jueves, 22 abril 2021
04:17
, última actualización
Local

"No es justo tocar las nóminas cuando aún hay muchos vicios por depurar"

El nuevo portavoz de IU en el Parlamento hace equilibrios estos días por apoyar el duro plan de ajustes de la Junta, plantea modificaciones importantes en la partida de recorte en las nóminas de empleados públicos y advierte de que hay otros márgenes para el ahorro, como bajar más el salario al Consejo de Gobierno

el 19 may 2012 / 18:48 h.

TAGS:

José Antonio Castro posa en el Parlamento andaluz.

-¿IU hará oposición al PP en el Parlamento o al Gobierno?
-IU tendrá dos tareas ineludibles: garantizar la aplicación del acuerdo que firmamos con el PSOE, y eso significa sostener al Gobierno. Pero también tenemos la obligación de impulsar el programa electoral con el que nos presentamos.


-¿Se ve votando en contra de alguna medida del Ejecutivo?
-No lo creo. Tenemos mecanismos de coordinación e interlocución suficientes para que los elementos de desacuerdo no lleguen al momento culmen de la votación.


-Hace unos días, la consejera de Educación barajó la subida de la ratio escolar, y usted de inmediato respondió que no lo toleraría. ¿Qué ocurrió entonces?
-Dio la impresión de que había cierta disonancia, ¿verdad? No fue mi intención corregir a la consejera. Ese asunto viene negro sobre blanco en el acuerdo de gobierno, de forma explícita, y por tanto ahí no había margen de maniobra. Nuestro papel no es el de pepito grillo de la Junta, pero una cosa es el Gobierno y otra IU.


-¿Suscriben íntegramente el plan de reequilibrio de la Junta?
-Bueno, hay cosas que son manifiestamente mejorables y es preciso un esfuerzo para cambiarlas.


-Los sindicatos se quejan de que no haya habido negociación y diálogo con los agentes sociales...
-La Junta, con muy buen criterio, va a tramitar el plan como proyecto de ley, y eso significa que habrá un trámite parlamentario obligatorio en el que comparecerán todos los agentes sociales. Además se pondrá en marcha la convocatoria de todas las mesas sectoriales que existen en Andalucía para buscar mejoras al plan.


-El vicepresidente Valderas asegura que hay muy poco margen para modificar el plan...
-Nosotros sí creemos que hay margen y nos vamos a empeñar en ello a fondo, de forma leal, pero comprometida con los empleados públicos que en algunos casos están al límite. Entre el 20 y el 25% cobra mil euros o menos. Ya se les recortó un 5% el salario con Zapatero, se les dio otro sablazo con la subida del IRPF y ahora se les pide otro sacrificio. No se lo pueden permitir, así que pediremos una progresividad de los sacrificios en los salarios de la administración.


-¿Cuál es su propuesta?
-La misma que para los tributos. Quien más tenga, que más aporte. De los 2.500 millones del plan de ajuste, 777 cargan sobre las nóminas. IU tiene dos objetivos: dejar exentos de los recortes a los mileuristas, que representan casi al 25% de empleados públicos. Y con el resto minorar todo lo posible el sacrificio que se les pide. ¿Hay poco margen? Creo que lo hay. Andalucía le puso un impuesto a la banca, con el que íbamos a ingresar 145 millones, y lo tenemos recurrido por el Gobierno. La subasta de medicamentos, recurrida.


-¿En qué otras partidas están buscando ese margen de ahorro?
-Hay que hacer un esfuerzo mayor en las agencias públicas y también en el Consejo de Gobierno. No descartamos que el recorte a los sueldos del presidente y los consejeros sea mayor del 5%, pero se puede ir a más. En el plan de ajuste aparece la gestión del patrimonio inmobiliario de la Junta, pero sólo la posibilidad de vender inmuebles que generen ingresos. El presupuesto actual incluye 90 millones en alquileres. ¿Cómo entiende un andaluz que pagamos 90 millones en alquiler de oficinas y a la vez tenemos inmuebles vacíos que queremos vender?


-De todas formas esos inmuebles no se venden...
-Efectivamente. Ahora no se pueden vender, o en todo caso, lo vas a malvender. Se podrá actuar mejor a partir de diciembre cuando finalicen esos contratos.


-¿Cree que el plan de ajuste peca de optimista al esperar ingresos por estas vías que no han funcionado en el pasado?
-Puede ser, pero es que lo tienen que hacer así. Cuando llegue el momento de su ejecución, en la finalización del ejercicio, se verán los descuadres y hay maneras de encajarlos. Mire, yo lo que he hecho es comparar el plan de ajuste andaluz con el de otras regiones y supera al resto pero con nota.


-¿Por qué todavía hay altos directivos de empresas públicas que cobran más que Griñán?
-Eso está incluído en el plan. Nadie va a poder ganar más que el presidente de la Junta.


-Se suponía que ya era así...
-A partir de enero será así. Llame a Pablo Carrasco [presidente de la RTVA] y pregúntele. Como máximo cobrará lo mismo que Griñán. El problema es que si fuera uno solo... pero son muchos directivos. El plan contempla la equiparación de salarios entre el sector público y la administración general de la Junta. No se puede hacer mañana, hay que esperar a que termine el ejercicio y a partir del año que viene, ñaca, ñaca...


-¿Comparte la filosofía del sacrificio solidario, que los que tienen trabajo fijo rebajen su sueldo para salvar internos?
-Creemos que no se puede despedir a nadie. En el momento que empiezas a despedir a gente estás suprimiendo servicios. La pregunta clave es ¿cuál de estas injusticias es la menos mala? La respuesta es el plan de ajuste. Antes de despedir a interinos, les reducimos su jornada un 15%. 6.600 se verán afectados por esta decisión. El aumento de la jornada, como lo planteaba el Gobierno, suponía que teníamos que quedarnos con cero interinos y además despedir a personal laboral y a funcionarios.


