lunes, 30 noviembre 2020
18:55
, última actualización
Local

Mens sana in corpore sano

Allá por el siglo I, el poeta romano Décimo Junio Juvenal reivindicaba con la frase Men sana in corpore sano -que pasó a la historia y ha protagonizado más de un eslogan antes que este reportaje- la importancia de alcanzar un equilibrio del cuerpo y también del espíritu, algo que ya llevaban haciendo miles de años culturas como la japonesa o la hindú...

el 15 sep 2009 / 21:48 h.

TAGS:

Allá por el siglo I, el poeta romano Décimo Junio Juvenal reivindicaba con la frase Men sana in corpore sano -que pasó a la historia y ha protagonizado más de un eslogan antes que este reportaje- la importancia de alcanzar un equilibrio del cuerpo y también del espíritu, algo que ya llevaban haciendo miles de años culturas como la japonesa o la hindú.

Hasta hace unos años los pocos que practicaban religiosamente alguna técnica oriental de meditación o relajación eran para el resto de la sociedad hippies, alternativos o simplemente raritos. Hoy en día la cosa es diferente y, aunque todavía siguen teniendo muchos detractores, el Yoga, el Tantra, el Reiki y otras técnicas orientales se han puesto a la orden del día y ya las práctica cualquier hijo de vecino aunque no sepa ni cómo se pronuncian.

En Sevilla es fácil encontrar -lo difícil es no hacerlo- cursos, sesiones, talleres y todo tipo de actividades relacionadas con el interés ancestral de la cultura oriental por mimar también el espíritu. En estas fechas, y a pesar del frío, ya hay quien se ha propuesto comenzar la operación biquini que supone renunciar a las tapitas del bar, no caer en la tentación de los dulces y apuntarse -si se va es más efectivo- al gimnasio de al lado de casa.

Pero eso ya no es suficiente. Puede que sea porque la sociedad occidental haya asumido que tiene mucho que aprender del otro lado del mundo o que -va a ser eso- la influencia de las estrellas más extravagantes de Hollywood se está haciendo notar. Sea como sea, actualmente cuidarse también incluye una puesta a punto del yo interior, ése que no se ve.

"Hay muchos caminos distintos pero todos tienen un mismo fin". Quien habla es José Manuel Gutiérrez -sanitario de profesión y maestro de Reiki- y ese fin no es otro que alcanzar la perfección espiritual. El Reiki [su traducción literal es energía universal de vida] es "una forma de vida basada en la meditación, la contemplación interior y la apertura espiritual en la que se trabaja con la energía", cuenta José Manuel. En la práctica se trata de "canalizar la energía de cada uno para bien de uno mismo y también para beneficiar a los demás" y, asegura, "tiene utilidades a nivel terapéutico, físico, emocional y espiritual".

Junto a su compañera, José Manuel imparte cursos de Reiki en la Escuela Sahasrara y realiza sesiones individuales de lo que se denomina sanación holística, otra vertiente del Reiki que funciona como "terapia complementaria" pero que, dice, "no sustituye" a los tratamientos médicos convencionales.

Asegura que por su consulta pasa "gente de todo tipo y de muchas culturas" que buscan desde librarse del estrés cotidiano hasta profundizar en el aprendizaje del Reiki. Aunque él lleva años estudiando y formándose en esta práctica oriental dice ser consciente de que "se comercializa mucho con lo espiritual" y entender el rechazo de una parte de la sociedad a lo que las rodea.

Más conocidos son el Yoga, el Feng Shui o la meditación y sólo hay que echar un vistazo a cualquier guía de Sevilla para ver que son decenas los cursos y clases que se ofertan. Si no le convence ninguno siempre puede optar por el deporte de toda la vida o incluso por la gimnasia mediante el método pilates -también muy en voga- y que combina técnicas de Oriente y Occidente.

Lo importante, ya lo dijo Juvenal, es lograr estar sano por fuera y también por dentro... Cada uno a su manera.

  • 1