martes, 22 octubre 2019
22:03
, última actualización
Local

Los profesores sustitutos podrán ser elegidos por los directores de los colegios

El curso que viene la escuela pública empezará a aplicar mecanismos de selección de personal que, hasta ahora, sólo existían en la empresa privada. La Consejería de Educación está preparando un nuevo reglamento que dotará de más herramientas, autonomía, dinero y poder de decisión a los colegios públicos.

el 15 sep 2009 / 22:18 h.

TAGS:

El curso que viene la escuela pública empezará a aplicar mecanismos de selección de personal que, hasta ahora, sólo existían en la empresa privada. La Consejería de Educación está preparando un nuevo reglamento que dotará de más herramientas, autonomía, dinero y poder de decisión a los colegios públicos.

El fin último es desburocratizar la escuela, y para ello la administración educativa está dispuesta a ceder muchas de las competencias que, hasta la fecha, eran de su exclusividad. Entre ellas, la capacidad para elegir y llamar a un profesor para que sustituya a otro que está de baja por enfermedad. Eso, que tanto ocurre en los inicios del curso escolar y tanto retrasa las clases, exige la intervención de demasiados mediadores. Y el propósito es que a partir de ahora lo pueda resolver el director del colegio.

Esta semana la Junta ha dado el primer paso para implantar este nuevo sistema en la escuela. El proyecto de decreto que regulará la selección del profesorado, aún en estudio, pretende reordenar las bolsas de docentes que están en lista de espera, los que aguardan a que les llamen para cubrir una vacante. Ahora, los primeros en esa lista son los que más tiempo han trabajado, los que más experiencia tienen. Pero, de aprobarse el decreto nuevo, Educación reordenará las bolsas en todas las especialidades, y pondrá primero a los que más nota hayan sacado en el examen de oposiciones, aunque no lograran la plaza.

Esta idea es el anticipo de los nuevos Reglamentos Orgánicos de Centros (ROC) de Primaria y Secundaria. Cuando los directores reciban la potestad de seleccionar a los sustitutos, a partir del próximo mes de septiembre, tendrán una lista de candidatos ordenados de arriba abajo en función de su currículum y su grado de especialización. Ya no recibirán al primero de la lista sin más. Serán las necesidades específicas de su colegio las que determinen el candidato elegido para cubrir la vacante.

Los directores elegirán el perfil del profesor que quieren para cumplir con los objetivos que se ha marcado su centro, y la consejería buscará ese perfil en la bolsa de interinos y opositores, saltándose a los primeros si no cumplen con los requisitos que exigen los directores. "Los directores podrán proponer requisitos de especialización y capacitación profesional respecto de determinados puestos de trabajo docentes", reza el primer borrador, no oficial, de los reglamentos de centro.

Para facilitar la búsqueda del mejor candidato, Educación "podrá incorporar a las plantillas información complementaria cuyo conocimiento se considere relevante para el profesorado que participe en los distintos procedimientos de provisión", según el artículo 16.2 del decreto de ordenación que presentó la Junta hace unos días.

Esa información adicional servirá a los jefes del colegio para profundizar en el currículum del profesor sustituto (sus títulos, los cursos de formación permanente, idiomas, licenciaturas...). "Para determinados puestos de trabajo (puestos específicos) se podrá requerir a los aspirantes tener superado algún curso de formación organizado, desarrollado y evaluado en el marco del Sistema Andaluz de Formación Permanente del Profesorado).

El mayor grado de especialización de la escuela (centros TIC, bilingües, proyectos de igualdad de género, prevención de la violencia...) obligará a los futuros profesores a ponerse las pilas, a prepararse en tareas específicas que demanda la escuela de hoy, y que van más allá de la simple docencia. "Los colegios de ahora tienen necesidades específicas, así que pueden exigir más a la hora de demandar un sustituto. Quizá no les valga sólo que sepa Inglés, a lo mejor también tiene que dominar los ordenadores", aseguran fuentes de la consejería.

La formación continua seguirá siendo voluntaria, pero ahora puede que los docentes sin plaza se sientan más obligados a seguir formándose para alimentar un currículum con el que van a competir por una plaza con otros candidatos. De esta manera tan sutil, la consejería habrá logrado, al fin, meter ciertas dosis de meritocracia en la escuela pública.

La posibilidad de seleccionar a un profesor por su currículum, que emana de la Ley de Educación de Andalucía, será posible cuando se implante la nueva distribución de puestos de trabajo docentes. La consejería ha incluido en el nuevo decreto una división de la profesión del profesor en subcategorías, cada una para una especialidad. "Hemos definido con más precisión los puestos de trabajo", confirman desde la consejería.

El problema es que, hasta que no vean el diseño definitivo del nuevo reglamento de centros, los sindicatos de la enseñanza recelan del nuevo sistema de selección del profesorado, porque prima más la nota que el tiempo trabajado, y estos consideran que la experiencia docente, más que el grosor del currículum, es sinónimo de calidad en la escuela.

  • 1