martes, 01 diciembre 2020
09:47
, última actualización
Cultura

Maruja Torres: 'Escribir esta novela ha sido una catarsis'

La periodista y escritora barcelonesa Maruja Torres, ganadora anoche del 650 Premio Nadal con la novela Esperadme en el cielo, ha confesado en una entrevista con Efe que los tres años que ha invertido en su escritura han sido un tiempo de "catarsis total". Foto: EFE

el 15 sep 2009 / 20:49 h.

La periodista y escritora barcelonesa Maruja Torres, ganadora anoche del 650 Premio Nadal con la novela Esperadme en el cielo, ha confesado en una entrevista con Efe que los tres años que ha invertido en su escritura han sido un tiempo de "catarsis total".

Esperadme en el cielo, que publicará en las próximas semanas Destino, cuenta el reencuentro en el más allá de la propia autora con sus dos amigos del alma, ya fallecidos, el escritor Terenci Moix y el periodista y escritor Manuel Vázquez Montalbán. En la tradición de la novela y el cine de aventuras, los tres vuelven al pasado y revisitan los escenarios de su educación sentimental y se desplazan como en un cuento por las calles del Raval barcelonés de la posguerra, las azoteas de Sabú y el Gran Visir, Alejandría o la feria del libro de Madrid, en el Parque del Retiro.

La periodista ha revelado que cuando se murieron estos dos grandes pilares, a los que conocía desde su adolescencia (Terenci Moix desde los 14 años) y su juventud (Vázquez Montalbán desde los 25), se potenciaron las dos muertes: "Se convirtieron cada vez en más insoportables, hasta el punto de que me volví, no loca, pero sí solitaria", explica la escritora.

En esa soledad, Maruja Torres hablaba con sus amigos ausentes y ponía ante el televisor la foto de Terenci cada vez que daban una película de egipcios. Aunque la idea de la novela surgió en Alejandría, cuando un grupo de amigos esparció las cenizas de Moix en la tierra faraónica, ella comenzó a escribir el libro en Barcelona y lo concluyó en Líbano, donde le sorprendió la última guerra con Israel. En ese viaje atravesado por una "atmósfera mágica", los tres amigos protagonizan "un cuento de aventuras con un final que aunque no es feliz, tampoco es resignado".

En la novela, comenta Maruja Torres, "se mezcla la realidad, el deseo, el sueño y la necesidad de compañía, la reflexión sobre la realidad" y sobre ella misma, y todo a través de abundantes diálogos, en los que la autora ha conservado "la forma de hablar de Manolo y Terenci y sus latiguillos".

Los dos escritores interpretan a menudo en la novela papeles prestados por el cine de su infancia, como cuando "Moix y Montalbán, vestidos de Gary Cooper y Fredric March, reciben a una sorprendida Maruja convertida en la Miriam Hopkins de Una mujer para dos, de Ernst Lubitsch.

La fantasía en que se ve envuelta la escritora permite piruetas narrativas, como que Terenci y Manolo se intercambien sus papeles y el primero aparezca como un comunista a ultranza y el segundo se erija en defensor de la causa gay. La novela ha servido de catarsis para Torres después de la muerte de sus dos amigos y la reciente desaparición de su hermana. "Me he pasado las Navidades haciendo espiritismo para hablar con ella", ha confesado la autora, que admite que seguramente esta última desaparición acabará desembocando en otro libro.

  • 1