-A los sindicatos no les cuadran las cifras. Creen que en septiembre no se les renovará...
-Si eso pasa el Gobierno tendrá un problema, porque ha dicho notoria y públicamente que vamos a preservar todos los puestos interinos, sobre todo en educación. Si nuestra política va dirigida al empleo y al final no es así, el primero que tendrá que decir que algo ha fallado es el Gobierno andaluz.


-Usted dice que la Junta aún concentra muchos vicios innecesarios. ¿El plan de ajuste ha depurado todos esos gastos?
-No. Lo que se ha construido de una manera viciada en 34 años, que nadie espere que pueda racionalizarse en dos meses. Así de claro lo digo. Y no es justo tocar algunas nóminas cuando aún hay muchos vicios por depurar. Por ejemplo, las diferencias de convenios y de beneficios retributivos que tienen las empresas públicas, agencias, consorcios, etc. no tienen absolutamente nada que ver con la administración general de la Junta. Tienen unas condiciones muchísimo mejores y eso hay que homogeneizarlo. Es el camino que se ha iniciado ahora, no sólo con la reducción de los grandes salarios, sino con una racionalización mayor que busca eficiencia. Vamos a acompañar el proceso de reordenación del sector público con todas estas medidas de ahorro.


-Eso supondrá una importante rebaja de beneficios en los entes públicos. ¿No temen otra cascada de recursos judiciales?
-Bueno, pretendemos hacerlo todo conforme a la ley, por supuesto, pero garantizando el máximo ahorro. La reordenación del sector público aún está en marcha.


-Para tocar las condiciones de los convenios en entes públicos, ¿usarán la reforma laboral?
-No compartimos la reforma laboral. Lo dijimos en el acuerdo, por tanto la Junta no puede ahora hacer un abuso de ella. IU registrará una iniciativa en el Parlamento para elevar un recurso de inconstitucionalidad contra la reforma. Las condiciones de las empresas públicas se abordarán con los sindicatos desde el diálogo.


-¿Sobra personal en la Junta?
-No. Falta. Lo cree IU, PSOE y el PP. El PP ha dicho que faltan profesores. En lo que es propiamente el sector público no es que sobre nadie, pero está mal organizado.


-¿Cuándo serán reversibles las medidas de recorte?
-No sé si podríamos incluir una cláusula temporal al plan. El horizonte es 2012-2014, pero sería irresponsable por mi parte asegurar que la economía estará en una situación óptima para entonces.


-¿El plan de ajuste es un ejemplo de la alternativa de gobierno de la que hablaba PSOE e IU?
-Bueno, es más bien un ejemplo de cómo asumir de otra manera las imposiciones, pero claramente no es suficiente.


-Defiende la movilización ante los recortes y apoya el plan de ajustes. ¿Cómo es posible?
-Bueno, que defiendo el plan de ajustes... trabajaré estos meses activamente para cambiarlo. Hay una parte que no nos gusta, que son los 777 millones de recortes en los salarios. Es tan injusta que nos vemos en la obligación de cambiarla. El resto lo suscribimos casi entero.


-Usted formó parte de la negociación con el PSOE. ¿En qué áreas les costó más coincidir?
-Hubo asuntos que necesitaron mucho debate. En el modelo de agricultura nuestras posiciones eran muy diferentes. Pero estamos contentos con el resultado. La defensa de los servicios públicos esenciales fue muy fácil. Con el modelo fiscal...ahí hubo más rifirafes.


-¿Las tres carteras que tiene IU son las que querían obtener?
-Aquí IU ha pecado de honesta. Fuimos a una negociación sin ases en al manga. Iniciamos un diálogo con el PSOE y ellos ya sabían, uno, que nunca dejaríamos gobernar a Arenas, y dos, que Pepe Griñán iba a ser investido sí o sí. Cuando al final nos sentamos a negociar las políticas, sabían que el 80% de nuestros afiliados dijo sí o sí a entrar en el Gobierno. Yo, personalmente, en mi organización propondría otro método. No podemos ir con decisiones tan predeterminadas que te impiden plantear con fuerza. ¿Nos hubiera gustado gestionar otras carteras? Sí, las que tienen un perfil más social. Pero primamos el modelo del consejo de gobierno, y hubo corresponsabilidad. Tenemos una figura que jerárquicamente está por encima de las consejerías.


-En la comisión de investigación sobre el caso ERE, ¿deberían comparecer Griñán y Chaves?
-No lo sé. Como punto de partida no. Habrá que empezar por los interventores de la Junta y veremos hacia adónde apuntan ellos.


-La próxima primavera IU elegirá otro coordinador regional. ¿Es operativo que sea alguien que no esté en el Parlamento?
-Personalmente me gusta mucho el modelo de dirigente de la organización que tiene sólo esa tarea y está por encima, jerárquicamente, de los representantes institucionales. Es una buena fórmula.


-¿Usted no aspira a ser el nuevo líder de IU?
-Yo no aspiro ni quiero serlo. Con una responsabilidad como la del portavoz del grupo en una legislatura como ésta que soportamos a un gobierno de coalición, sería sobrecargar a una persona.


-¿Cree que Valderas debería presentarse por cuarta vez?
-Es una posibilidad. Los estatutos permiten, como excepción, un cuarto mandato, pero necesitaría el 60% de votos asamblearios. No hay que descartar nada.


-¿IU puede presidir la FAMP?
-No lo sé. Nunca estuvo en el pacto de gobierno con el PSOE. Pero sería bueno que la FAMP estuviera en activo cuanto antes.

  • 1