habrá que buscarlo en Triana. El Cristo de la Corona silenciará el entorno de la Catedral en su estación hasta el Arzobispado, donde los hermanos rezarán la octava estación del viacrucis que presidirá Juan José Asenjo y el presidente del Consejo. El escueto cortejo de 60 nazarenos continuará con las restantes estaciones a la entrada, en el interior del Sagrario. El hermano mayor, Alfonso Mateos, se despide de la vara dorada. En su opinión se presenta un Viernes de Dolores "complicado" meteorológicamente hablando. "Ha cambiado el tiempo y las previsiones que manejamos no son nada halagüeñas", señala Mateos.

Pasión y Muerte. Del ruan morado de la Corona al ruan negro de Pasión y Muerte. La única cofradía de negro de Triana viste la túnica por segundo año. Serán 90 los hermanos que hagan estación bajo el antifaz. Dos nombres se incorporan al cortejo: el de los nuevos capataces. Carlos Puelle y Antonio Pérez comandarán una nueva cuadrilla de costaleros del paso del crucificado, que una vez más estará exornado con flores varias a modo de monte calvario. Sobre las 22.30 horas se plantará la nueva cruz de guía de los Hermanos Caballero en Santa Ana, donde hacen estación. La Resurrección, titular de la cofradía, irá representada en la cartela frontal que estrena el paso.

  • 1