viernes, 21 febrero 2020
04:33
, última actualización
Cultura

Metales preci(o)sos

La orquesta de la Universidad y el Conservatorio volvió el pasado miércoles a su sede habitual de Ingenieros tras debutar exitosamente en el Maestranza con la zarzuela 'Entre Triana y Sevilla'.

el 09 may 2013 / 14:29 h.

ORQUESTA SINFÓNICA *** Concierto de la Orquesta Sinfónica Universidad de Sevilla – CSM Manuel Castillo. Auditorio de la E.T.S. de Ingeniería. Fecha: miércoles 8 mayo 2013. Javier Trigos, clarinete. Juan García Rodríguez, director. Programa: Sinfonías para instrumentos de viento y Ebony Concerto, de Stravinsky; Sinfonía nº 1 « Titán » de Mahler ¡Qué alegría ver tanta gente joven sobre el escenario y entre el público! La orquesta de la Universidad y el Conservatorio volvió el pasado miércoles a su sede habitual de Ingenieros tras debutar exitosamente en el Maestranza con la zarzuela Entre Triana y Sevilla. No se entiende que abandonaran un nombre tan moderno y pegadizo como el de Sinfónica Conjunta para adoptar éste tan farragoso y poco comercial. Tampoco acertaron, en esta ocasión, con la elección de la primera de las sinfonías mahlerianas. Por un lado porque en los últimos años ha sido programada a menudo, y por otro porque no plasmaron la energía y el optimismo de sus dos primeros movimientos ni el carácter grotesco que conviene imprimir al tercero, iniciado además de forma errática y desentonada. Sí consiguieron transmitir el aliento heroico de su final, transparente y matizado a pesar de su peligrosa monumentalidad, pero en general fue una interpretación destemplada y desequilibrada. Destacaron sin embargo los metales, que ya en la primera parte del programa evidenciaron estar en perfecta forma a través de las Sinfonías para instrumentos de viento de Stravinsky, un ejemplo de precisión y plena sintonía entre efectivos y no una mera yuxtaposición inconexa de los mismos. Algún desajuste en las maderas no enturbió la excelente intervención de los difíciles metales en esta obra modernista fundamental para entender la música del siglo pasado. En la misma línea funcionó el Ebony Concerto del mismo autor, dedicado a la orquesta de jazz del clarinetista Woody Herman, que Javier Trigos defendió ágil y satisfactoriamente frente a un conjunto dinámico y solemne a partes iguales.

  • 1