domingo, 25 octubre 2020
22:42
, última actualización
Local

Más de 3.200 andaluces perdieron su vivienda en el primer trimestre de 2012

En toda España se ejecutaron 18.424 desahucios en tres meses, según un informe del Consejo General del Poder Judicial.

el 26 ago 2012 / 19:32 h.

TAGS:

El número de desahucios sigue marcando tristes récords. En el primer trimestre del año, 3.272 familias andaluzas perdieron su vivienda por no poder hacer frente a las cuotas bancarias, según los datos publicados por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). La comunidad autónoma sólo es superada por la Valenciana, con 4.562 desahucios en el primer trimestre de 2012.

La crisis económica y el alto número de desempleados ha provocado que las cifras hayan aumentado de forma vertiginosa en el último año. De hecho, durante los tres primeros meses de 2012, se ejecutaron en todo el país 18.424 desahucios, un 18,5% más que en el mismo periodo de 2011. Desde 2008, cuando está práctica comenzó a tornarse habitual, 185.140 familias han perdido sus casas en España. Además, en estos tres meses el número de ejecuciones hipotecarias -el paso previo a un desahucio- ascendió a 24.792, lo que supone un incremento del 14% respecto al mismo periodo del año anterior. Andalucía registró 4.847 ejecuciones hipotecarias, sólo superada por Cataluña con 4.993. En tercer lugar se situó la Comunidad Valenciana con 4.731. Desde 2008, la cifra de ejecuciones hipotecarias se sitúa en 374.230.

Pero detrás de las cifras, hay afectados de carne y hueso que viven un drama que les acompañara de por vida. Es el caso del almeriense Miguel Ángel Navarro y su familia. Su hermano pidió una refinanciación de una deuda y puso como avalista a su madre, de 77 años. A pesar de que aquélla no fue aprobada, recibieron un aviso "inminente de desahucio" que finalmente se ejecutó a finales del año pasado. Rabia e impotencia son las palabras que mejor definen la situación de la familia. "Si piensan que van a hacer negocio con mi madre están locos" asegura Belmonte. La casa fue adquirida por 70.000 euros y actualmente queda media hipoteca por pagar, en unas letras "que estaban al día hasta el momento del desahucio" explica. El caso está en los tribunales, ya que Navarro denunció a la financiera por estafa al adjudicarse la vivienda en la subasta del banco, "cuando los pagos estaban al día y la refinanciación que pidió mi hermano no fue aprobada".

Pero el caso de Miguel Ángel no es el único. Rebeca Heredia tiene 25 años y lleva dos en paro. Con dos hijos de corta edad -una de ellas enferma-, perdió la vivienda en la que residía por impago, a la par que se ha quedado con una deuda "de por vida" que asciende a 361.000 euros. Ella tuvo suerte. El Instituto de la Vivienda de Málaga le facilitó una casa con un alquiler solidario de 74 euros, que asegura que no puede hacer frente.

Peor situación viven Rocío Medina y su marino Eliseo. El matrimonio de Chiclana de la Frontera (Cádiz) espera con amargura que el desahucio que pesa sobre su casa se haga efectivo. Ambos llevan tres años en paro, por lo que, a pesar de refinanciar la hipoteca hasta reducirla a 300 euros, no han podido hacer frente a los pagos. Con una montante total de 126.000 euros del que tienen pagado la mitad, el banco se adjudicó la vivienda en un procedimiento extrajudicial el pasado mes de mayo, aunque por el momento el desahucio no se ha hecho efectivo. "Me siento un animal defendiendo su territorio" asegura Rocío en la agonía de perder su casa.

Rocío reclama soluciones para miles de personas que viven una situación parecida a la suya. "Somos personas, no nos podemos ir a la calle como animales. Detrás de cada número hay familias enteras que no pagan sus letras porque no tienen dinero, no porque no queramos" explica.

En España, cada día 517 familias viven una situación parecida sin que ningún partido político le haya dado una solución efectiva. La dación en pago propuesta por el PP quedó a merced de la buena voluntad de los bancos.

  • 1