sábado, 23 enero 2021
08:47
, última actualización
Economía

Metrovacesa queda bajo control de la banca

Metrovacesa, una de las mayores inmobiliarias de España, pasará a manos de seis entidades financieras después de que su principal accinista, la familia Sanahuja, haya cedido el 54% del capital ante la imposibilidad de pagar una deuda de 4.000 millones.

el 15 sep 2009 / 19:13 h.

Metrovacesa, una de las mayores inmobiliarias de España, pasará a manos de seis entidades financieras después de que su principal accinista, la familia Sanahuja, haya cedido el 54% del capital ante la imposibilidad de pagar una deuda de 4.000 millones.

La familia Sanahuja, primer accionista de la compañía española Metrovacesa con el 80,6%, cederá a seis grandes entidades financieras acciones de la inmobiliaria representativas de alrededor del 54% de su capital social para solventar los problemas que tiene para hacer frente a la deuda de unos 4.000 millones de euros que contrajo al financiar la compra de la compañía.

Las seis entidades son Santander, BBVA, Banesto, La Caixa, Caja Madrid y Banco Popular, informaron ayer a Europa Press fuentes financieras. Cada una de ellas se quedaría con acciones de Metrovacesa representativas del 9% de su capital social. El acuerdo alcanzado por los Sanahuja con sus bancos acreedores contempla también que estas entidades se queden con un conjunto de activos inmobiliarios de Cresa, la sociedad de la familia de promotores catalanes.

Con la consecución del pacto, alcanzado al límite del plazo fijado por los bancos y pendiente de la firma formal, los Sanahuja sortean el riesgo del concurso de acreedores, dado que solventan sus problemas de endeudamiento y logran de la banca una financiación adicional para seguir desarrollando sus negocios.

Además, la familia mantendrá alrededor del 30% del capital de la inmobiliaria, dado que, además del alrededor del 26% del capital que conservarán, ejecutarán distintas opciones.

Tras ese acuerdo, Metrovacesa seguirá un camino similar a Colonial. En esta inmobiliaria, el ex primer accionista Luis Portillo tuvo que ceder a un grupo de bancos (entre los que también se encuentran La Caixa y el Banco Popular) alrededor del 24% capital de la empresa también por los problemas que tenía para afrontar la carga financiera que contrajo para comprar la compañía.

En el caso de los Sanahuja contrataron financiación en 2006 para lograr el control de Metrovacesa mediante la guerra de las OPA que libraron contra el ex presidente y primer accionista de la inmobiliaria Joaquín Rivero que derivó, ya en 2007, en un acuerdo para segregar la empresa. Los promotores catalanes se quedaron con los negocios en España, con la marca Metrovacesa y con un conjunto de edificios de Francia, en tanto que Rivero se hizo con la filial francesa.

Según los últimos datos publicados, del pasado mes de septiembre, Metrovacesa cuenta con activos valorados de 12.200 millones de euros. La inmobiliaria también está inmersa en una renegociación de su propia deuda. De hecho, el pasado jueves acordó revender con pérdidas la torre sede del HSBC de Londres porque no podía afrontar el crédito de 1.000 millones que captó para abordar la adquisición.

En conjunto, el grupo inmobiliario acumula deudas superiores a los 7.000 millones de euros. En la jornada de ayer en bolsa, y antes de que se conociera el pacto con la banca, los títulos de la compañía quedaron en tablas.

Desinversión en Sevilla. El pasado mes de junio Metrovacesa se apuntó a la tendencia generalizada de desinvertir y anunció a través de internet la venta de suelo en toda España. Entre ellos, el de Palmas Altas Sur, en la capital hispalense. El terreno, 30.098 metros cuadrados, está situado junto a Cortijo de Cuarto, al sur de la ciudad, entre el ferrocarril del Puerto, el cauce del Guadaíra y la A-4. Con su venta, la empresa perteneciente a la familia Sanahuja se deshacía de todo el suelo del que disponía en Sevilla.

  • 1