lunes, 25 enero 2021
22:02
, última actualización
Local

Paralizada una promoción con más de 250 viviendas en Camas

Son 259 viviendas en el sur de Camas, o mejor dicho 259 esqueletos de cemento y vigas que se levantan en un sector que no hace mucho se consideraba en expansión. Cuando el ladrillo se cotizaba a precio de oro se empezaron a levantar. Hoy día es una más de las promociones víctima de la crisis. Foto: Antonio Acedo

el 15 sep 2009 / 20:19 h.

TAGS:

Son 259 viviendas en el sur de Camas, o mejor dicho 259 esqueletos de cemento y vigas que se levantan en un sector que no hace mucho se consideraba en expansión. Cuando el ladrillo se cotizaba a precio de oro se empezaron a levantar. Hoy día es una más de las promociones víctima de la crisis.

Lleva más de seis meses paralizada y no hay visos, al menos en un futuro próximo, de que se vaya a retomar el trabajo. Las vallas de la carretera publicitando la promoción y donde suelen aparecer los teléfonos de las empresas constructoras, ya no están. Ni siquiera se ve a nadie que se encargue de vigilar que nadie se cuele en las obras.

En concreto, esta parcela, actualmente en estado de abandono, se comercializaba como el Mirador de Puerta Cartuja, y estaba al abrigo de un macroproyecto de más de 1.500 viviendas de renta libre llamado Puerta Cartuja. De hecho, las otras dos promociones, de Alares y Divalia, continúan adelante.

La empresa que en su día solicitó la licencia de construcción en el Ayuntamiento de Camas es Atridaria, participada entre la promotora Udinsa, del grupo inmobiliario Alar, y Hábitat Inmobiliaria -empresa esta última que a finales de noviembre presentó suspensión de pagos-. Ninguna de ellas quiso pronunciarse. Mientras, en los teléfonos de venta, sólo contestan con un "no se comercializa". Pero el porqué no es difícil de adivinar.

Muy cerca, en las obras de los alrededores, la actividad de las máquinas y de los obreros contrasta con la parálisis de estas viviendas. Un obrero de FCC -Fomento de Construcciones y Contratas- Construcciones comenta que ellos mismos trabajaron en la promoción paralizada y apunta al que podría ser el motivo: "Se vendieron cuatro viviendas nada más y, claro, decidieron no seguir adelante". Sobre si puede haber compradores afectados, el propio trabajador subraya que "no lo puedo asegurar, pero posiblemente se les devolvería la fianza". Y, de hecho, no hay información que apunte lo contrario.

Arcas municipales. Para las empresas es difícil admitirlo, porque ello podría poner en peligro otros frentes, pero la realidad es que ese agujero negro que es la crisis sigue engullendo, especialmente al sector de la construcción. El ladrillo se desmorona y con él, el empleo del sector. Tampoco se salvan los ayuntamientos, cuyas arcas municipales, ya de por sí mermadas, pierden la más importante fuente de ingresos con la que contaban.

En la página web del megaproyecto Puerta Cartuja -que incluye las tres promociones-, se pueden ver aún las fotografías de las viviendas. Quizás estén esperando tiempos mejores.

  • 1