sábado, 08 agosto 2020
15:33
, última actualización

La izquierda toma la calle en una festiva y masiva movilización

Alrededor de 20.000 personas, según los organizadores, llenaron el centro de la ciudad atendiendo la convocatoria en solitario de IULV-CA.

el 28 feb 2014 / 15:24 h.

La manifestación convocada por Izquierda Unida tuvo un éxito de convocatoria tan amplio que sorprendió a los propios convocantes. / Raúl Caro (EFE) La manifestación convocada por Izquierda Unida tuvo un éxito de convocatoria tan amplio que sorprendió a los propios convocantes. / Raúl Caro (EFE)   La izquierda, sin la compañía de los socialistas –al menos de las notorias siglas  de estos– se concentró este viernes masivamente a media mañana en los alrededores de la Puerta Jerez. Más que a Día de Andalucía, la jornada adquiría por momentos un color profundamente reivindicativo, «probablemente una de las movilizaciones más rotundas que la Sevilla roja ha protagonizado en la ciudad en los últimos años», al decir entusiasmado de José Gutiérrez, veterano militante del Partido Comunista llegado a la capital desde La Roda de Andalucía. Fueron desde luego miles las personas que se dieron cita –20.000 según el recuento de los convocantes– respondiendo así a la llamada realizada por IULV-CA en Sevilla para decir «basta, no a Rajoy y no a los recortes», argumento central de una manifestación englobada bajo un epígrafe esloganesco con sabor a precampaña política:La fuerza de Andalucía, la fuerza de la movilización. El coordinador general de IULV-CA, Antonio Maíllo, se mostró ya al comienzo «muy satisfecho por haber conseguido desbordar las previsiones y haber llenado las calles de Sevilla», exactamente toda la Avenida de la Constitución hasta la Plaza de SanFrancisco. Durante la movilización, Maíllo, rodeado por una cobertura mediática «mayor de lo habitual en este partido», según el juicio de numerosos simpatizantes, destacó una y otra vez la «solidaridad» de la gente sobre la que la federación de izquierdas deposita «la mayor de las esperanzas para que el motor de cambio contagie a toda España». Confesó además sentirse «abrumado tras duplicar la cifra de personas implicadas», lo que le llevó a subrayar su «orgullo por la gente de IU y por la fuerza de todos los andaluces». Andaluces llegados con seguridad de las ocho provincias, como Carmelo y Josefa, jornaleros, hoy jubilados, y originarios de Lucainena de las Torres (Almería), de donde salieron en coche alrededor de las cuatro de la madrugada. Como ellos, también Elena y Carmen habían madrugado, en este caso para llegar a tiempo desde Jaén. Defendían con su propia idiosincracia leyes como las que ha permitido contraer matrimonio a personas del mismo sexo «y tantos otros avances cuya autoría es cien por cien propiedad intelectual de la izquierda española», decían. En medio de la marcha, que transcurrió sin incidente alguno e imbuida de un ambiente de acuciado cariz festivo, el coordinador Antonio Maíllo confío en que «esta concentración masiva sirviera de inicio de un nuevo ciclo de movilizaciones para construir una esperanza por una Andalucía libre en una España republicana y de los trabajadores», opinó invocando el añejo pero indeleble espíritu marxista. Recordó además cómo este viernes se celebró el 34 aniversario del referéndum de autonomía que el 28 de febrero de 1980 «abrió el camino a la autonomía de Andalucía y cambió el modelo territorial y el guión de la transición frente al intento de confederación del norte y regionalización del sur, donde los andaluces fueron los únicos que dijeron que no querían ser mas que nadie pero tampoco menos», añadió. “Ahora Andalucía tiene otro reto que es cambiar el modelo económico y social del Estado y parar la privatización que se está produciendo», dijo Maíllo, quien sugirió que desde la comunidad se tienen que desarrollar políticas «diciendo ‘no a la troika’ y ‘no a los recortes’», y sobre todo, «defendiendo los servicios públicos y el desarrollo de un modelo económico que tenga la creación