viernes, 20 septiembre 2019
21:08
, última actualización
Cofradías

Medio siglo de Estrella nazarena

La hermandad de La Borriquita de Dos Hermanas vivió ayer una intensa y emocionante procesión debido a las efemérides que celebraba. Primero el 50 aniversario de la salida procesional de la Virgen de la Estrella, cuyos costaleros ya vivieron algunos momentos muy emotivos, conscientes de que iba a ser un trayecto muy importante para mucha gente.

el 28 mar 2010 / 21:22 h.

TAGS:

La Virgen de la Estrella, a su salida del templo nazareno.

A la salida, el capataz Agustín García alentó a los suyos: "Hoy se cumplen 50 años de la salida de Nuestra Madre, y por eso este trayecto lo dedicaremos a las madres de todos nuestros costaleros, la mejor cuadrilla del mundo", exclamó a los que estaban en el interior del paso. Y es que Agustín es en gran parte responsable de esas 50 salidas de la Virgen de la Estrella, ya que ha sido capataz en 23 ocasiones, casi la mitad de las veces que ha sido vista por los nazarenos, es decir los ciudadanos de Dos Hermanas: "Esto es una cosa muy grande, estoy muy emocionado y es un orgullo grandísimo, nosotros encarnamos a la figura de la madre, y por eso hemos querido dedicar esta procesión a nuestras madres", explicaba sin perder de vista el camino de los costaleros.

Mientras la Virgen salía de la plaza de la Constitución la banda de música tocaba el tema Estrella, Reina de los Cielos, una pieza de José Mena escrita especialmente para este aniversario. El paso de la Borriquita había salido antes sin problemas, y la música del camino la ponia la banda de la Estrella, que también cumplía 40 años de su formación. El director de la banda, Antonio Mejias, decía no esperar tanto reconocimiento: "Llevo 24 años en la banda y jamás pensé que iba a ser el director cuando se celebraban 40 años, es un orgullo muy grande", explicaba antes de ponerse a tocar.

Y es que pertenecer a una banda de música cofrade, al menos en Dos Hermanas, no es sólo acudir a ensayar, es una forma de vida donde se crean amigos de por vida, que se encuentran no sólo para tocar, sino para salir, pasar los fines de semana... Y acaba siendo una familia, como le pasa a Rafael Cisma, que pertenece a la banda desde hace 28 años, y siempre quiso meter a su hijo Jonathan en ella: "Mi hijo lleva cuatro años en la banda, lo quise meter antes", explica Rafael. Mientras Jonathan asiente con la cabeza y no duda en admitir que "la banda es lo más grande que hay, aquí tengo a mis amigos y a mi familia".

 

  • 1