jueves, 01 octubre 2020
04:49
, última actualización
Cultura

«Ponemos la mente, el corazón y el cuerpo para triunfar aquí»

Andrew y Kevin Atherton nunca han visto una función de Varekai a pesar de que llevan en el espectáculo desde sus inicios, allá por 2002. La razón es simple: han participado en todas y cada una de las casi 2.500 funciones que el Circo del Sol lleva representadas de este montaje.

el 15 sep 2009 / 21:40 h.

Andrew y Kevin Atherton nunca han visto una función de Varekai a pesar de que llevan en el espectáculo desde sus inicios, allá por 2002. La razón es simple: han participado en todas y cada una de las casi 2.500 funciones que el Circo del Sol lleva representadas de este montaje. (De hecho, esta cifra mágica la cruzarán durante su estancia en Sevilla). A pesar de estar lesionados o enfermos, los gemelos británicos han estado al pie del cañón para no defraudar a su público. Tampoco han visto íntegro el resto del show pues siempre están entre bambalinas ya que participan en otras partes del espectáculo; es más, se cambian de vestuario hasta en cuatro ocasiones.

Pese a ser físicamente idénticos, sus caracteres son distintos. Lo que sí les une es la pasión por lo que hacen. Desde que a los 20 años disfrutaron del celebrado espectáculo Allegria desde las gradas, Andrew y Kevin Atherton (Wigan, Gran Bretaña, 1975) supieron que algún día participarían de aquella magia desde el otro lado. Y así fue. Un par de años después, fueron los responsables de la compañía canadiense Cirque du Soleil los que se fijaron en ellos, dada su enorme capacidad física y sus habilidades para las acrobacias. Y es que ambos habían desarrollado una larga carrera como gimnastas.

Empezaron a los 7 años y a los 13 entraron a formar parte del equipo nacional británico de gimnasia. Ambos han representado a su país en varias ocasiones en distintos campeonatos internacionales antes de subirse a un escenario. La oferta del Circo del Sol les llegó justo cuando empezaron a cansarse de la competición. "Tuvimos cuatro meses para crear la estructura del número junto a los responsables de la compañía, lo cual es un privilegio. Fue muy duro pero también la mejor recompensa", dice Andrew. "Fuimos muy afortunados por ser seleccionados y ahora ponemos la mente, el corazón y el cuerpo para triunfar en el Circo del Sol", afirman los responsables del número llamado Correas aéreas.

Así, lo que en un principio fue un sueño, ahora es su hobbie y su pasión. "No todo el mundo hace la transición de la actividad física a la pasión por el arte, con el maquillaje, el vestuario y la vida, que es mucho más difícil", asevera Andrew, y concluye: "Intentamos hacer el show algo distinto cada día para mantener la excitación".

"Muchos de nuestros compañeros de nuestra época de gimnasia ya han acabado su carrera deportiva", afirma Kevin, de 33 años. Y añade: "Ésta es la mejor manera de seguir con la actividad gimnástica. Es fantástico tener a 2.500 personas cada día viéndote y aplaudiéndote". Su hermano asegura además que la vida del deportista es "muy dura" y que el circo "no es tan intenso como la gimnasia". "En el deporte entrenas 8 horas al día para una competición, tienes una oportunidad y si fallas, sientes que no ha servido para nada. Aquí es diferente, obtienes más recompensas. Tienes el feeling del público. Nosotros lo sentimos. Y cuando se quedan en silencio, sabes que los has cautivado", acaba Andrew.

Estos hermanos, los dos rubios, de ojos azules y cuerpos musculados a fuerza de horas y horas de entrenamiento, encajan a las mil maravillas con el estilo de vida de los nómadas, como los protagonistas del espectáculo Varekai y como los propios artistas del circo. El dinero no parece ser un problema ("¡El sueldo compensa!", dicen sonriendo) y tampoco lo es el estar viajando constantemente. Según Kevin, "estamos acostumbrados a viajar. Vamos a ciudades y países increíbles, conocemos gente estupenda y les decimos adiós. Además, nuestras familias y amigos vienen a visitarnos", dice Andrew.

Ansiosos por llegar a Sevilla, ambos coinciden en que en cada ciudad intentan sentir cómo es. "Nos gusta leer, navegar por internet e ir a las cafeterías. ¡El problema es que en España está permitido fumar en todas!", dicen.

Sin embargo, este año, los gemelos Andrew y Kevin Atherton dejarán Varekai para incorporarse a un nuevo espectáculo fijo que el Circo del Sol estrenará en Hollywood, en Los Ángeles, basado en el mundo del cine. "Estamos muy felices de la recompensa y contentos de poder crear un nuevo número". Además, tienen claro que quieren desarrollar toda su carrera dentro de la compañía canadiense, ya sea como entrenadores o como directores o creadores: "No pensamos en nuestro futuro sin pensar en Cirque du Soleil. Es nuestra mayor pasión".

  • 1