de empleo como principal objetivo». Para ello, explicó que «hay que ir a la raíz de las causas», puesto que, en su opinión, «hay que derogar cuanto antes, ya, el artículo 135 de la Constitución Española (CE) y no estar condicionados por el pago de la deuda como prioridad absoluta». Además, precisó que hay que cambiar el modelo del Banco Central Europeo (BCE), que «incita a la usura y a que las administraciones y los gobiernos se endeuden cada vez más, lo que dificulta la salida de la crisis». Palabras que obtuvieron el inmediato visto bueno de otros dirigentes de IU presentes como el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, y los consejeros de Turismo,Rafael Rodríguez, y de Fomento y Vivienda, Elena Cortes, quienes acudieron al comienzo de la manifestación antes de partir al acto oficial convocado en el Teatro de la Maestranza. Desde IULV-CA, aseguraron querer «elevar una voz bien alta y clara» para decir que «hay esperanza, que hay otra salida a la crisis partiendo desde la gente, y que hay que hacer reformas tanto de carácter económico como de carácter democrático», porque «los ciudadanos necesitan salir de la crisis desde un fortalecimiento del Estado, desde una protección de la mayoría social, y desde un blindaje de los servicios públicos», pero también «hay que salir de la crisis con más democracia frente a esa troika que no responde ante los intereses ni ante ningún parlamento de España ni de Europa». Alertó un especialmente prolijo en la palabra Maíllo de que se está asistiendo a «un proceso implacable e impecable de descentralización del capital», en referencia a la venta de las acciones de Bankia «a precio de saldo», después de «haber dado un total de 22.400 millones de euros de todos los contribuyentes y 120.000 millones de euros en avales». Para el coordinador de la formación de izquierdas eso tiene un nombre, y «se llama estafa y fraude». Y fue justamente Bankia uno de los objetivos más frecuentes de ataque verbal durante la marcha, en la que, aglutinados por la federación de izquierdas, coincidieron numerosas sensibilidades y colectivos que este viernes se sintieron bien amparados por el altavoz que les ofreció la organización política: asociaciones culturales, colectivos de gays y lesbianas, asambleas vecinales, feministas... cualquier posicionamiento de cariz reivindicativo pareció ser válido para acompañar el paso de una manifestación que, en la Plaza de San Francisco, se clausuró con un discurso del coordinador general de IULV-CA. «La única hoja de ruta que conoce el PP es la pérdida total y absoluta de la democracia, como se refleja en la pérdida de competencias de los ayuntamientos, en un proceso de privatización del Estado y de estatalización de la deuda privada», opinó Maíllo, ante lo que instó, directamente, a no pagar la deuda «odiosa que ha servido para sanear una banca que es la principal responsable de esta estafa», aseveró obteniendo un aplauso inmediato. IULV-CA pidió desde el Gobierno andaluz que se acelere el calendario legislativo, pues, según Maíllo, «tienen prisa para sacar cuanto antes a Andalucía de la crisis, del desempleo atroz que ataca sin misericordia a los pobres andaluces, para hacer que vuelvan nuestros nuevos exiliados, entre otros», dijo en referencia al incesante goteo de quienes tienen que salir fuera para buscar una realidad mejor. «Queremos salir de la crisis a través de la lucha contra la corrupción porque con Izquierda Unida en la Junta no hay donde rascar», sentenció con creciente tono mitinero el dirigente de la federación de izquierdas, al tiempo que subrayó cómo su formación es «la única fuerza con completa y sincera autoridad moral», que es la que «le da su trayectoria y su coherencia por un cambio de modelo económico sobre las bases del tejido productivo». Una situación la del partido, más distanciado de los crecientes casos de corrupción, que parece contagiar y crear adhesiones en un buen número de la ciudadanía, «y de muchos votantes en blanco o abstencionistas que, ya en las venideras