sábado, 07 diciembre 2019
03:16
, última actualización
Local

Lara: “Sevilla ha decidido ser mi madre, la madre de un ‘cataluz’”

El presidente de Planeta reconoce sentirse ahora “menos envidioso” de la “suerte” de los sevillanos

el 31 may 2013 / 14:05 h.

TAGS:

José Manuel Lara, durante su discurso. / J. M. Espino (Atese) José Manuel Lara, durante su discurso. / J. M. Espino (Atese)   (Fotogalería de los premiados) Yo esta medalla... [largo silencio] se la dedico a mi padre”. Este era el momento más emotivo de la ceremonia de entrega de las Medallas de la Ciudad, en la que el editor José Manuel Lara habló en nombre de todos los premiados tras ser nombrado Hijo Adoptivo de Sevilla. Visiblemente emocionado en el recuerdo a su progenitor –nacido en El Pedroso–, el presidente del Grupo Planeta y del Grupo Antena 3 recibió la distinción de manos del alcalde de la capital hispalense, Juan Ignacio Zoido, e hizo un recorrido por los lazos que lo unen a él y a su familia con la ciudad en un acto que tuvo lugar en el nuevo Auditorio del Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla (Fibes). “Mi padre no pudo vivir en Sevilla lo que quiso pero sí vivió Sevilla; fue sevillano 24 horas al día hasta que murió. Sé que hoy se sentiría muy feliz de ver a su hijo cataluz recibiendo esta medalla”, relató con voz entrecortada Lara. Pero quiso dejar claro que él ya se había impuesto el título antes de que el Ayuntamiento decidiera otorgárselo: “Yo decidí hace ya tiempo que era hijo adoptivo de la capital de Andalucía y Sevilla ha decidido ahora ser mi madre, por lo que ya soy hermano aunque sea sólo adoptivo y, a partir de hoy, os envidiaré un poco menos”, resumió en su discurso. Así, hizo mención a su infancia en la Sierra Norte sevillana y la Semana Santa de la ciudad y recordó que conoció a su mujer en la capital hispalense. “Tengo casa en Sevilla desde hace 20 años y no pasa un mes sin que venga al menos una vez”, reconoció Lara. Durante su alocución hizo una semblanza de una ciudad como Sevilla a través del resto de los galardonados, ya que dijo de la ciudad que tiene “un color especial y que se ha dejado querer, con sensibilidad para la cultura, rica en academias, que valora los valores humanos y sociales, y que está viva y con futuro”. El Ayuntamiento ha decidido otorgarle el galardón al presidente del Grupo Planeta porque, entre otras cuestiones, “ha fomentado valores universales como la libertad de expresión y la solidaridad”. Además, “ha creado y mantiene miles de empleos y ha sido fiel a su compromiso social”. “Y sabemos que también lleva sangre de Sevilla, hoy diríamos que ADN” de la ciudad. A preguntas de los medios tras finalizar el acto, Lara subrayó que Sevilla cuenta cada vez más con un carácter “emprendedor”, con empresas como Abengoa, Inmobiliaria del Sur o Persán, y que está “consolidando el camino empresarial con fuerza”. “Hay que hacer bien la escala de valores porque los hechos económicos son un fenómeno importante pero no el único, pero sin dinero es muy difícil cumplir los otros objetos en la escala de valores, como pueden ser las ayudas sociales. El dinero no puede estar por delante de otros asuntos y espero que esa conciencia arraigue cada vez más”, dijo. Pero no solo fue el día de Lara. Los del Río fueron los primeros en recibir la Medalla de la Ciudad de manos del alcalde tras más de 50 años de carrera artística. Durante el acto, se recordó su gran éxito, Macarena, que incluso interpretó la Banda Municipal. Después le llegó el turno a la Hermandad del Rocío de Triana, por su bicentenario desde que la fundaran Antonio Hernández y Carmen Tamayo, vecinos de la calle Castilla. Así, se destacó también durante el acto su labor social. Los siguientes premiados estuvieron relacionados con el deporte y el río. Marina Alabau, “un ejemplo de tesón y esfuerzo”, comenzó su carrera en el Club Náutico y consiguió la primera medalla de oro para España en los pasados Juegos Olímpicos. Mientras, la familia Manchón Domínguez “es una saga de sevillanos que ha logrado subir el nombre de Sevilla a más podios que nadie”. Blanca Manchón fue la encargada de recoger el galardón, quien decía en su cuenta de Twitter: “Afortunada de recibir esta distinción de mi ciudad y estar rodeada de grandes personas. Llegó el momento para el fotógrafo Rafael Sanz Lobato, “maestro del realismo y la fotografía antropológica”, al que siguió el cantante José Manuel Soto, quien cultiva “un estilo lleno de elegancia, sensibilidad, sinceridad y de un lirismo muy sevillano”. El centro de educación especial Patronato de San Pelayo recibió una de las mayores ovaciones de la gala, ya que algunos de sus alumnos se encontraban presentes en el auditorio. Su directora, María de los Ángeles Guerrero, recogió la medalla. Otras dos mujeres la siguieron, Isabel de León y Laura Valverde. La primera, presidenta de la Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, por poner en valor y proteger el arte en todas sus variantes. La segunda, por la proyección mundial de su herramienta de tienda virtual Beetailer. Domingo Ureña, director de Airbus Military, fue el encargado de recoger la medalla a la compañía aeronáutica, que ensambla el avión militar A400M en sus instalaciones de San Pablo. El Círculo Mercantil e Industrial, con casi siglo y medio de historia, también fue reconocido con el galardón, así como la de federación de casas regionales y provinciales, que integra a personas que “se han convertido en sevillanos por devoción y por vocación”. Por último, y este fue otro de los momentos emotivos del acto, el hijo de la recientemente fallecida Rosario Valpuesta, Alberto Giráldez Valpuesta, recogió la medalla concedida a su madre a título póstumo “por su vida dedicada a la educación, la investigación y la defensa de los derechos humanos”. El alcalde de la ciudad fue el encargado de poner punto y final a la ceremonia. “Como una pintura barroca, Sevilla tiene claroscuros. Luces que, como diría Chaves Nogales, son violentas hasta romperse en los siete colores del espectro. Y las sombras necesarias para que esas luminarias nos puedan seguir deslumbrando como ellas se merecen”, señaló Juan Ignacio Zoido en su discurso. En este sentido, el alcalde animó a los sevillanos a “convencernos ya, de una vez por todas, que cuando llegue la oscuridad, aquí tenemos la luna”. “De aquí son estos lunáticos que han conquistado el mundo con ideas en las que se empeñaron casi a solas primero y con el aliento de la ciudad después. Seres distintos que supieron poner su talento a las órdenes del esfuerzo y el sacrificio. Entidades soñadoras que abrieron caminos nuevos para que ahora todo el mundo los ande”, sentenció. Para concluir, recordó que “otros muchos también son merecedores de esta gran distinción. Porque esta gran ciudad la hacemos con la suma de todos”.

  • 1