Menú
Local

'La violencia se aprende igual que se aprende a hablar o amar'

El psiquiatra de la Universidad de Nueva York, Luis Rojas Marcos, manifestó que "la violencia se aprende igual que se aprende a hablar o amar", en una conferencia que impartió el viernes en la inauguración del Encuentro de Jóvenes Talentos.

el 15 sep 2009 / 07:26 h.

TAGS:

El psiquiatra de la Universidad de Nueva York, Luis Rojas Marcos, manifestó que "la violencia se aprende igual que se aprende a hablar o amar", en una conferencia que impartió el viernes en la inauguración del Encuentro de Jóvenes Talentos.

Según explicó el psiquiatra, "si un niño llega a los 12 años sin haber aprendido los sentimientos de compasión y empatía con el sufrimiento de los demás, tiene muchas posibilidades de terminar realizando acciones violentas".

Rojas Marcos, durante su intervención en el aula magna de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas del CEU- Cardenal Herrera, afirmó que "durante los años de la infancia, es "fundamental" que el niño "se sienta seguro, querido y con los estímulos apropiados a su edad".

La mayoría de los niños crecen en un ambiente normal donde reciben "seguridad, estímulo y afecto, que son los antídotos naturales contra la violencia", explicó el psiquiatra pero, por el contrario, hay otros que "son testigos continuados de violencia, humillación, abuso sexual, agresiones físicas y que van a tener más difícil desarrollar estos antídoto contra conductas agresivas". Para el especialista en psiquiatría y salud pública, "se debería invertir mucho dinero en que ningún niño sufriera casos de violencia, ya que de esta manera estaríamos creando una juventud sana".

Rojas Marcos también analizó mensajes que se lanzan en la sociedad occidental a través de los medios de comunicación y que llegan a ser utilizados para justificar la violencia. De ellos destacó "la glorificación del macho" con el peligro "de no separar la realidad de las películas, especialmente cuando este mensaje subliminal también está llegando a los niños".

La segunda idea es la del "hombre de concurso" que lleva a que "en casi todo tiene que haber un ganador y un perdedor" con el riesgo de que pase al ámbito de la familia, de la escuela o de las relaciones de pareja". El psiquiatra advirtió que "el perdedor-ganador sacado del contexto deportivo, a menudo es utilizado como excusa para la violencia verbal o física".

Por último, está el mensaje de "los otros", de sentirse superiores frente a los que no son como uno mismo, y de utilizar este sentimiento de superioridad "como paso para justificar la discriminación y la violencia". Para Rojas Marcos al violento "hay que aislarlo y a la víctima rescatarla para quitarle esa condición que la inmoviliza".

Respecto a la rehabilitación del violento "de carrera", para el psiquiatra, "a partir de una cierta edad es muy difícil cambiar algunas actitudes". También habló de su experiencia en las prisiones americanas y de la ausencia de culpabilidad o remordimiento en personas con delitos de sangre. "Habría que ir a su infancia para entender y resolver estos casos", afirmó.

  • 1