elecciones europeas, se van a decantar por IU», según el profesor de sociología de la Universidad de Málaga, Javier Magán, presente como ciudadano de a pie en el acto. Mientras la algarada continuaba razonablemente controlada pese a que el sol, constante y apreciable ya casi al borde del mediodía invitaba a otra cosa, Maíllo se afanaba en acabar su discurso:«Es imprescindible la creación de una banca pública, que esté al servicio de la creación de empleo». «La banca privada se está poniendo nerviosa, por lo que ya están haciendo sus movimientos para lanzar un mensaje de que ellos pueden sustituir a la banca pública». «En cualquier caso, la banca pública debe ser imparable porque hay que pasar de rescatar a los bancos a rescatar a las personas», insistió una y otra vez, constituyendo este el leitmotiv central de su alocución, primero ante los periodistas, después ante el público. «Si el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el PP pretenden hacer más recortes en Andalucía, habrá que consultar al pueblo soberano», aseveró el coordinador, quien no dudó en alertar de que «Andalucía necesita menos marketing político y más trabajo político, ya que tiene mucho superávit de marketing y déficit de política». De esta manera, incidió en que el candidato a la Presidencia del PP-A, Juan Manuel Moreno, ha difundido por la red un currículum vitae «falso», cuando el verdadero currículum de Moreno «es el del secretario de los sobresueldos, la cara de los recortes en políticas sociales e igualdad, la cara del recorte de 46,7 por ciento de euros menos en el presupuesto para 2014 en dependencia, así como la cara de que España ha pasado en igualdad de género del número 12 al 30, siendo el país que más ha bajado en política de igualdad». «Ese que asume y firma como cómplice de la reforma infame del aborto», criticó, para luego arremeter contra los desahucios y otras «fechorías» que justifican «de pleno», la marcha. Las 'Contramedallas' frente al Maestranza La del viernes fue una mañana generosa en concentraciones. La convocada por el sindicato CGT coincidió momentaneamente con la de Izquierda Unida pero prosiguió su paso hacia el Teatro de la Maestranza, en cuyas puertas fue a concluir, coincidiendo con el arranque del acto oficial de entrega de las Medallas de Andalucía. Alrededor de 300 personas se arremolinaron entonces para una singular entrega paralela de galardones. En ella, además de los afiliados y afines al veterano sindicato, participaron simpatizantes de la Corrala la Utopía. Todos los agraciados con estas ‘contramedallas’ coincidían, según el portavoz Javier Sánchez, en «ser una muestra de andaluces que trabajan y luchan a diario por transformar este mundo injusto y desigual de manera anónima, poco reconocida o incluso acosados por el poder político y mediático». El vocalista de Reincidentes, Fernando Madina; la Plataforma de Docentes Interinos de Andalucía, los facultativos, defensores de la sanidad pública y miembros de Medicos Mundi, AlfonsoRomera y María Mira; las corralas de Sevilla, la emisora comunitaria Radiópolis y el estudioso de la Memoria Histórica, José Sánchez Gutiérrez, fueron algunos de los distinguidos, entre algunos otros menos ortodoxos como el colectivo Los Nazarenos de la Klero Borroka, luchadores por el laicismo antifaz de nazareno mediante. «Cualquiera de los premiados simbólicamente representan más a los andaluces que los que hoy están subiendo al estrado ahí dentro [por el Maestranza]», opinaba Manuel Maciá, quien como la mayoría de los concentrados en esta cita, estuvo tentado de sumarse a la vecina marcha de Izquierda Unida pero prefirió optar por «una jornada reivindicativa y no politizada». Durante todo el acto, los presentes distinguidos aprovecharon para enarbolar diferentes reivindicaciones, como cuando Miguel El Repúblicano defendió los derechos del pueblo palestino o José María García Cintado, de 77 años, e histórico sindicalista de CGT se lamentó por los derechos «cada vez más aniquilados» de los trabajadores.

  • 1